Asuntos de dinero

Hay un tal Juan que dice coincidir mucho con lo que se dice en el blog. Mira aquí no estamos para conceder entrevistas, si quieres te arremangas y nos cuentas tus experiencias o lo que veas que puede ser un apoyo. No me dedico a hacer amistades por internet, sino a informar. Por desgracia el Opus Dei sigue teniendo mucha mano, en especial tiene bien agarrados por sus partes a los que han abandonado su "vocación".
Llega la hora de una manifa contra esa panda de mafiosos que hacen, deshacen y quitan de en medio, embaucan con el apoyo de los obispos españoles que ahora mismo están en Babia con la defensa de la "familia".

Al anónimo amenazador porque "sigo tocando los cojones" ¿dónde ha quedado la virtud de la valentia? una de las humanas que decís defender, primera mentira. Segunda ¿dónde la "delicadeza extrema" que tanto nos hicistéis predicar? Cuándo pienso que los mismos que insultan me corregían mi expresión de la cara porque mostraba disgusto hacia algo o alguien.... La hipocresía no tiene fronteras.

Monseñor Marcinkus










Mal le van las cosas por ahora al supernumerario Ettore Gotti Tedeschi, el jefe del Banco Vaticano:



http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2010/12/21/banco-vaticano-iglesia-religion-roma-papa-ior-gotti-dinero.shtml?utm_campaign=Boletin+RD+22%2F12%2F10&utm_medium=email&utm_source=jetmails.com

Veremos si cae esta torre.
Son muchas las veces en estos últimos veinte años que los jueces italianos, investigando delitos monetarios se han estrellado contras los muros del Vaticano.

Pensaba que con la destitución de monseñor Marcinkus, Paul Casimir, en 1989 las cosas se habían arreglado en el IOR, el banco del Papa. En principio choca que el Papa tenga un banco, se dice que es para el dinero de la beneficencia, encauzar los millones hacia obras humanitarias. No estoy muy segura de que para hacer el bien a los necesitados se necesiten bancos.

Gracias al libro de Gianluigi Nuzzi, "Vaticano S.A", me he enterado de que cuando estalló el escándalo del Ambrosiano muchos políticos, millonarios, y diversas personas "piadosas" de Italia tenían sus cuentas en dichos banco.
El IOR aseguraba y asegura unas condiciones inmejorables: total discreción, exención de impuestos ya que el Vaticano no es un estado para lo que no conviene ser un estado, y un magnífico medio para sacar el dinero de Italia hacia Suiza.


A partir de 1989 el monseñor que se ocupó de la discreción, del trato preferencial con determinados clientes y de hacer un IOR paralelo en la sombra fue Donato de Bonis, hasta entonces mano derecha de Marcinkus, secretario general del banco desde 1970.


En el Vaticano se ocuparon de que Marcinkus no fuera procesado a pesar de ser él quien facilitó los tejemanejes finacieron con el Ambrosiano. Lo tuvieron "escondido" y en 1997 lo dejaron marchar a su U.S.A natal donde murió como un simple cura de parroquia en 2006 después de haber sido nombrado arzobispo por Juan Pablo II. No se sabe si el nombramiento fue en premio a su arte para burlar las leyes italianas. El FBI anduvo por el Vaticano buscándolo, lo cuenta David Yallop. Pero el entonces primer ministro de la iglesia, me parece que fue Casaroli, recibió educadamente a los agentes federales, les ofreció una taza de té y dejó bien claro que la ciudad el Vaticano no es territorio americano y que no pensaban entregar a su monseñor experto financiero.


Gracias a dos maletas de documentos custodiadas en Suiza a pocos metros de la frontera italiana el periodista Nuzzi ha podido reconstruir todo lo que ha pasado desde 1989 hasta hoy en la "lavandería" de dinero que ha sido ese banco. Monseñor Dardozzi (1922-2003) que trabajó en las finanzas eclesiales desde 1974 se ocupó de ir recogiendo documentos, cartas, escribiendo memoriales a Juan Pablo II de los movimientos sospechosos en el banco IOR. Una vez más el papa polaco hizo caso omiso a quejas de creyentes honrados y de buena voluntad.


En el otoño de 1993 una comisión rogatoria de la fiscalía de Milán se dirige al Vaticano pidiendo cuentas sobre unas comisiones pagadas a politicos por la privatización de ENIMONT. Ese dinero habría pasado por el banco del Papa. Para entonces ya habían medio apartado a de Bonis haciéndolo gran comendador de la Orden de Malta. Los sucesores se encuentran con el pastel. Es interesantísimo observar cómo ante los requerimientos de la fiscalía las opiniones se dividen en el Vaticano. Ya no se pueden cerrar las puertas a cal y canto, pero tampoco se pueden mostrar las cuentas claras porque el escándalo sería mayúsculo.

De manera que los curas encargados se tiran tres meses haciendo sumas y restas para, como solía hacer el fundador del Opus Dei, "conceder sin ceder con ánimo de recuperar", hacer ver a la justicia italiana que hemos pasado página y "ahora somos transparentes".

Caloia era el laico al frente de las finanzas vaticanas, monseñor Castillo Lara es el cardenal que preside la comisión cardenalcia de vigilancia del IOR. Curioso el enfrentamiento entre ellos. Muy curioso. Porque Castillo Lara enseguida se lanza a defender el buen nombre del banco vaticano, "es absurdo que se nos acuse de blanqueo de dinero", mientras que Caloia sabe que no todo es trigo limpio y que efectivamente de Bonis había creado un IOR paralelo facilitando la fuga de capitales de Italia a sus amigos. Y habrá que hacer trigonometría para contentar a los jueces, descubriendo un poquito del pastel, pero no todo.

En una de las "comisiones vaticanas" que se reúnen para estudiar la estrategia a seguir, está presente un banquero asociado al Opus Dei, el suizo Philipe de Weck presidente del union Bank Suisse of Switzerland y vicepresidente del IOR. Recomienda contestar solo a las preguntas que planteen los jueces sin ir más allá. También se le ocurre que habría que cambiar el nombre del banco asociado a infausta memoria.

A pesar de las triangulaciones y del entusiasmo de la prensa italiana ("Por primera vez el IOR colabora con la justicia italiana y entrega los documentos relativos a los 93.000 millones de la maxicomisión Enimont" Corriere della Sera, 22 de diciembre de 1993), las cuentas no cuadran, los jueces se dan cuenta de que falta dinero y en enero de 1994 envían una nueva comisión rogatoria al Vaticano.
Todo esto hará que se reorganice el banco, se crea una Tesorería única.

En Julio de 1994 se inicia el juicio por el caso Enimont, muchos políticos italianos se sientan en el banquillo: Craxi, , Forlani, Altissimo, Bossi.... ningún sacerdote. El juicio por Enimont se cierra en octubre de 1995 con la condena de casi todos los 32 imputados. El Vaticano nunca devolverá el dinero encontrado en las cuentas o atribuido a De Bonis. Cuando las dos terceras partes de las comisiones pagadas a los políticos italianos habían pasado por el IOR.

Estas cosas se saben en el Vaticano, pero los jefes de la Iglesia católica (cardenales Sodano, Castillo Lara...entonces) se limitaron a quitar el cargo a de Bonis y darle el de prelado de la Orden de Malta. En determinados ambientes no hay como portarse mal para que te premien...

Leyendo esta historia es como si en España, ya que no tenemos Vaticano que predica y predica mientras su nombre, y la confianza del pueblo católico sirve para tapar asuntos turbios, nos hemos creado nuestra propia ejército de "católicos" defensores de los valores de siempre.

Por lo visto las "cuentas claras" no es un valor de siempre.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Buen estudio.
Anónimo ha dicho que…
Buenos días Ana y feliz año nuevo. Viendo los periódicos de hoy me encuentro con este reportaje clarificador. Creo que podrías comentarlo. Abrazos sureños.

http://www.elpais.com/articulo/reportajes/secretos/Tea/Party/espanol/elpepusocdmg/20110102elpdmgrep_2/Tes

http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Rouco/llama/reconquista/elpepusocdmg/20110102elpdmgrep_1/Tes
West ha dicho que…
Por los artículos de El País me ha parecido que este ideario en cuanto a que España volviese a ser cuna del catolicismo y por lo tanto país de derechas, se empezó a gestar a principios de los 90 (en el 93 el Partido Popular pensaba ganar unas elecciones que no ganó), sin embargo la izquierda dio un bajón por el Gal (lógico y natural porque los españoles no queremos trampas de derechas pero tampoco de izquierdas). Se convocaron elecciones anticipadas y el PP ganó en 1996.

Parece que ya estamos de acuerdo en que la burbuja del ladrillo empezó en legislatura Aznar, aunque hayan echado toda la culpa a Zapatero.

También comenzó la seguridad del empresario en que debía, podía y tenía derecho a ganar y ganar sin límites.

Las ideologías fascistas se gestan durante años y aparecen como salvadores de la patria en momentos económicamente difíciles prestos a gobernar.

No estoy diciendo con esto que Zapatero haya gobernado desde el punto de vista económico bien. No creo. Podía haberlo hecho mejor empezando por reducir gasto en los sueldos de los políticos, antes de actuar sobre funcionarios y pensiones, aunque en números quizás no hubiese significado tanto, no se puede pedir a los demás que hagan lo que tú no haces. Y podría haber ahorrado en religiones. Los que crean que profesar su fe necesita gasto que contribuyan a ello.

También creo que la izquierda se ha pasado al no imponer una verdadera separación Iglesia-Estado. No se pueden hacer tantas concesiones conociendo como son.

¿Cómo invitamos al Papa que no ha condenado la dictadura franquista?.

Los españoles hubiésemos entendido ruptura de relaciones con el Vaticano. Ahora están subidos a la parra y como saben y tienen medios para comunicar mejor que la izquierda, parece que no vaya a ser fácil que la sombra de la pérdida de libertades siga planeando en España.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD