OPERACIÓN RUISEÑADA



AL SERVICIO DE FRANCO Y SU DICTADURA

De J. Palacios, Franco y Juan Carlos (2006)

En septiembre del 53, cuando Franco ha logrado dos picas en Flandes llamadas Concordato y acuerdos con EEUU, Calvo Serer, a la sazón director de la revista Arbor del CSIC publica un art. en la revista francesa Esprit que va a levantar ampollas en amplios sectores del Movimiento. El art. se titula “La tercera fuerza”.
No es un escrito contra el régimen ni contra Franco Su crítica va dirigida al “totalitarismo falangista” y al “nihilismo de las derechas” representado por los ministros Martín Artajo y Ruiz Giménez. Para Calvo éstas son etapas ya superadas que hacen imparable la irrupción de una tercera fuerza que será la encargada de impulsar la evolución del régimen.

Este art. es el precedente de la llamada operación Ruiseñada. La única posibilidad de la monarquía en España está en su fusión con el régimen salido de la guerra civil.  Un intento serio desarrollado desde 1955  a 1958 cuando se trató de armonizar a don Juan con Franco, con el apoyo de los tradicionalistas, monárquicos de la Asociación de Amigos de Maeztu, de las revistas Círculo y Reino, del “grupo de los nueve”, y de los seguidores de don Angel Herrera, los Propagandistas Católicos de Silva Muñoz. La repentina muerte de su patrocinador a finales de 1958 conducirá al fracaso la operación que será sustituida por los tecnócratas de Laureano López Rodó, apoyados por el contralmirante Carrero Blanco, quienes inicialmente trataron también de hacer viable la vía don Juan, pero descartado éste por Franco, porque “no tiene remedio”, trabajaron resueltamente a favor de su hijo don Juan Carlos.

Salvado el régimen y Franco la andanada va contra los católicos del Gobierno y contra la Falange. Los falangistas le molestan por su radical izquierdismo y su republicanismo, y los catolicos del Gobierno por el enfrentamiento abierto entre jesuitas-Opus Dei, y por la alteración que Ruiz Giménez ha introducido en al forma de nombrar nuevos catedráticos de universidad. La reacción contra Calvo desde  Arriba, Pueblo y Ya es un clamor. La escandalera se completa en octubre durante la celebración de los 20 años de Falange en el estadio de Chamartín. 100.000 gargantas insultan a Calvo Serer. Franco preside la jornada de clausura. En setiembre de 1945 se había reído de la propuesta de su cuñado Serrano Súñer de “licenciar honrosamente a la Falange” y formar un gobierno con Ortega,Marañón y Cambó (políticos de excepcional valía según Serrano).

Ahora afirma que “La Falange está por encima de las contingencias, flanqueando y respaldando la fuerza constituyente de nuestro ejército”. Interesante esa carta de Cambó a Franco fechada en 1945 con la guerra perdida por Alemania, de ahí la sugerencia de echar el cierre al partido más germanófilo.

Ya en 1956 empezó a descollar Laureano, desconocido catedrático de derecho administrativo de Santiago. Numerario del Opus Dei, de orígenes falangistas, colaborador ocasional con el ministro de Justicia tradicionalista Iturmendi, quien le ha hablado de él a Carrero. En el primer despacho que celebran Carrero, min. de Presidencia se queda impresionado de la inteligencia y capacidad del joven profesor. Rodó es partidario de elaborar primero la ley de Régimen Administrativo, antes que la de Estructura del Estado. Convence a Carrero y le encarga que le prepare un informe. Curiosamente el fracaso del Proyecto Arrese y la no contemplación de la operación Ruiseñada va a suponer no sólo la caída de Arrese, sino el triunfo de las tesis de López Rodó y su encumbramiento político. Será además el colapso del régimen falangista, por otro nuevo que pasará a llamarse de los tecnócratas.


Pese a los deseos en contra de Franco, la Falange será desde el año 57, un grupo que progresivamente irá asumiendo una línea de oposición al gobierno y desde dentro del régimen.

Al conde de Ruiseñada no le pasa inadvertido el riesgo que puede suponer para la monarquía y su cabeza visible el proyecto constitucional falangista. El futuro rey puede quedar encorsetado, sin poder real ni funciones.  Güell (¿OD?) ha conseguido aglutinar a la mayor parte de los monárquicos en torno a su plan de apoyar una restauración en don Juan sobre el principio del buen entendimiento con Franco: la monarquía será la continuidad del régimen, no la alternativa.

A su “tercera fuerza” (1.Arrese 2 carrero , Iturmendi, LLR) suma los apoyos de Vegas, Fdez de la Mora, Eliseda, Vallellano, Pérez Embid, Calvo Serer, Pemán, Arauz de los Robles, Vigón, Marañón, Osorio… Hay que señalar que muchos de estos eran tercera fuerza del régimen franquista a la vez que formaban parte del consejo de don Juan, particularmente los opusinos estaban tan pichis en los dos lados la misma persona. Esta tercera fuerza son la base de la llamada Asociación de Amigos de Maeztu, por Estoril, donde está exiliado el hijo de Alfonso XIII y abuelo de Felipe VI, se acercan figuras como Fdez de la Mora, monárquico tradicionalista, o Silva Muñoz del grupo católico de Herrera Oria y no descansará hasta que el pretendiente de Estoril se identifique con los requetés, los carlistas.


A primeros de enero del 57 Franco tiene varios despachos con Arrese. A pesar de las simpatías de Franco por Falange y su esperanza de que sea el revitalizador del régimen tiene que ceder, serán otros la medicina revitalizante.

Franco decide inclinarse por la propuesta que le hace Carrero Blanco a través de la vía López Rodó. El catedrático se ha incorporado a Presidencia desde diciembre, regalo navideño para OD, como secretario técnico. Su proyecto consiste en dotar al régimen de un grupo de cuatro leyes para afirmar el Estado de Derecho. 1. Definición de los principios esenciales del Movimiento. 2. Armonizar los poderes del futuro rey con Gobierno y Consejo del Reino. 3 Organizar la Adm pública. 4. Definir los poderes del Consejo Nacional.
Franco despacha con Rodó y le encarga que redacte con urgencia la Ley de Reforma de la Administración. Desde ese momento LLR será uno de los hombres clave del nuevo régimen tecnocrático.
Y luego la suerte del dictador al que se le mueren todos: esta vez de infarto el capitán general de Barcelona, Juan Bautista Sánchez el 30 de enero de 1957. “Siento su muerte…”pero confesó a Danvila: “Ya no tendrá que luchar con las tentaciones que tanto le atormentaban en los últimos tiempos, Tuvimos mucha paciencia, ayudándole a evitar el escándalo de la deslealtad que estuvo a punto de cometer. “

Por supuesto que no hay pruebas de nada. Pero no soy la primera en sospechar. Dionisio Ridruejo lo hizo en una revista cubana, Bohemia, en marzo del 57. Y el comentario de Franco debe de ser calcado del que hacen los santificadores de todo lo santificable cuando el Señor en su infinita misericordia se lleva a alguno que les estaba incordiando.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

EL REY JUAN CARLOS Y EL OPUS DEI