La justicia española y la experiencia

Providencia

Oficio


La experiencia también condiciona la forma de ver a la justicia española y el respeto que se debe tener a la misma. Por eso no interesa que los chanchullos judiciales, salgan del ámbito judicial para que los ciudadanos no perdamos el respeto a la Justicia. Esto, no es otra cosa que una práctica de dictadura. Tapar, tapar y tapar, para que no se pierda el miedo a decir la verdad.



Pero como la Justicia es inherente al ser humano y al final todo se sabe y hasta se pierde el miedo a pregonar la verdad (quién nos iba a decir que el mundo entero terminaría conociendo que además de en Paracuellos, en las cunetas españolas también había muertos y 70 años después se reclamaba justicia o, quien le iba a decir a Pinochet?),



creo, que la mejor forma de evitar que los ciudadanos perdamos el respeto a la justicia - que es lo peor que le puede ocurrir a un país -, es arrojar luz y taquígrafos en lugar de tapar chanchullos que no llevan sino a que la práctica de chanchullear prolifere trayendo a su vez más pérdida de respeto.



Quizás me falte mucho todavía, quizás si pudieran pegarme un tiro me lo pegarían, quizás me lo puedan pegar o hacer algo peor de lo que intentaron hacerme y en parte consiguieron, no lo sé, pero estoy segura que voy a conseguir que a Enrique Rojas no le ayude nadie en este país, a quitar de en medio a ninguna mujer más.



Sucede que,



Con un acientífico certificado oficial médico de Enrique Rojas, donde sin dar diagnostico concreto prescribe mi internamiento psiquiátrico y dice ser "catedrático de Psiquiatría", mientras fuera, se le conoce, porque añade "de la Universidad Complutense de Madrid",



Más una solicitud de internamiento psiquiátrico tecleada por la secretaria judicial de un juzgado y firmada por un marido cómplice, sin mediar palabra con la interesada, una juez emite orden de "localización y traslado".



Si la juez es del Opus, machista, irresponsable, aplica sus propias leyes, le pagan o le debe algún favor a Enrique Rojas o al Opus Dei, no lo sé. Pero sí sé que ninguna mujer es moneda de cambio y que no puede volver a ocurrir.



Y tampoco puede ocurrir que, si por azar falla el plan y salen a la luz los hechos, la misma juez pueda archivar, archivar y archivar, intentando que prescriba sin buscar responsables.



No sólo busco justicia en mi causa, también quiero cambiar lo anterior. Si existe connivencia o engaño de un psiquiatra a un juzgado, hay que buscar responsables aunque el psiquiatra sea del Opus Dei, se llame Enrique Rojas y/o sea un "protegido" de las altas esferas y poderes.



La Constitución dice que todos somos iguales ante la ley. Si es mentira, que la cambien.



Isabel Caballero




Solicitud de internamiento



Comentarios

Ana A ha dicho que…
tu historia sí que es alucinante: que se pueda llegar a esto en España en 1997, que se pueda llegar a decirle a la policía sin motivo ninguno que vayan a "encerrar" a una persona, porque lo dice un médico que nunca ha tratado a la persona, y lo firma un juez sin pensárselo dos veces: viene de Enrique Rojas el catedrático.
Como en los tiempos de la Gestapo, que pesnábamos todos que esos horrores no se iban a vivir en Europa...ya, ya.
En mi caso todo fue "oral", no hubo providencia ni juez ni oficio, se extendió la bola todo lo que se pudo y el Opus Dei puede mucho con la fama de la gente....
¡Qué país! todo chanchullos, intereses, cobardía y mirar para otro lado.
Hasta que te toca a tí...
marta ha dicho que…
Me gusta éste, a ver si lo subimos, mis saludos,

http://www.slideshare.net/gueste425f0/psiquiatra-oficial-presentation?src=related_normal&rel=633822

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA