Ironías del destino

 

Gracias por todo lo que me dices del blog.

Ya no digo “me quedo sin habla”, porque para ello primero tendrán que rematarme.

Voy a contar algo del instituto, total como este blog no lo lee nadie no se van a enterar de que ando ventilando maravillas, y aunque se enteren, lo mismo da. La gente practicará el mirar para otro lado, hacia la Peña del Aguila por ejemplo que se yergue tan hermosa sobre el pueblo.

Resulta que tenemos unos alumnos con necesidades educativas especiales, es decir, niños que tienen todo el derecho a una educación pero que juntándolos en la clase con el resto nadie hace nada, ni ellos, ni el profesor, ni los otros 27 restantes compañeros pues son muy “desinquietos”. Nos dicen que han pedido y peregrinado incluso por diversos departamentos de la delegación de educación para solicitar un profesional que se ocupe de ellos. No sé si la respuesta ha sido que “no hay presupuesto por la crisis”, pero a mí lo que me ha llegado es que “no tenemos mano en la delegación”.

Efectivamente, para mandar un profesor que se necesita "no tenéis mano", ahora bien, para mandar un profesor más de filosofía que no hace falta, hay horario sólo para un profesor en el centro, en ese caso para joderme un poquillo más ya que nada de lo anterior ha funcionado, para eso sí hay presupuesto. Importa bien poco la crisis. Saben que si se trata de dar la filosofía bilingüe sé francés y tengo títulos. Lo sabían cuando pidieron otro con esa excusa de un profesor bilingüe.

Tuvieron que esperar al 30 de junio por la tarde, a que se acabara el último claustro para pedir el segundo profe de filosofía, y luego darme la impresentable excusa de “no te pudimos avisar porque no tenemos tu teléfono”. En agosto ya estaba el innecesario profesor nombrado. Yo, titular de la única plaza de filosofía existente en el centro, sin enterarme. Además, ¿por qué creerles que decidieron, pidieron y se les concedió ese profesor todo en un mes? Probablemente la cosa ya venía de atrás.

En resumen, no tenemos profesores para atender a los alumnos que lo necesitan. tenemos profesores cuando se trata de fastidiar a alguien. Pero eso sí hablaremos mal de los alumnos, que si no estudian, no trabajan, que el centro está sucísimo… Y se me recordará personalmente que si no me he enterado de que trabajo en la enseñanza pública, y lo tengo que tener en cuenta en mis actuaciones. ¡No me digan!, y los demás ¿en qué tipo de enseñanza trabajan? Porque lo que yo veo a mi alrededor es que aquí si mandas o estás con el que manda haces y dices lo que te da la gana.

Otra prueba. El insulto del que fui objeto en junio pasado en el patio del instituto por parte de otro profesor: soy una mierda. Vale. A plena luz del día y en pleno patio. No pasa nada, que yo sepa no se le abrió expediente a ese profesor ni siquiera se le amenazó con uno, ni me consta que se le llamara la atención. Lo único que hubo fue mi escrito en este blog, (soy una quejica) que alguien, todavía no sé quien, imprimió y colgó en la sala de profesores.

Pero a mí por decirle algo al dire por teléfono (ese mismo teléfono que un mes antes no tenían para avisarme), me tocó que se me amenazara con un “n” expediente administrativo, (he perdido la cuenta de expedientes, no vivo de eso). Fue un exabrupto por la lata tan inmensa que me estaba dando. Después de todas las que me ha hecho algo me podré permitir… pues no. Ni siquiera mostrar mi hartazgo públicamente, pues tuve que escuchar algo que me recordó mis tiempos opus: “No pongas esa cara cuando vienen a llamarte.”

Y es que no me acabo de enterar que me llamo Ana Azanza, no soy directora ni amiga de, y por tanto en ese centro, todo está permitido con tal de humillarme y ofenderme.

Para los alumnos de ciudadanía: ya sabéis que la igualdad ante la ley es una característica de la democracia. Aunque, pensándolo bien, eso debe de ser para ponerlo en los libros de texto y que lo estudien los adolescentes. No para que lo practiquen los adultos que lo tienen que enseñar.

En resumen que como bien dicen los opusianos que vienen por aquí va a resultar que tienen toda la razón: estamos en un instituto de pueblo, en una esquina de Andalucía, no se nos ve nada, no somos nadie, y con los alumnos y los institutos de pueblo, "lo que nos echen".

En ese centro tengo y he tenido que pelear por absolutamente todo: mi puesto (soy funcionaria de carrera desde 1997), mi horario, el departamento en el que estoy y parece ser que ahora también me van a disputar “las paredes del departamento”.

Pero eso es otra historia. Al que le interese se la cuento...
Posted by Picasa

Comentarios

isabel ha dicho que…
Me he quedado un poco atrasada con el blog. Me quedé kao con la sentencia tan rápida y eficaz de 24000E, por los 4 conejos que un padre de familia cazó.

Comento aquí lo de la entrada anterior. No sé si la entiendo bien o estoy cada día más espesa.

Ana, quieres decir que en el Instituto de Enseñanza Pública, donde tienes plaza - que entiendo pertenece a la Junta de Andalucía -, interviene el Opus?

¿Por qué el Opus Dei tiene que tomar parte ahí, si mandan un profesor para niños hiperactivos o no? Y a ellos que les importa o que tienen que ver?
isabel ha dicho que…
Mientras enviaba el anterior comentario, he hablado con mi abogado. Había recibido la contestación a una denuncia que puse yo a final de Junio en el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, denunciando que Enrique Rojas se identificaba como "Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" y era mentira.

Cuando se formula una denuncia, lógicamente, se da traslado al denunciado con las pruebas aportadas, para que se defienda.

Podéis imaginar la jartá de pruebas que he aportado de todos los libros publicados por Enrique Rojas, prensa, entrevistas ... e incluso dentro de su propia web.

Sabéis qué dice Enrique Rojas en el Ilustre colegio? Que él nunca se ha identificado como "Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid".

Sabeis que ha hecho el Ilustre Colegio de Médicos, pese a las pruebas aportadas y pese a que NO CONSTA colegiado como "Psiquiatra" en este Organismo (es decir, para este Colegio de Médicos, este individuo, no es Psiquiatra, ya veremos si lo es o no/ y si lo es, lícitamente o intentan hacerme comulgar de nuevo con ruedas de molino) ... ha sobreseído la denuncia.

Además, me acusa de llevar 10 años persguiéndole (se equivoca, son ya 11 años). A mi abogado le he dicho que, y los que le quedan, porque aunque esta resolución es otro bofetón de este supuesto Estado de Derecho, una servidora, no va a parar con este mentiroso sin escrúpulos, añado, para mí, terrorista, que entrega Certificados prescribiendo internamiento psiquiátrico a maridos, a espaldas de la mujer, incluso cuando no existe relación médico-paciente.

Gracias Ana por pedir a ... (no sé si puedo decir este corrupto Colegio de Médicos / como no lo sé, no lo digo / pero lo diría, porque es, lo que pienso) el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, el documento que dice que no les CONSTA que sea psiquiatra y enviarlo a qopuslibros.org .

No sabes como te lo agradezco.
Un abrazo fuerte, isabel caballero
Ana A ha dicho que…
Isabel, el asunto de mi trabajo, el Opus lo sigue de cerca. Tienen una numeraria de corresponsal destacada en mi centro desde 2002. El año de mi salida de la cárcel Modelo.

En la etapa más cruda del mobbing había un supernumerario inspector de educación. En estos momentos como tantas otras cosas, ni lo sé ni me importa.

En este país tenemos una tradición terrible de no tolerar al que se sale un milímetro del marco. Yo no sabía que me salía tanto, pero después de 10 años de luchas algo pasa conmigo que hay un montón de gente que no me soporta. No sólo Opus, claro que también hay mucha más gente que sí me soporta.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA