SENTIMIENTOS Y DERECHOS DIVINOS

Ayudaría mucho que se supiera que es altamente probable que los preocupados por los sentimientos de Dios y de la Virgen y sus derechos en nuestra sociedad hasta el punto de la denuncia, son los mismos santificadores de la hipermedicación psi a todo rebelde o simplemente a todo crítico. Y si no son exactamente los mismos, son hermanos gemelos, primos carnales o rozan y de ahí procede este tema que nos retrotrae a quien sabe donde. Pienso que son cooperadores, es ponerse muy en primera fila de una lucha, y de hecho sus nombres no salen.
Los mismos protectores de los embriones que no dudan en llevar las cosas y las personas a un punto de amargamiento existencial en el que uno busque una ventana para tirarse, un ramal para colgarse o un bote de pastillas para tragarse. Sería sumar dos y dos y así algo avanzábamos en estos debates en los que sube la tensión, se tiran trastos a la cabeza y no se saca nada en claro. Si saliera la palabra opus por medio, mejor. Pero creo que ni los que sospechan de donde vienen los ataques al actor deslenguado se atreven a pronunciar la consabida palabra.

Me dejé de contestar que la entrevista a Esquivias es de septiembre 2017, sí, en efecto, después de que se haya acallado toda la reclamación de la que me hice eco sobre su pensión por años trabajados gratis en opus dei. De lo que no sé si habló, pero el autor del reportaje no lo trae a colación.

Y por favor thumbs up! que van a tomar ellos la delantera. También aquí, gracias.

* * *

A ojos de muchos el OD da la imagen de una organización que actúa en la sombra en favor de oscuros intereses. Algunos estiman que es un instrumento de control de las iglesias locales al servicio del poder temporal del Vaticano. La acumulación de funciones lograda por el cura numerario Herranz que ha llegado a cardenal ilustra bien el éxito del OD en ese papel. Un destino que no deja de recordar el de una organización religiosa que impuso el terror en España en el siglo XVI además de imponer su fanatismo en la iglesia universal, la inquisición.

En nombre de su fe hay creyentes que rechazan la dictadura espiritual de la OD y temen que este ejército del Papa no sea una espada de doble filo que se vuelva un día contra él. (¿Está pasando ya?). Tanto más cuanto que al OD le han salido imitadores cruzados que proponen el mismo tipo de militantismo católico aunque algo más llevadero, tienen más fácil atraer adeptos.

Entre ellos destacan el mejicano Legionarios de Cristo, el italiano Comunión y Liberación, las españolas Comunidades Neocatecumenales  y Lumen Dei, todo ello al lado de la todopoderosa Compañía de Jesús.
La situación en marzo de 2005 en Roma era inédita por otro motivo. Según algunos observadores del pontificado, las limitaciones físicas y de salud de Juan Pablo II en sus últimos años y la parálisis institucional que ellos supuso para el Vaticano, serían la demostración "por reducción al absurdo" de la hiperconcentración de poderes, primacía e infalibilidad del papa definidas como dogmas en el primer concilio Vaticano de 1870, en beneficio de un hombre mortal como todos los demás.

OD es en definitiva el decano de todos los movimientos ultraconservadores en el seno de la iglesia católica. Es el más poderoso, aquel cuyos miembros ocupan más altas posiciones en los gobiernos de diferentes países católicos diseminados por el planeta y que ostentan influyentes puestos en los medios de comunicación y en los negocios.
Con Juan Pablo II la influencia opusina tocó techo. Vanguardia del catolicismo, poderoso, rico y bien situado en el Vaticano, OD es un movimiento "edificante" basado en ciertos ejercicios devocionales. Y nunca se acaban de descubrir todos los secretos de una institución exitosa hasta hace poco, de ambiciones ilimitadas y devoradoras, capaz de poner sus peones allí donde se corta el bacalao, en la iglesia y fuera de ella.
Firmado por Alain, trabajo iniciado en abril de 2000, con añadidos en 2002, 2004 y 2005.









Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

EL REY JUAN CARLOS Y EL OPUS DEI