TESTIMONIO DE EX SUPER

Super sentencia en lo social dando la razón a la empleada despedida frente a su contratador, la residencia del "Opus Dei" en San Sebastián. Lo más interesante: el punto cuarto de los fundamentos de derecho donde el juez explica que han caído los velos, y que las residencias del Opus Dei no son "hogares de familia" corriente y moliente, sino otra cosa. ¿Es la primera vez que se desvela en España  mediante sentencia judicial uno de los fraudes opusinos que más réditos les trae? Réditos proselitistas y financieros, para conseguir la entrega ciega a la causa mejor hablar de familia que de empresa.Las palabras son la mitad de nuestra vida.


El juez explica que la titularidad de la residencia donostiarra está en Navarra, han profundizado. Por desgracia no será portada de diario nacional.

El abogado del empresario demandado en este caso es un nume que ha sido o es profe en Derecho en la universidad de Navarra, director de centro de primera clase A+A y con fama de cerebrito. Pariente de una compañera del cole que hizo de cebo para introducirme de niña en esta gangrena nacional llamada OD.

El modo de expresión de los señores magistrados es insoportable, ¿no deberían de volver a a escuela para escribir y redactar un poco más llano, simple, legible, entendible y asequible?




-No me hartaré de señalarlo como ex numerario callado e integrado en el sistema de opus oculto que nos domina. El debate político es cutre y decimonónico, dice. Tan decimonónico como haber conocido los entresijos y horrores opusinos y no contarlo, andando por la vida de "intelectual comprometido" con el nacionalismo vasco de nuevo cuño o de viejo. Hoy en la sociedad global el que ha estado lo cuenta para asombro de propios y extraños. Sobre las caras de los que asisten a los eventos que organiza, que opine quien quiera. Entre ellos Mugica (¿el socialista del 23F?), Borrell... apasionante.

-Deberíamos de dejar de explicar en los institutos a Alfonso XIII y demás inútiles que nos han desgobernado y mostrar a los niños españoles la verdadera y oculta historia de España, los padecimientos de la gente de abajo. Y de paso dejar en paz a Hitler y centrarnos en lo nuestro que es bastante delictivo y vergonzoso. En el franquismo de nuestros amores se encerraba a los niños procedentes de famlias rojas o de madre sola o cualquier otro  motivo de desdoro. Conocí de cerca estos hogares de auxilio social, en sus estertores, entre franquismo y democracia. Hoy convertido en Pamplona en "central" de Bienestar social. Hay testimonios de gente relativamente joven en el vídeo. Años 60 en España, bestial. Máquina de producir ateos.

 Los curas preguntaban y repreguntaban pornografía en el confesonario, sinvergonzonería con marchamo clerical. "Opus Dei" no anda lejos de estas vergonzosas prácticas.
Aprovechando que eran niños abandonados sin nadie en el mundo, impunidad total.



Carmen Alcalde, la periodista que lo destapó en 1968.

Otro tema:

De un artículo en el que se compara la vida de los supernumerarios con la vida de una parejita de conejitos que sólo comen zanahorias cocidas y nunca crudas, he sacado este testimonio de una persona que firma como Sophie Canetan:


"Me ha gustado la historia de los conejitos, tuve 10 hijos y me pasé 25 años alternando embarazos y lactancias.
Pedí la admisón en el  "Opus Dei" con 19 años, tras una pena de amor, ilusionada por la promesa de un afecto estable que me ofrecían, y por el ideal de una vocación de supernumeraria estimulada por un padre al que adoraba con el que me sentía muy unida  que pertenecía al Opus.

Me lancé en brazos del primer supernumerario que me cortejó, viendo que además mi padre estaba contento por ello....pasé de la unión-fusión con mi padre a la unión-fusión con mi marido, no era capaz de amar de otra manera.
La juventud, creerse todo lo que te cuentan a pies juntillas, sin reflexionar, así he vivido las cosas durante mucho tiempo, era un conejito dócil y obediente hasta el agotamiento, mi marido era totalmente indiferente a esta situación.

Si cumplía estaba contento y así él mandaba de manera dictatorial y despótica. Pero con el paso del tiempo me harté de las zanahorias cocidas y fui a buscarme la vida por otro lado. No sé si el Opus le seguía influyendo, me parece que no necesitaba de OD para rechazar la introspección y la apertura.  Sin embargo, me parece que la obra de Dios no le ayudó a tomar conciencia: Mientras que yo  pedía socorro en el Opus dando la pelmada a la numeraria en la charla fraterna con mis quejas y contando al cura en el confesonario las borracheras, la violación conyugal, la esclavitud misógina, la inmadurez como padre de mi marido, la violencia contra los niños que le plantaban cara, él seguía viviendo como si nada, mis quejas al cura no servían para nada. Me daba golpes contra la pared, no servía para que llamaran la atención a mi marido, la pared era la separación estricta entre hombres y mujeres que hay en el Opus, la impotencia de los que se dan cuenta de que hay un problema pero que no tienen poder ninguno para cambiar las cosas.

Acabé por irme de casa, tuve que dejar a mis hijos, no tenía ni casa ni empleo y estaba a punto de reventar. Viví en una pequeña habitación 3x2 que me prestaron, cada día visitaba a mis hijos para decirles que no les había abandonado.

No renové mi compromiso con el "Opus Dei" porque sentí que el compromiso indisoluble parecía contar más que mi propia supervivencia. Las numerarias viven en país de ilusión y fantasía, nada malo les puede pasar. La culpabilización que llevaba encima era tan fuerte que cada vez que volvía de hacer la charla o de confesar mi marido ganaba terreno... todo volvía a empezar como siempre, sin cambios ninguno.  Había "que ser obediente hasta la muerte y muerte de cruz", no sé qué pensaban de la santificación de mi cónyuge...Me dí cuenta de que les venía bien que no renovara los compromisos,  la propia nuneraria me lo sugirió diciéndome que la obra era demasiado para mí, probablemente porque no podía hacer nada ni cuestionarla autoridad de la "Obra de Dios". Es difícil salir de la zona de confort.

Desde que salí no sé nada de nadie. Las únicas personas con las que he conservado una amistad contarían las mismas cosas que yo y que se fueron del Opus.

La obra es muy buena, inspirada por Dios, como la mayoría de las instituciones de la Iglesia. Pero el espíritu no se aplica, lo que conlleva mucho daño a muchas personas. No puedo hablar del poder, de la corrupción, no es mi papel hablar de eso, no me corresponde. Yo no lo viví. Pero hay censura, una censura que protege el idealismo de los que viven encerrados ahí. El idealismo es fortísimo, la Obra es una comunidad cuya autenticidad está amenazada.

El fundador decía que había que ser salvajamente sinceros, pienso que yo lo fui y también salvajamente fiel a mi costa. Iría contra mi conciencia si dijera lo contrario de lo que he dicho. "
Sophie Canetan

Comentarios

readhead ha dicho que…


De la vida en familia, a la sentencia, un poco más realista:

El lugar donde se lleva a cabo la actividad puede encuadrarse dentro de un hogar familiar, pues se trata de varios pisos unidos que requieren esas necesidades que cualquier domicilio particular puede requerir. Ahora bien, si atendemos tanto a la extensión del lugar como a la organización del servicio veremos que se introducen elementos distorsionadores del hogar doméstico. Por un lado, son varios pisos unidos que facultan distintos elementos comunes impropios de un hogar familiar (biblioteca, comedor social, etc).

De otro la misma organización que parece existir dentro del lugar implica que sean hasta seis las empleadas que atienden permanentemente la " residencia ". Estas notas ya nos separan de ese contrato del servicio del hogar, pues este se caracteriza por ese ámbito reducido que facilita al empleador una relación más personal o informal que la que se provoca en el contrato ordinario, y que no encaja bien con la situación de catorce residentes desvinculados, varios pisos unidos, servicios comunes, y una organización entre seis empleadas.


Marlies Kuck. dijo una vez que era a las numerarias auxiliares a las que san Josemaría mas quería. Pues claro, no podía obtener nada de ellas, fuera de su fuerza de trabajo. solo se las puede "querer". No están sujetas a evolucionar, como el resto, una buena definición de la mascota.
Anónimo ha dicho que…
INCREIBLE PERO CIERTO.........DARIA MUCHO PARA HABLAR

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA