Lo que es y no es "meterse en política"

También lo podía titular, "empieza la contestación al nacionalcatolicismo".

Siguiendo con el monopolio eclesiástico sobre la juventud española, en el curso 1958-59,  172.000 jóvenes estudiaban en colegios de la iglesia, 70.000 en la educación estatal. En cada centro estatal había un director espiritual, el profesor de religión era nombrado por el ministro e impuesto por el ministro. De aquella época viene lo del Monasterio de Educación, que no el Ministerio.

Como estaría la cosa que a Tarancón, obispo entonces de Solsona, lo motejaron de rojo y comunista por denunciar timídamente el estraperlo en una carta que se dió en llamar la Pastoral del pan.

La revista Ecclesia condenaba la obra de Cela, La familia de Pascual Duarte por dañosa y La Colmena por inmoral y pornográfica. En el Indice entraron las obras de Unamuno, El sentimiento trágico de la vida y La agonía del cristianismo, era 1957. Arias Salgado el ministro de Información y Turismo imponía la consulta previa sobre todos los medios de difusión por razones del bien común y basándose en la doctrina católica.

El art. 27 del Concordato de 1953 especificaba que en todos los centros docentes el Estado español garantizaría la enseñanza religiosa. La idea era que todos los maestros obtuvieran el certificado de catequistas antes que su título, y para cumplir bien su misión, Enrique Herrera Oria, obispo, señalaba que debían oír la Santa Misa todos los días, manejando el Misal, oyendo alguna plática de un director espiritual, preparándose para la Comunión. Me asombra la novedad y modernidad de todos los "medios de formación". Vientos renovadores de Barbastro.

Capilla y capellán eran obligatorios en todos los colegios mayores. Pero no bastaba. La Iglesia quería tener sus propias universidades, en 1952 se funda el Estudio General de Navarra que será reconocida como universidad de la Iglesia en 1960. Escuché las leyendas de la fundación, de un cierto don Ismael Sánchez Bella que recién había aterrizado en Buenos Aires para empezar la obra en la patria de Bergoglio cuando lo llamaron que debía marcharse a Pamplona. También la leyenda de los primeros estudiantes de derecho que se iban en taxi a examinarse en la universidad de Zaragoza.



Ignoraba que la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) se había quejado del Plan de Desarrollo impuesto por los ministros franquistas y opusinos (Ullastres, Navarro Rubio y Solís). Solís no consta en el OD. Hubo huelgas en Langreo, 4000 obreros se encerraron en una mina dirigidos por el párroco. Qué diferente ser párroco de un pueblo minero a ministro de Franco.

La HOAC lanzaba un comunicado en 1959 sobre dicho Plan: "Los trabajadores, del mismo modo que fueron los más perjudicados por la inflación, comprueban con amargura que también pesan sobre ellos, de un modo particular, las medidas adoptadas para corregir los defectos de aquella política inflacionista, que estuvo a punto de conducir al colapso a la economía nacional. La clase obrera que, en muchas circunstancias, se encuentra sin una auténtica representación y sin medios idóneos para hacerse escuchar con el peso y la responsabilidad que les corresponde, ni fue consultada durante la etapa inflacionista anterior, ni tampoco lo ha sido a la hora de adoptarse las medidas del actual Plan de Estabilización. . La falta de información desconcierta al trabajador, el cual no conoce las verdaderas causas y razones de los sacrificios que se les han impuesto, ni los motivos de la situación en que se halla."

¿No es señalada Fátima Báñez como cercana al OD? ¿no participó en alguno de los Business Masters del IESE? sólo pregunto. Vaya cambio que ha dado España en 60 años, sólo que ahora es una mujer, los ricos católicos infringiendo medidas a los pobres católicos. Lo mismo se quejaba la JOC. De la JOC nacería USO en 1960. Y también en ese año Pildáin el obispo que se distinguió por su pastoral rancia en el pasado, defendió a los obreros, fue la primera vez que Franco tuvo que llamar desagradecido a un obispo.

En abril del 56 hubo enfrentamientos en la universidad de Madrid contra el SEU, el sindicato universitario oficial. Fueron detenidos Dionisio Ridruejo, Sánchez Dragó, Javier Pradera, Sánchez Mazas, Tamames, Ruiz Gallardón Abellán. Franco destituyó al ministro de Educación Ruiz Giménez. Nacieron las primeras organizaciones juveniles de oposición política al régimen.

Del 17 de mayo de 1958 es la Ley de Principios del Movimiento, redactada por Fernández de la Mora y Laureano López Rodó. Dicha ley se parecía un poco a las declaraciones de derechos de los países democráticos, se alejaba del totalitarismo de posguerra, pero rechazaba explícitamente la democracia parlamentaria y los partidos políticos. Familia, municipio, sindicato son los cauces naturales y necesarios de participación. Toda organización al margen será considerada ilegal.

De estos finales de los 50 principios de los 60 data la contestación antirrégimen dentro de los mismos católicos, ¡cuánto desagradecido! los hubo entre los sindicalistas, los estudiantes, algunos profesores universitarios. Los OD no estaban en ese lado de la barrera, era porque el OD no se mete en política. Como Franco que también le dijo a un quejica, "haga como yo, no se meta en política"

En julio de 1960 fue requisado el número de la revista Ecclesia por un editorial en el que se aludía al empleo del exceso de violencia por parte de los servidores del Estado en las manifestaciones. Lo dicho, seguimos igual.Esta requisición se unía a una carta de 339 curas vascos que se quejaban de la falta de libertades en España y de que el Fuero de los Españoles era letra muerta.
Alberto Ullastres, uno de los ministros "tecno" (1914-2001)
¿Quién se sitúo frente a los curas protestones? Entre otros, los obispos vascos, el nuncio, Ullastres, ministro de comercio, nume desde 1940, antes ex combatiente laureado en la cruzada, escribió:

"hay una corriente ideológica por el mundo, de raíz religiosa, de origen noble, de caminos dudosos, de resultados equivocados. Así como la herejía del XIX fue el liberalismo, no el liberalismo económico, sino el liberalismo religioso, así la herejía del siglo XX, no cabe la menor duda, con esta preocupación social que tenemos todos, es el progresismo. El progresismo es algo muy difícil de explicar aquí, delante de ustedes, con esta falta de tiempo. Es una preocupación desorbitada de lo social: una preocupación que hace pasar a segundo plano lo auténticamente religioso y sobrenatural, para volcarse en el mundo de lo social; y al volcarse en él, desconectándose de aquello que le podía dar vida y savia, se pasa al campo del enemigo y emplea desde las tácticas hasta los argumentos y la dialéctica del propio marxismo. Esa dialéctica que considera inevitable el final de un estado comunista y que para llegar a él admite como lícita y conveniente, por lo menos como inevitable, la lucha de clases. es un cierto olvido que por encima de la preocupación social de la Iglesia, expresión del reinado público y social de Cristo, lo fundamental del catolicismo radica en el ser íntimo y personal del hombre, es función de salvación individual, y que también en el apostolado social, como en el individual, los medios sobrenaturales mantienen una imprescindible primacía sobre los puramente humanos. Justicia social, sí. A rajatabla. Y exigir primero que a nadie a los empresarios el cumplimiento de sus deberes. Pero hacen muchísima más falta, como los hechos están demostrando estos días, las reformas humanas, las reformas morales." (De A. Ullastres, Política comercial española, min. de Comercio, Madrid 1963)

¡Qué perla! todo un hallazgo este texto que agradezco a Feliciano Blázquez por haberlo recogido en su libro La traición de los clérigos. Están todas las constantes opusinas de hace cincuenta años hasta hoy, que ya es decir. No han variado un ápice en estos presupuestos aquí predicados. Gracias y le beso los pies a este autor.

Traigo el comentario de Feliciano Blázquez:

"El progresismo clerical suponía un monumental escándalo para quienes, como Ullastres, formado en la espiritualidad individualista e intimista del Opus Dei, leían en clave marxista cualquier atisbo de compromiso social del clero o de los grupos cristianos. "Los curas se meten en política" empezó a circular como frase habitual en las declaraciones de los políticos, y "el progresismo es uno de los mayores enemigos que puede meterse dentro de la Iglesia y enemigo de dentro, mucho peor que los enemigos de fuera". Sorprendente y descolocada España, donde los ministros hablaban de religión y los obispos elogiaban la obra benefactora del régimen, y donde los clérigos se metían en política cuando denunciaban situaciones humanas y sociales injustas, pero no era política que los obispos estuvieran presentes en las Cortes y en las instituciones del Régimen."

Siempre recordaremos las tertulias del Coliseo, los aspavientos del futuro santo con lo de las banderías humanas y lo de hablar de sociología y de necedades en vez de Cristo en la cruz. Lo del reinado social de Cristo, merece capítulo aparte. No le consultaron a Cristo sobre ello.

Luego vino el concilio Vaticano II, terremoto para esta polvorienta clase política española del régimen franquista. Antonio Fontán, otro nume, de talante liberal, catedrático escribía en 1961: "El catolicismo oficial del Estado es una consecuencia de la realidad católica de España y una condición sine qua non para el mantenimiento del mismo Estado y de la paz pública. En España no sólo es católica la inmensa mayoría de los habitantes del país, sino que participa de esta condición ese algo sutil e inaprensible que es el ambiente de la vida de un pueblo. Es católica la familia, la comunidad social, la vida. En España no se puede gobernar contra los católicos, es más, no se puede gobernar sin los católicos. Cualquier Estado o Régimen, si quiere conservarse, necesita la colaboración de los católicos, no sólo en cuanto simples ciudadanos, sino en cuanto tales católicos." (De A. Fontán, Los católicos en la universidad española, Rialp, Madrid 1961)

Cuando leo de una persona del OD "es de talante liberal", me acuerdo no sé porqué de las historias de numerarias auxiliares. ¿Se cruzaría Mari Paz en alguno de los centros que administró como una esclava moderna con este administrado y otros como él, tan liberales y "traedores de la democracia" a España?

Al próximo que nos hable del liberalismo y de la lucha por la libertad de expresión de uno de estos caras hay que remitirle a la historia, el liberalismo del Opus Dei en 54 capítulos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA