HALAGANDO CARDENALES



Nunca hubiera creído que  como dice un comentarista:
"El periodista Gonzalo Altozano, íntimo amigo de Ignacio Peyro es también, si no de la Obra sí de una familia muy vinculada a ella. Personalmente un amigo lo trató y dice que es un tío super creído y chulesco que se cree superior al del resto de la humanidad" ¿de verdad te has encontrado gente así en España? ¡anda ya! tú ves visiones. No conozco ni uno, en toda una vida que ya empieza a ser dilatada.





En la Universidad Lateranense fue donde se reclutaron más canonistas ultras que se iban a encargar ya en tiempos del concilio de la revisión del código de derecho canónico. La comisión revisora estaba formada por 28 cardenales, al frente Giacomo Viaolardo y Pietro Ciriaci, este último uno de los más firmes adversarios de la convocatoria de un concilio por parte de Juan XXIII. Ciriaci antes de su fallecimiento tuvo tiempo de ser el cardenal protector del “Opus Dei”.

Las maneras sencillas de Juan XXIII chocaban a estos prelados ultraconservadores, no digamos a los directivos OD, ¿no decía el founder que dicho pontífice era un bobo? Desde luego tono humano tenía poco. El talante liberal del papa no le facilitaba la comprensión de la grey militante en el llamado fascismo clerical. Cuando se supo la noticia del Concilio Ecuménico hubo rezos en Roma por su éxito y la presencia del cardenal Tardini tranquilizó a los ultras dentro del Vaticano. En los años 50 Tardini representó la oposición a cualquier apertura o modernización de la Iglesia. Antes y después de ser cardenal se mostró hostil al concilio cuando fue anunciado en 1959 y hasta su muerte ocurrida en 1961.

Montini y Tardini trabajaban en la secretaría de Estado nombrados por Pío XII. Montini era progresista y Tardini ultraconservador. Al morir Pío XII y ser elegido Juan XXIII enseguida hizo cardenal a Montini, que se convertiría en el siguiente papa con el nombre de Pablo VI.

Tardini siempre mostró hostilidad al Papa Juan XXIII y fue uno de los primeros prelados romanos en utilizar el “Opus Dei” para amortiguar los preparativos del concilio. Los ultras del Vaticano necesitaban ampliar su cerrado círculo de prelados italianos y curiales, sería el OD quien daría una dimensión internacional al grupo, sobre todo en América Latina. Tardini fue simpático con OD desde los tiempos de Pío XII, cuando el founder llegó a Roma en 1946.

Tardini les favoreció en la aprobación de indulgencias para determinados actos de piedad realizados en los centros OD, me parece que la piadosa jaculatoria ante la cruz de palo entre otras, y les ayudó en la adquisición de una mansión digna de su cargo y posición con jardín incluido en el barrio del Parioli para instalar la sede central OD.
Escrivá como siempre atribuía sus geniales ideas a los demás, él era instrumento inepto y sordo, y fue capaz de decir que “el cardenal Tardini me empujaba, conviene que dispongáis de una casa grande cuanto antes.” Ni que Escrivá necesitara empujones cardenalicios para adquirir casas, casonas, palacios y palacetes….
Resultado de imagen de monseñor tardini
Pío XII y monseñor Tradini, un primer apoyo en Roma

A partir de la casa inicial se levantaron 8 edificios que forman un imponente búnker aislado en medio de la ciudad de Roma. El cardenal Tardini pudo asistir en 1960 a la colocación de la última piedra. En su escalada hacia el poder el OD como organización ultra eclesial española había ido agasajando, halagando mediante banquetes y tertulias en Villa Tevere a diversos prelados. ¿Alguno que no cayera en la trampa de la vanidad halagada por el OD? Me gustaría saberlo. Son maestros en el arte de la adulación. Está la anécdota de la sopera de ónix para apantallar a las visitas y dejarlos con la boca abierta. Rezumando evangelio en definitiva.

Ya desde que pusieron los pies en Roma hubo dos o tres curas numes, Canals, Orlandis, Portillo que se fueron introduciendo a sí mismos en la burocracia vaticana. Su primer objetivo era la aprobación canónica del OD, a través de estratagemas variadas como la de la solicitud de indulgencias y de paso que aprobaban las indulgencias implícito quedaba que se aprobaban para los centros del OD. Tuvieron sus tropiezos, no todo es coser y cantar en la escalada. El Concilio Vaticano II no gustó ni al grupo ultra de prelados que ya estaban en el Vaticano y eran susceptibles de acercamiento por parte de OD ni al propio OD. No eran amigos de novedades.

Escrivá se mostraba fiel a la jerarquía de la iglesia o eso decía él “ a pesar de los pesares”, o sea, de los pecados de unos y otros. Cualquier negativa a sus peticiones a favor de su obra generaba en él profundo rechazo, “oposición al avance de la obra de Dios”, la contradicción de los buenos….etc. Desde el concilio hasta su muerte mantuvo confrontación con los Papas convocante y continuador del mismo, Juan XXIII y Pablo VI aunque no lo dijera más que de puertas adentro. El humo del infierno se había infiltrado en la iglesia. Solía parafrasear la Biblia para decir que OD era el “resto de Israel”, es decir, la única parte sana de la Iglesia desde la que sanaría toda la institución

Comentarios

Ana A ha dicho que…
En efecto he mirado al periodista humilde
y diriase que tienen una máquina de clonar gente
su pinta me ha recordado a un par de opusinos de esta pequeña ciudad
¿por qué son todos iguales hasta ese punto?
Anónimo ha dicho que…
Si no me equivoco, este Gonzalo Altozano es hijo o nieto de Hermengildo Altozano Moraleda, un peso pesado del poder del Opus en los años sesenta y setenta. Ansón, opusinillo periférico, en los setenta le daba el papel que luego tuvo el opusino Adolfo Suárez. Franco tenía catalogado a este Hermenegildo Altozano, también militar, como un traidor, si no me equivoco según el libro del primo de Franco. A pesar de ello, le nombró presidente de un gran banco público, creo que el Hipotecario, donde estuvo largo tiempo. También fue un factotum con cargo público en los asuntos de Guinea, cosa tan opusino catalana. Un curioso e importante personaje en la red de poder del Opus.
Anónimo ha dicho que…

Homilía de hoy del Papa, ¿refiriéndose al Opus?:

El Papa en Santa Marta: “No hay cristianos tranquilos que no luchen”

“Jesús nos llama a cambiar de vida, a cambiar de camino, nos llama a la conversión”. Y cambiar en el modo de obrar: tus obras deben cambiar”.

“la lucha que ha llevado Jesús contra el diablo, contra el mal, no es algo antiguo, sino una cosa muy moderna. Es cosa de hoy, de todos los días”

http://www.news.va/es/news/el-papa-en-santa-marta-no-hay-cristianos-tranquilo


Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

EL REY JUAN CARLOS Y EL OPUS DEI