AVENTURAS NOCTURNAS

Recordando las visitas de pobres.

Hay un poco de humor no sé si malintencionado en la forma de dar la noticia. Pero me parece excelente el final de la misma, ¿Dónde se podía encontrar un Papa de incógnito? Depende de quien estemos hablando. De este o del anterior. A veces una imagen vale más que mil palabras.



El Papa abraza Vinicio Riva, aquejado de neurofibromatosis

Cuando era arzobispo solía ir a las calles para sentarse y comer con los sin techo. Como Papa no es posible.Pero el periódico «Huffington Post»  afrima que deja su residencia para ir a buscar a los necesitados para lo que se viste como un cura de a pie. El periódico cita fuentes fidedignas. El Arzobispo Krajewsi que es el "limosnero del Papa" asegura que cuando le dice que va a salir, se arriesga a que el Papa vaya con él.

El jefe de la guardia suiza por su parte Urs Breitenmoser lo desmiente. Es cierto que a Francisco le gusta el contacto con la gente. Pero aunque la historia de las salidas nocturnas del Papa suene fascinante no se corresponde con la realidad. Por el contrario los guardias suizos, libremente, hacen obras de caridad con los sin techo.

Krajewski asegura que el Papa ha dado un nuevo empuje al trabajo del limosnero. En cuanto lo nombró, Francisco le dijo que podía vender su escritorio. "No lo necesitas, no tienes que esperar a que la gente llame a tu puerta. Tienes que salir e ir al encuentro de los pobres."

Kraeiwski se toma su trabajo muy en serio. Cada mañana le llega un paquete de cartas pidiendo ayuda al Papa.Este polaco que fue un estrecho colaborador de Juan Pablo II, recibe indicaciones de Francisco: "ya sabes lo que tienes que hacer", "ve y busca a esa persona".
Don Corrado como se le llama en Roma a Krajewski visita cada día las residencias de ancianos y los comedores sociales. Tras la catástrofe de Lampedusa en la que murieron más de 350 inmigrantes, don Conrado viajó a la isla, con 1600 tarjetas telefónicas para que los supervivientes pudieran llamar a su familiares. El limosnero se preocupó junto con la policía de albergar a los inmigrantes. El papa le dijo que no estuviera con ellos sólo 15 minutos, sino media hora o una hora.

Aunque no acompañe a su limosnero en estas salidas no sería la primera vez que un Papa sale del Vaticano en secreto.
Juan XXIII se paseaba por Roma de noche. Pío XII se habría vestido de franciscano para ayudar a los judíos a huir durante la segunda guerra mundial. Incluso una vez se encontraron a Benedictro XVI visitando una exposición de arte. Dicen.




Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD