Poquito a poco todo se sabe

Todo se sabe porque no paramos Isabel, que sino ni poquito a poco ni de ninguna forma. Yo también me resisto a quedarme sin el porqué ... y quien busca encuentra.

El artículo que un anónimo me manda sobre la juventud española y su pasividad sólo interrumpida cuando se toman medidas que afectan al botellón, me parece de lo más pertinente. En eso estamos: sensibilizando a los alumnos con la reivindicación de la propia dignidad de ser persona y por extensión de los derechos humanos, que por muy abstractos que sean son un "invento" útil para discernir sin demasiadas complicaciones la justicia de la injusticia.

Aunque quien vea nuestras luchas cotidianas en el insti pensará que los derechos humanos nos quedan un poco lejos, pero no es así por muchos motivos que hoy no voy a explicar.

Es cierto la juventud se moviliza en Italia contra Berlusconi, en Francia contra "Sarko", en U. K contra las tasas universitarias que suben. Aquí mimamos a nuestros jóvenes hasta los 30 años, que ya está bien de ser joven mimado por su mami. Y no salen los jóvenes españoles tan temprano como los de otras naciones a ganarse el pan y batirse el cobre. De vez en cuando yo se lo digo a los niños de 15, 16, 17... que en muchos países vecinos a esas edades quien más quien menos ya tiene su trabajo compatible con sus estudios e incluso en cuanto van a la universidad vuelan definitirvamente de la casa paterna.

Pero todo esto nos desvía del tema estrella, nuestro catedrático de cabecera. El otro documento que me has enviado no puedo subirlo Isabel, está en un formato diferente que da problemas:

Ana


















Me llega la siguiente información de primera mano (el detalle de Rojas de ir a darse un garbeo, no lo conocía, además de impresentable aclara una duda importante que teníamos),




Enrique Rojas, el 1er. día a partir del cual puede hacer firme su nombramiento como "catedrático" en Badajoz (no en Madrid, ni de Madrid, ni de la Universidad Complutense de Madrid), el 9 de abril de1984, hace lo siguiente:



1) Va a Badajoz y toma posesión de la cátedra.



2) Se va a dar una vuelta y vuelve al rato.



3) Al volver, solicita excedencia alegando incompatibilidad con la Universidad Complutense.



Como esta jugada de "toma de posesión" no es ética, ni moral, ni tiene parangón, provoca el "lógico cabreo" por parte de los presentes, que al redactar el Acta de solicitud de excedencia, hacen constar que "no dio ni una sola clase" (Acta que conozco y probablemente he repetido su contenido por activa y pasiva, aunque no haya salido todavía a la luz).



Y como la excedencia la solicita con falsedad (nunca volvió a la Universidad Complutense), hay afectados que dicen que no es una verdadera "toma de posesión de cátedra" y sí "una demostración de mala fé" y a la Universidad Complutense no volvió*, que no es "catedrático de Psiquiatría" (no sé hasta que punto tienen razón, pienso que tenemos que abrir un procedimiento para pedir que se deshaga lo que la Administración o algunos juzgados debería haber deshecho años ha, si alguien sabe cual es la solución... y tiene a bien dar su opinión).



*Que no volvió a la Universidad Complutense, lo dice él mismo Enrique Rojas en el doc. de abajo, además de decirlo el Profesor Calcedo (que estaba confundido al creer que como no iba por la UCM, estaba en Badajoz).



(Wikipedia pág. 2 de un doc. de 3 págs., al final del art.)

http://picasaweb.google.com/lh/photo/Y5fKIPFvq2FMOEEQ3Vvm7w?feat=directlink





Gracias, Ana. Menos mal que eres un rato perseverante, con razón no querían dejarte escapar. Cuídate la voz, estoy tan afónica que me estoy planteando llamar a los del grupo de la ópera de Pamplona. Más alto y más divertido, seguro que sabrían decir estas cosas, aunque no sé si querrían.



Un abrazo, isabel caballero

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Una compañera me comentó el otro día al referirle este caso, que la hija de Enrique Rojas estaba en el hospital Puerta de Hierro, que ahora está en Majadahonda. Le comenté que si llegaba un paciente con un certificado del padre, lo lógico era pensar que se apartaría, pero me quedé pensando que pasaría si llegaba alguien con certificado uno/a del equipo del padre o de otro médico del Opus Dei. Conozca o no, no tiene por qué reconocer que conoce, puede estar avisada para que muestre su conformidad con el certificado.

De la obediencia a los directores, debería informarse al Ministerio de Sanidad ya que no se trata de tomar medidas solamente sobre los certificados que pueda emitir Enrique Rojas sino de prever en España en general.
Un cordial saludo.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD