SIGNIFIQUÉMONOS

Gracias Noelia por el dossier Vargas Llosa y Navarra, casi equivalente a un dossier Vargas Llosa y Opus.
Lo del think tank navarro tiene un aire familiar. Les encanta importar cosas de Estados Unidos. Por eso tiene puntos para ser del "club" el economista emparentado con consejera madrileña que "amagó" unirse a Espe, a parte del apellido de remembranzas opusino militares.

Hablando de Espe, no diré que he disfrutado de esta tertulia. Son unos redichos. Pero apuntan buenos análisis sobre como es posible que la sra. marquesa campeona en rodearse de corrupción vaya a ganar otra vez. Y no en la calle de Serrano, normal, sino en el distrito de Villaverde, obrero por definición. Las ciudades modernas sin vida social, sin tiendecillas sino con centros comerciales a los que se va en coche y rodeados de autopistas, pensadas para desarbolar ciudadanías organizadas. Mejor, para que no se organicen. Deberían usar unas palabras más llanas estos intelectuales de izquierdas, sólo les van a escuchar más que los estudiantes de políticas y merece la pena que otro tipo de personas oiga lo que tienen que decir. En cuanto al materno y español consejo "no te signifiques" aprendido bajo Franco, motivo de la falta de reacción y falta de indignación, sólo le veo una salida: "signifiquémonos".

SIGUE SABINO



Suárez quería una monarquía parlamentaria moderna. Sin camarillas de nobles que trastornaran al rey. Armada quería una monarquía basada en los valores tradicionales, en moralidad católica. Armada temía que los militares no admitieran las reformas y se llevaran por delante al rey. Armada, ayo político.
Armada seguía viendo a Suárez como el “chico servicial” al que conoció durante años al frente de RTVE, cuando se reunían para programar las apariciones de los príncipes en las única tele existente en España. La tele hizo mucho por Juan Carlos.

El “o él o yo” de Suárez se concretó tras un hecho anterior a las elecciones del 77. Había 7 magníficos, todos menos 1, ministros de Franco, que se presentaban bajo el nombre de Alianza Popular. Fraga, Silva Muñoz, LLR, Fdez de la Mora, Licinio de la Fuente, Mtnez Esteruelas, Enrique Thomas de Carranza. Querían ser un freno a Suárez. Suárez descubrió una carta con membrete de la casa real en la que Armada pedía el voto para los 7 magníficos.

Armada contesta que falsificaron su firma. Pero asegura que los 7 magníficos habían hecho mucho para que Juan Carlos fuera rey. Pero perdieron su influencia en Zarzuela cuando sólo sacaron millón y medio de votos en junio 77.
Suárez se fue con la carta a ver al rey. Armada hacía propaganda política siendo militar.
Armada mantiene la versión de que el rey no estaba dispuesto a dar su cabeza, y que fue él mismo quien pidió a don Juan Carlos que lo cesara.
Fue tras las elecciones, hasta tuvo que insistir a su Majestad para que lo cesara.
Y el mismo invitó a comer a Sabino para decirle que ya era su sustituto.
El rey rompe la relación de tutela que Armada ejerce sobre él, pero no pierde toda relación. El pragmatismo se instala en Zarzuela por encima de los deseos dice Sabino. Atrás quedaba el ayo. Juan Carlos se hace adulto políticamente hablando.
Sabino Fdez. Campo, el único que menciona a la "gran familia" en sus memorias, desde fuera.


Juan Carlos oyó voces que le aconsejaron llamar a Sabino: Suárez, Osorio, Reguera, Castañón de Mena, Torcuato…vamos, que lo decidió él solo. Un currículum convincente. Sabino no se entendía tanto con su paisano Torcuato como con Suárez.
Dice que con Silva Muñoz, un López  Bravo o un Osorio de presidentes de gobierno, la transición hubiera sido más lenta. Y lo mismo si Armada se queda en Zarzuela.
De julio a octubre 77 Sabino y Armada trabajan juntos en Zarzuela y viajan con los reyes a América. Los periodistas no sabían como había sido el traspaso del poder.
Al principio Sabino era un extraño en la Zarzuela, era “el amigo de Alfonso”. Pero pronto se ganó el cariño de toda la familia. Lo único que molestaba a la reina era que Sabino estuviera separado de su mujer. Dice.
Por su parte Suárez, Osorio, Torcuato felices con Sabino.
Pero Torcuato fue otro del que Juan Carlos tenía que desprenderse

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA