¿Progreso o declive del Opus Dei?

Tal como lo describes parece que hubo una época buena en el Opus Dei y ahora es la decadencia. Como en el Imperio Romano. El cuadro tiene más matices.



 Cuando nació, en la guerra civil, el Opus Dei iba muy a tono con la ideología del bando vencedor, la reconquista "espiritual", la cruzada para echar el peligro comunista de España. En aquella época y hasta los años 70 el miedo al comunismo, al "rojo", a que nos quemen las iglesias y nos quiten la religión era algo muy común. Pero ni siquiera entonces Escrivá era un hombre culto, inteligente, adelantado de su tiempo. Fue un hombre bastante acomplejado socialmente:
complejo por no ser título nobiliario, por no haber podido hacer estudios en la universidad civil y verse obligado a lo que entonces eran los estudios de los que no podían pagar, el seminario. El colmo del complejo: que lo destinaran a Perdiguera, pueblecito aragonés en el que nunca he puesto los pies, pero al que sé hoy se hacen miniperigrinaciones de numerarias ¿Cómo pudieron adjudicar semejante lugar a alguien predestinado a tan altas metas por Dios Nuestro Señor? sólo un castigo por no sé que "malos rollos" con los superiores del seminario puede explicar tal desprecio. Escrivá se sacudió bien esas pulgas yéndose a Madrid, nos dicen que a hacer una tesis doctoral. No está claro. Pero progresó en la Villa y Corte. Nunca en parroquias, no llevaba en regla los papeles de cuando un cura se mueve de diócesis, así que atendió conventos de monjas, dió clases en academias, se matriculó en la universidad.. En los 1930 empezó a reunir estudiantes. Esta parte es la prehistoria o la mitología, aunque la mitología en el caso de este personaje se extiende a lo largo de toda su vida.

Era un hombre que no tenía tiempo mas que dar ejemplo y dar lugar a anécdotas edificantes, si nos creemos todas las numerosas historias que nos han contado de él.

En la guerra civil  la cosa cuaja, y cuando el éxito empieza a sorprender a la propia empresa estamos en los años 50. En una España aislada del resto del mundo, con el ambicioso y moderno programa de ser luz de Trento que entonces era  la misión que la dictadura se encargaba de grabar en todas las mentes españolas, el Opus Dei empezó a ir viento en popa. Pero ya entonces podemos observar el desfase tan amplio entre el mundo moderno,  Europa que tampoco estaba tan lejos con su progreso democrático, técnico, mental, filosófico y nuestro país. Eso es lo increíble: el aislamiento en que teníamos que estar para que algo tan rancio, tan mirando hacia el pasado en pensamiento y religión trunfara como triunfó y encima al lado de los jesuitas de entonces pareciera moderno.

Nunca ha habido un florecimiento cultural y artístico, filosófico en el Opus Dei. Ha habido éxito social, mucha gente que entra porque es un club donde te relacionas con gente bien. Ahí es donde veo la deficiencia de la comparación con el imperio romano que tuvo sus momentos culturales esplendorosos.

A partir de los años sesenta empiezan a abrir colegios a todo meter. De puertas adentro el motivo es que hace falta reclutar gente cada vez más joven, España se empezaba a modernizar, timídamente se abría al mundo y ya no era tan fácil captar adultos para las filas de célibes. Fueron y todavía son hoy más puntos a favor del éxito social del Opus Dei. No nos damos cuenta de que el Opus Dei lo "hemos criado nosotros", es decir, que arraiga en defectos "nacionales". Por ejemplo, lo del colegio de pago y el pijerío, pagar mucho, garantía de que el colegio va a ser de primera clase. Nada más lejos de la realidad, pero esa propaganda ha calado. Y dura hasta hoy.

En cuanto al declive que dices actual, puede que ya no haya tantas numerarias y numerarios. En los 70, 80 er los centros de estudio de jóvenes numerarios/as eran abundantes y estaban llenos. Había en Pamplona, en Madrid dos, en Sevilla, Santiago, Valladolid, Granada, Valencia, Zaragoza. Sólo de chicas. Algunas de esas casas como la de Pamplona llegaban hasta los 100 ocupantes. Hoy en día es probable que ya no entre tanta gente joven como en aquellos tiempos. Los efectivos de numerarias han bajado. Sin embargo, no obstante y en eso yo no veo decadencia ninguna, aunque no tengan gente las casas las siguen teniendo. Son inmuebles caros y grandes. Hay algunos que son "palacetes" construidos ex profeso, como todos los edificios de la universidad de Navarra, o algunas casas de retiro. Otras son casas en el campo que en su día fueron regaladas o compradas a precio de saldo y que hay que verlas. De verdad que merecería catálogo aparte con fotos que pudiéramos admirar los distintos "castillos" estilo parador nacional esparcidos por la geografía española: Islabe en Derio (Vizcaya), Castelldaura en Barcelona, La Lloma en Valencia, El Rincón en Valladolid, Molinoviejo en Segovia, La Pililla en Avila, El Rubín de Baeza, La Casería en Granada, Torreciudad y su complejo turístico religioso donde hay un par de casas de convivencia... y esto es sólo las casas más destacadas. Hay otras casas en el campo más humildes, como la de Obanos (Navarra), o la de Urriza (Navarra), que fue un antiguo hotel, no llegan a palacio renacentista pero es una casa del pueblo que no se puede permitir todo el mundo. De esas hay un enjambre.
Y los pisos en las ciudades, una casa de 12 numerarias se hace juntando cuatro o cinco pisos unifamiliares, donde además de tu habitación todo completo hay que poner un oratorio, varios cuartos de estar y salitas, despachos, cocina, office, planchero, habitaciones para las empleadas domésticas.... Cuando eres joven sin salir del cascarón y te han criado ahí, no se valora todo el dineral que eso debe de suponer. Hoy sí lo valoro, porque he aprendido lo que significa tener una casa y como para eso es preciso unos ingresos.

Y  en el Opus Dei muchas de las usuarias numerarias de esos palacios y pisos no tienen un empleo. Y por eso es por lo que digo que aunque hayan bajado los efectivos de "tropa", no han bajado ni mucho menos lo que es el capital en efectivo e inmobiliario del Opus Dei. Al revés, como son menos tocan a más. Por eso la decadencia del Opus Dei la pongo seriamente en duda.
Sí en cuanto a ideología, la sociedad española ha cambiado mucho. Si dices "Trento" hoy en el instituto y nadie te entiende de que estás hablando

Pero queda la parte de infuencia del Opus Dei en la iglesia actual.  Escrivá, el hombre ejemplar, murió sin olerla tan siquiera. En  1975, a su muerte (mismo año que Franco), estaban en Roma desde hacía más de 30 años, eran una "orden" más en su Villa Tevere de Bruno Buozzi. Escrivá no había conseguido ser obispo, otra fuente de frustración para este "maricomplejines". Y creo que el único prelado perteneciente al Opus Dei era Orbegozo en Yauyos (Perú). Había algunos curas numerarios trabajando en el Vaticano, pero poca cosa, Herranz, Alvaro del Portillo... nada destacable.

Una vez que consiguieron colocar en 1978 al cardenal Wojtila de papa, la carrera del Opus Dei a las alturas de la iglesia y su introducción en los diferentes dicasterios romanos ha sido meteórica. Ya hay tres o cuatro cardenales (electores y elegibles como papa) que son numerarios. Obispos en América latina una buena porción. En España tenemos uno (Tarragona). Han creado su propia universidad romana, la de la Santa Cruz, antes los numerarios tenían que irse a las universidades de dominicos y otras órdenes religiosas para estudiar teología y derecho canónico.

Son ellos los "incumplidores" del derecho canónico a los que el Papa ha nombrado para que vigilen sobre el cumplimiento del derecho canónico en la iglesia.

Durante la etapa de Juan Pablo II, un numerario estuvo al frente de la oficina de prensa del Vaticano y contribuyó a la creación y venta de ese producto de marketing que en el fondo fue dicho papa. Cualquiera que lleve años dentro de la iglesia y siguiendo la actualidad observa la regresión que se ha producido, con el polaco y ahora con Ratzinger, dentro de la iglesia católica, con el reforzamiento del clericalismo y la ausencia de colegialidad episcopal. Las reformas importantes del Vaticano II, dar más importancia a los laicos, que los obispos decidieran juntos, son hoy agua de borrajas. En la actualidad la iglesia es una especie de pirámide donde sólo se oye una voz, la de Roma. Y eso es exactamente lo mismo que ocurre en el Opus Dei. Pero por ahí no iban los tiros en los años del concilio inaugurado por Juan XXIII. Concilio importantisimo en el que  el Opus Dei no tuvo nada que ver. Estaban rabiando en su rincón de ver la apertura de esos años. Pero han conseguido llegar a ser protagonistas.

La inquisición romana funcionó con Juan Pablo II contra los teólogos de América como en el siglo XVI, han barrido de la iglesia a un montón de teólogos "audaces", con los pies en el mundo de hoy y con bastante más fundamento intelectual que Wojtila, al que el Opus Dei nos quería hacer pasar por el gran pensador que no era. Tampoco Ratzinger es tan genial, lo hubiera sido probablemente si en vez de meterse por la línea de ser obispo y escalar puestos de poder, hubiera seguido por la de teólogo. Pero hoy en día "o lo uno o lo otro".
En fin, que en muchas de las destituciones de obispos, persecuciones de teólogos y de curas, persecuciones inmisericordes, sin dar opción a defenderse, por un "quítame allí esa expresión poco ortodoxa" se ve la mano del Opus Dei. Ellos son la inquisición, ellos son los que donde ponen el ojo ponen la bala, y van barriendo con cualquier figura que pueda resultar más abierta dentro de la iglesia.
La pena es que procuran no salir en la foto, así la mala fama se la llevan otros. Pero a mí no me cabe duda de que el estilo de muchas de las cosas absurdas que se están viviendo hoy dentro del catolicismo provienen de esta gente que se mueven siempre en la sombra.

Todo este rollo para justificar que la decadencia en algunos aspectos, sí. Pero mientras sigan teniendo tanto poder inmobiliario y dinerario y no se les pida cuenta estrecha como se nos pide a los de a pie, yo moderaría ese diagnóstico. Y mientras sigan nombrando curas del Opus Dei para comisiones vaticanas varias, cada vez más son más, tampoco podemos hablar de decadencia.

Más bien hoy han conseguido la infiltración en la iglesia que el fundador murió sin ver. Y me he dejado por el camino el asunto dinerario, es decir, con el dinero el Opus Dei ha sacado al Vaticano de embrollos varios, como ocurrió después del escándalo del Ambrosiano. Y seguro que han puesto sus arcas a disposición por tal de seguir subiendo.

Me dejo de lado la cantidad de fiscales, jueces, opusinos y amigos en la administración del estado español que están ahí para el roto y el descosido. De ello Isabel sabe. Siguen intentando sacar las oposiciones, es fundamental para todos sus variados chanchullos. Más los catedráticos/as. Que también tienen función de maquillaje cultural.

Ahora bien, si todo esto tiene alguna relación con los cuatro evangelios y el mensaje de Jesús de Nazaret, que venga el mismo y lo vea.

Comentarios

Marcos de Peralta ha dicho que…
Bueno, bueno, si la provocación ha servido para sacarte esta brillante intervención, bienvenida sea.

Muy interesante, Ana.

"Nunca ha habido un florecimiento cultural y artístico, filosófico en el Opus Dei. Ha habido éxito social, mucha gente que entra porque es un club donde te relacionas con gente bien. Ahí es donde veo la deficiencia de la comparación con el imperio romano que tuvo sus momentos culturales esplendorosos".

Toda la razón. Aunque en parte puede decirse (con gran precaución)lo mismo del Imperio: usurpaba la cultura helénica y le daba amplitud en el espacio y duración en el tiempo, algo en lo que el macedonio no llegó a triunfar.

La alta cultura romana no llegó nunca al nivel de la griega. Pero los post-etruscos tuvieron éxito porque extendieron y perfeccionaron los resortes del poder y de la dominación por la fuerza: código de leyes, juicios, ejército, logística, divinización del "emperador", culto a la personalidad desaforado.

Como el Opus. Normas, control, parcelación de la información, culto a la personalidad, juicios, etc.

Ya Maquiavelo dejó escrito que es más práctico ser temido que ser admirado/amado. Es mucho más efectivo. Más duradero. Más "útil". Es triste pero es así.

Pues estos pretenden usurpar lo excelso de la religión cristiana y lo prostituyen. Torpemente, además.

Otros lo hacían más sutilmente y con mayor estilo.

Y en tiempos de proceso de secularización avanzado les sirve de coartada para presentarse como héroes. Justo lo contrario de lo que son. Pero en España hay poco pensamiento, poca reflexión, mucha propaganda y repetición. Así han calado.

"Una vez que consiguieron colocar en 1978 al cardenal Wojtila de papa, la carrera del Opus Dei a las alturas de la iglesia y su introducción en los diferentes dicasterios romanos ha sido meteórica".

En efecto. Pero puede ser el "canto del cisne".

"Durante la etapa de Juan Pablo II, un numerario estuvo al frente de la oficina de prensa del Vaticano y contribuyó a la creación y venta de ese producto de marketing que en el fondo fue dicho papa. Cualquiera que lleve años dentro de la iglesia y siguiendo la actualidad observa la regresión que se ha producido, con el polaco y ahora con Ratzinger, dentro de la iglesia católica, con el reforzamiento del clericalismo y la ausencia de colegialidad episcopal. Las reformas importantes del Vaticano II, dar más importancia a los laicos, que los obispos decidieran juntos, son hoy agua de borrajas. En la actualidad la iglesia es una especie de pirámide donde sólo se oye una voz, la de Roma. Y eso es exactamente lo mismo que ocurre en el Opus Dei. Pero por ahí no iban los tiros en los años del concilio inaugurado por Juan XXIII. Concilio importantisimo en el que el Opus Dei no tuvo nada que ver. Estaban rabiando en su rincón de ver la apertura de esos años. Pero han conseguido llegar a ser protagonistas.

La pena es que procuran no salir en la foto, así la mala fama se la llevan otros. Pero a mí no me cabe duda de que el estilo de muchas de las cosas absurdas que se están viviendo hoy dentro del catolicismo provienen de esta gente que se mueven siempre en la sombra".

Toda la razón.
Marcos de Peralta ha dicho que…
En resumidas cuentas, el "esplendor" del Imperio romano fue un esplendor terrenal en el peor sentido. Sociedad de castas, con esclavos, materialista, hipócrita, mucho circo, culto a la personalidad, expansionismo militar, sometimiento de pueblos, observancia de la ley, pedir dinero por cualquier cosa, no darlo nunca. Pérdida de la brújula ética. Racionalismo estrictamente economicista. Corrupción, sumisión y servidumbre voluntaria. Envenenan a uno, difaman a otro, venden a un tercero.

Nada ético nos deja el Imperio.

Como el Opus.
Miriam González ha dicho que…
¡¡¡Esto se pone interesante!!!
Jennifer ha dicho que…
Ana, de los grandes colegios mayores, que en realidad eran centro de estudios de numerarias te dejas BONAIGUA en Barcelona, ubicado en plena Diagonal-Pedralbes. Yo lo estrené allá por 1979-1980. Dejamos el caserón de Esplugas de Llobregat (Dársena), donde estaba también la Delegación y nos trasladamos a Bonaigua. Inauguraron también el colegio menor TERRALTA (la administración del colegio mayor)y la Iglesia semipública anexa. Muchas numerarias de Zaragoza nos ibamos a Barcelona al Centro de Estudios porque en Zaragoza no había y porque eso de tener a la familia lejos nos iba muy bien para fomentar el desprendimiento de la "familia de sangre". Para mi fue toda una aventura irme de casa con 16 años para hacer el COU en Canigó (colegio de fomento) mientras hacía el Centro de Estudios. Fue también un esfuerzo sobrehumano compatibilizar todo.
Me gustaría saber a qué dedican hoy en día semejantes instalaciones. Dudo mucho que haya tántas numerarias como había entonces.
Coincido plenamente contigo que el opus dei se ha hecho muy poderoso e influyente. Los supernumerarios son la cara bonita y los que pasan desapercibidos pero están ahí y muchos son grandes fortunas, aunque otros me consta que no. Crisis de vocaciones de numerarios/as SEGURO. No sé cómo saldrán adelante. Lo que sospecho es que los numerarios se tendrán que dedicar, la mayoría, a las labores internas, a no ser que pongan a los supernumerarios a dar charlas, atender cursos de retiro, recibir confidencias y redactar informes.
Lo triste es que tengo yo dos sobrinas numerarias, están en la universidad. Me gustará ver la cara de mi hermana y mi cuñado cuando comprueben cómo después de tanto esfuerzo sus hijas acaban de "funcionarias del opus dei" y no llegan a ejercer sus carreras. Las condiciones de trabajo en este tipo de tareas internas no se las deseo a mi peor enemigo.
Anónimo ha dicho que…
Juan Pablo II canonizó a San Josemaría, y no a San José María. Lo que quiere decir que en lugar de canonizar al niño que recibió y bautizó, según dice su partida de bautizmo, canonizó al mito de San Josemaría. Es decir, canonizó a la narrativa del opus dei y a su nueva criatura.
Anónimo ha dicho que…
Completamente de acuerdo con el comentario anterior. Es la misma conclusión a la que yo he llegado, no sé si para justificarme a mi misma este grandísimo error de la Iglesia, a la que quiero y a la que pertenezco.
Para mí se ha canonizado un mito que nunca existió: de San Josemaria a José Maria Escriba Albás hay un abismo infranqueable: el que separa la ficción a la realidad.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA