TODO ESTABA PREVISTO (II)


La España del OD el contexto internacional (II)

El guión de la Transición española estaba escrito desde 1945. Fue fácil de poner por obra en la medida en que los políticos republicanos que habían sufrido el levantamiento franquista estaban todos muertos o "camino de".
Mientras, Felipe González recibía de las potencias occidentales la misión de aceptar al rey puesto por Franco. Tarradellas era traído del exilio como jefe de la Generalitat catalana, sólo después de las Elecciones de 1977, ganadas por otra criatura del régimen, Suárez.

Durante el primer trimestre de 1977, F.G y Carrillo abandonaron rápido las consignas izquierdistas y "normales" para lo que hubiera sido un cambio: gobierno provisional, referendum sobre la forma de Estado.

Los partidos que se presentaron a las Elecciones de junio de 1977, puro maquillaje. Los jefes designaron a los candidatos en listas cerradas y bloqueadas de ámbito provincial. El control del Parlamento estaba asegurado. En 1978 los jefes cooptados ordenaron a sus huestes parlamentarias votar la forma monárquica del Estado.
En 1982 otra jugada, mientras en público el sevillano Felipe se identificaba con un electorado anti OTAN, una vez conseguida la mayoría absoluta, ordenó votar la integración en ella. Lo de marzo de 1986 otra campaña de desinformación plebiscitó la OTAN. Aunque me gusta la observación de Joan E. Garcés, no es que España "entrara en", seramos precisos, la OTAN "entró en España". Dice más y mejor nuestro papel.

Todos contentos: por un lado los sectores franquistas preservaban las estructuras socioeconómicas sobre las que se asentaban. Por otro los centros de decisión de la Coalición de la Guerra Fría reafirmaban su dominio sobre el territorio, la economía  y los recursos de los españoles.

El Plan de los EEUU para España sólo corría el riesgo de los “Movimientos populares”, de que los ciudadanos españoles asumieran el protagonismo del cambio y condujeran el país hacia un horizonte no programado.Para evitar el riesgo los planificadores imperiales pagaron bien, a españoles encargados de institucionalizar el cambio al gusto americano, comprometidos con no devolver sus derechos nacionales y democráticos a los ciudadanos, deliberadamente mantenidos en un bajo nivel de movilización. Entre los divulgadores del “cambio controlado” sobresale Samuel P. Huntington, asesor del Pentágono y autor de “Political Orden in Changing Societies.” (1968).
Hasta había manual de instrucciones sobre cómo se debe cambiar políticamente, que seguimos al pie de la letra. En eso consistió la "modélica transición española", en no salirse del carril.

LA TRILATERAL

El presidente de EEUU es el criado, el amo es un consorcio de empresas transnacionales y bancos que forman una comisión fundada en 1973 por Rockefeller. Corresponde a tres partes del mundo: EEUU, Canadá, Europa y Japón. Las conclusiones de esa trilateral sobre las “democracias sin sobresaltos” fueron aplicadas a España nada más llegar Carter al poder en 1977-
Samuel P. Huntington (1927-2008)
Tambien en Huntington están las líneas maestras del “cambio controlado”:
  1. descentralzar la administración pública
  2. convertir a los parlamentos en órganos más técnicos que políticos, reduciendo el peso de las ideologías revolucionarias.
  3. Personalizar el poder para estimular la identificación de los ciudadanos y reducir las exigencias de participación.
  4. Hcer de los partidos órganos de gestión más que de discurso político
  5. Suprimir las leyes que prohíben su financiación por las grandes empresas y sumar la financiación con fondos públicos.
  6. Reducir la influencia de los periodistas en los medios de comunicación.
  7. Reducir los recursos financieros puestos a disposición de las universidades que generan exceso de licenciados, programar la reducción de las pretensiones de los que acceden a la educación superior
  8. En las empresas combatir la presión a favor de la participación de los trabajadores en la gestión.
  9. No confiar al azar el funcionamiento democrático, sino constatar y coordinar las experiencias políticas en los países de la trilateral
  10. Establecer una especie de Pacto Atlántico en el terreno ideológico que contenga la excesiva voluntad de cambio.

La aplicación de estos presupuestos se vió en España en 1977 y 78. A la reivindicación de la soberanía y libertades sucedió la apatía e indiferencia políticas, que sirvió para legitimar la sucesión del franquismo sin alterar las estructuras, excepto las que facilitaban la circulación del capital internacional.

España era base de operaciones frente a Rusia comunista, apoyo logístico y zona de repliegue.
La reforma española tuvo lugar con Kissinger en el poder, a sus directrices se plegaron Arias Navarro y Fraga entre noviembre 75 y julio 76, cambio político limitado en el fondo, restricciones en los principios democráticos o en la legalización de los sindicatos.
Con Carter enero 77, se legalizaron los partidos, se convocaron las elecciones, se inició el reconocimiento de las autonomías, las estructuras franquistas aceptaron en la medida en que nadie les pedía cuentas.

Los partidos que no transigieron en aceptar la monarquía porque sí, no pudieron ser legalizados. Sólo a los que mostraban credenciales de aceptar las lentejas ofrecidas se les dejó pasar. Pudieron optar una vez que los buenos y dóciles alumnos habían ocupado el arco parlamentario en junio de 1977.

La propaganda electoral previa dosificó el apoyo a los políticos cooptados por las potencias, se cumplió el plan, un parlamento con un polo centro-izquierda y un polo centro-derecha, todo en manos de figuras que habían aceptado la reforma del régimen

Kissinger proponía que el PC no fuera legalizado hasta que su espacio parlamentario hubiera sido ocupado por otros.
Elegido Carter se le ofreció el cambalache a Carrillo en el 77.
El equipo de Carrillo intercambió en marzo 77 la sustancia del proyecto nacional del PCE por su legalización como partido, asumiendo y respaldando los fundamentos del llamado consenso entre UCD, AP , ambos procedentes del franquismo, y Felipe González, cooptado en Suresnes por la SPD alemana, y los nacionalistas.
Jimmy Carter, presidente EEUU 1977-81

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Menos cosa internacional. Basta leer el libro del general Peñaranda sobre los servicios secretos, acaba de publicar otro, para darse cuenta que la farsa la montaron los servicios secretos opusinos, de aquí. Por ejemplo, presume de que tenían controlados a todos los del comité central del PCE. Por supuesto, siguiendo la estela del amigo yanki. Y mucha intervención francesa, que siempre se olvida.
JUAN ANTONIO CAMARGO ha dicho que…
Me gusta mucho el formato de sesión de terapia freudiana de tu blog. Yo conocí en mis años mozos-tengo casi 65-a Jorge Botella, un presunto líder del Opus Dei, y ahora mi vejez he tenido un encontronazo político con el edil complutense Gustavo Severien- del que se dice que es miembro de la Orden además de un corrupto sin paliativos-a propósito del caso de los papeles de Barcenas y/o del caso Gürtel, según el juez Ruz y la UDEF y ya veremos si también en la opinión de las fiscales anticorrupción.
Mucho ánimo y un afectuoso saludo.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA