ACOPLANDO UN CAPELLÁN REAL




En febrero de 1960 Franco escribe una larga carta a don Juan en la que va nombrando nuevos tutores y consejeros del príncipe. Entre otros aparece por vez primera en esta historia la figura de un director o secretario de estudios que pudiera asesorarle y cuidar de su formación moral y espiritual como consejero. Se trata de un “excelente catedrático de Santiago que combatió con los requetés, pertenece al Opus y es hoy sacerdote. Es profesor de historia contemporánea, está actualmente en el Estudio de Navarra (la futura universidad de Navarra) y todos cuantos le han tratado le quieren y le estiman. En la Marina es muy querido por haber dado ejercicios espirituales en la Escuela naval de Marín (también se los dio a Franco). Es hombre de cuarenta y tantos años que aceptaría el sacrificio de apartarse temporalmente de sus tareas por tratarse de tan alto servicio (resulta extraño pero Franco no cita el nombre de Federico Suárez)” Y tanto se sacrificó don Federico que se tiró más de 30 años de sacrificio, cuando me lo crucé allí por 1990 en el departamento de Historia Contemporánea de la uni de Navarra seguía sacrificándose viajando todas las semanas a Madrid para hacer de capellán palaciego. Es sabido que en Madrid nadie más podía confesar o decir misa o lo que hiciera en tanto que capellán en servicio de las reales personas.
Poco después don Juan reorganiza su consejo privado y esta vez aparca el tradicionalismo porque la mayoría de los que se le cuelan prefieren una monarquía liberal y partitocrática, aún procediendo de Acción Española. Entre ellos de la Mora, Pérez Embid, Arellano, (supongo que era el catedrático de filosofía de Sevilla, nume)

El 7 de marzo de ese año don Federico se presentará tras agotador viaje en tren en Villa Giralda y después de compartir almuerzo más dos horas de conversación, toda la familia real queda encantada con el nuevo opus acoplado en sus vidas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

ABUSOS JUZGADOS