Ir al contenido principal

LAS CUENTAS VACÍAS

En algún momento del artículo Bastante confunde Tubinga con Ratisbona. Ratisbona es la sede teológica "conservadora" en la que recaló Ratzinger tras los sucesos del 68 que despertaron su temor y por tanto el espíritu retrógrado y autoritario. El amor por  la liturgia, la  música clásica en los oficios religiosos y el uso del latín ha sido siempre un signo distintivo de sus gustos. Liturgia es en griego "hacer presente la verdad". Un hombre de su supuesta talla intelectual está increiblemente apegado a una determinada forma de "hacer presente la verdad", como si la verdad compareciera en una determinada manifestación artística de una religión, cuando inicialmente el mensaje nada tiene que ver con movimientos artísticos.
Ahora los creyentes no sólo leen que el Papa está más cerca de una iglesia abollada, herida y sucia que de una iglesia enferma de encierro en si misma y en su comodidad. Su iglesia, dice Francisco, se ha quedado sin alegría y sin amor. Es tiempo de una renovación inaplazable. A partir del mandamiento fundamental del amor el Papa habla de máximas revolucionarias: no al endiosamiento del dinero, no a la desigualdad social, no a la inercia del corazón.  La lucha contra la insensibilidad empieza en la propia casa.
Muchos cardenales murmuran: "¡este Papa va a arruinar la iglesia! Reprocha más pecados al clero que a los que están fuera de la iglesia. Cubre a la iglesia con ramas secas. Quiere endurecerla a través de sus debilidades. En el Vaticano, el Kremlin católico, a veces se dice de a la vez Francisco y Gorbachov.
La revolución empieza por el desayuno en la casa de santa Marta donde vive el Papa. No ocupa ninguna mesa particular en el comedor, él mismo se sirve la comida y  se sienta entre los demás. Tras el desayuno sube a trabajar al palacio apostólico, a la secretaría de Estado, donde están los frescos, los viejos mapamundis que dan la impresión de estar muy arriba. Como señor del mundo.
Pero él se interesa por los que están abajo.
Muchos católicos, cuyo día a día poco tiene que ver con lo que un hombre anciano dice en Roma apenas pueden creerlo: por fin el Papa quiere saber sobre sus vidas. Por fin alguien desde la silla de terciopelo dice que la denuncia, la amenaza, sembrar el miedo, marginar no son virtudes cristianas.  Por fin se derrumba el sistema de castigo a los disidentes y de premio a los fieles seguidores. No se prohibe enseñar, escribir, pensar.
El hombre de Buenos Aires, más valiente que lo que se esperaba, no tiene interés en amargar la vida a los demás, ya no ve enemigos por todas partes.  Vuelven a chocar el "hombre de los cines y de los tangos" y el guardián alemán de la fe, Müller, mano de hierro en guante de terciopelo.
Este, casi desesperado, insiste en que hay que cumplir las normas. Si Francisco habla de la misericordia con los divorciados vueltos a casar, Müller se descuelga en el Osservatore romano, el Pravda del Vaticano con un artículo: la comunión de los divorciados está fuera del programa.  Roma locuta, causa finita: Roma ha hablado, no hay más que decir.
Antiguamente esta prohibición habría bastado para disipar las dudas. Ahora las dudas vienen de arriba. Y los cardenales que están justo debajo, cuestionan el poder de Müller. El primero el cardenal Reinhard Marx de Munich. "¿No habrá piedad con los divorciados vueltos a casar? El Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe no puede clausurar el debate." Un poco después se encienden otras pequeñas luces como la del obispo de Tréveris con declaraciones similares.
En esta perestroika eclesial no está claro quien es un renegado avispado en el juego del poder y quien dice ahora libremente lo que siempre pensó.

 
Mientras el Inquisidor Müller lucha por seguir influyendo en la iglesia. Francisco ha establecido un nuevo gobierno supremo compuesto de nuevos adevenedizos al gremio.
Regularmente llama a 8 cardenales de todos los continente, un G8 católico, apenas menos internacional que la cumbre de todos los jefes de estado mundiales. Esta semana se vuelven a encontrar, el cardenal Marx, el único alemán, tiene que refrescar su rudimentario italiano. No hay ningún intérprete en la mesa, tampoco ningún secretario y los temas de conversación son explosivos.
La escena tiene pinta de una conspiración, salvo que el jefe está presente. Se sientan en algún lugar del Vaticano, nueve cabezas, aparentemente no hace falta ni una más, para regir a mil millones de católicos. Lo que parecía imposible en el gobierno central de la iglesia con todos los dicasterios, eminencias, excelencias, prelados honoríficos y protonotarios, ocurre aquí de manera sencilla. Sigue estando vigente la constitución del estado eclesiástico absoluto, con un papa que personalmente tiene el poder legislativo, ejecutivo y judicial como concepto que resume la negación del progreso. Así se muestra que puede ser muy refrescante terminar con el absolutismo.
El arzobispo Müller – no hay que decirlo– no está presente. Mientras el Papa planea su revuelta,  Müller pasea por Via della Conciliazione. Esta calle es un paseo de 500 metros que une la plaza de san Pedro con el río Tiber, una calle muy conocida en el mundo entero por la televisión. A la ida hacia el hotel Columbus, Müller intenta obstinadamente convencer a los periodistas de su punto de vista.
En ningún otro lugar del mundo están amigos y enemigos en lucha por el poder concentrados en cuatrocientos metros. Lo que hace el asunto fascinante para los espectadores. Y para los combatientes tan peligroso.
Los sillones del palacio apostólico siguen teniendo brazos dorados y las paredes siguen recubiertas de damasco. Pero el hombre que recibe aquí habla de una vida que lo parte en dos.  Georg Gänswein lleva una existencia hasta la dimisión del papa Benedicto tan inimaginable, como ahora torturante: Durante el día debe servir al nuevo papa, por las noches al antiguo papa, son dos señores lo más diferentes que un servidor se pueda imaginar.
Para él la renuncia de Benedicto ha sido una amputación. Hay sangre en otras imágenes del lenguaje con las que Gänswein describe, como ha cambiado su vida, desde que el antiguo señor se retiró.
Durante ocho años Gänswein fue el monseñor más conocido del Palacio Apostólico: como secretario del Papa dirigía quién  y cuando accedía al papa así como todos sus asuntos.  Como  "George Clooney del Vaticano" tanto admiradores como detractores hablan de su estilo y elegancia que le valió ocupar la portada del Vanity Fair. Sobre todo Gänswein era el intendente de la casa de Benedicto. Joseph Ratzinger tenía que llevar al Papado con ayuda de Gänswein nueva sangre a la lucha contra el igualitarismo y el relativismo. De 2005 a 2013 dió todo y recibió mucho.
Gänswein juró fidelidad a Razinger en la vida y en la muerte. Ahora dice:  "Tengo la impresión de vivir en dos mundos. Tengo que ser sincero conmigo mismo, es doloroso hacerme a mi nuevo papel."
El nuevo papel son también cuestiones críticas. Los enemigos de Gänswein dicen, que el mismo secretario había debilitado al propio Benedicto, porque se había extralimitado en sus funciones y  había tomado decisiones "según la mente del Papa" sin esperar a su consentimiento expreso. Qué absurdo, el Vaticano estaba en lo más caótico, cuando Benedicto mandaba: intrigas, luchas internas, amiguismo en lo más alto, todo robó las últimas fuerzas a Benedicto. Señala que también un papa puede capitular. Quizás incluso abrir la puerta a los cambios.
Justo antes del final, Benedicto elevó a Gänswein al episcopado y le hizo Prefecto de la casa del Papa. Franciso le pidió que continuara ejerciendo este oficio ceremonial  que le permite seguir al lado del Papa. "Si es su voluntad obedeceré." Tiene por tanto dos oficios y se sienta entre dos sillas. Ningún título le puede engañar sobre el hecho de que ha perdido el lugar central de la iglesia católica.
El nuevo en la casa ha introducido muchas novedades. A Gänswein no le puede gustar mucho. Quizás más que su propio amo Gänswein es un sumo sacerdote de la tradición, no porque vea en ella un dictado de la forma sino porque le parece que es un condensado de la sabiduría eclesial. Lo que ha enfurecido a Gänswein es que Francisco no quiera vivir en el palacio apostólico porque los pasillos que conducen a las habitaciones papales le ponen triste y porque quiere vivir con la gente.
Gänswein ha visto en este gesto no sólo una ruptura con la tradición sino una afrenta al predecesor, a todos los predecesores. ¿No era Benedicto humilde?  No ocupó las habitaciones del Papa por egoísmo. Esas habitaciones expresan el lugar que el santo padre tiene en la iglesia.  La controversia está por tanto concluida, dice Gänswein, a veces el nuevo papa y el antiguo secretario bromean sobre los motivos espirituales que condujeron a Francisco a no entrar en el palacio. Un alivio en la inquietud que todavía domina la relación entre ambos.  "Cada día espero que es lo nuevo, que otra cosa va a cambiar", dice  Gänswein.
El secretario se siente unido a su antiguo juramento de fidelidad a Benedicto. A partir de las 21 horas se ocupa de todo lo relativo a Benedicto al que Gänswein sigue llamando santo padre.
"Sólo hay un un papa", dice, y suena como si fuera una llamada de atención a sí mismo.

Pietro Zander, el jefe de los arqueólogos del Vaticano, es amigo del Papa emérito.  Frente a los periodistas no quiere ocultar las nuevas medidas de seguridad para las audiencias generales en la plaza de san Pedro. Las masas de gente son por ahora el gran problema de Zander. Los fieles corren tras el nuevo Papa como si fuera un buda. 
Antes la plaza de san Pedro se llenaba a mitad, hoy la gente desborda hasta la Vía della Conciliazione. Esta calle se ha convertido en una especie de desagüadero para todos los que más o menos religiosos, quieren echar una mirada al Papa. La gente se queda en la calle, bajo las ventanas de la vivienda del arzobispo Müller, dándole la espalda. 
La audiencia general es los miércoles. Las gentes de Zander cierran la calle al tráfico ya el martes por la tarde, y no quitan la verja de la plaza.
Si Zander habla de que los "cimientos tiemblan", se refiere a algunas piedras y no a las certezas. Su preocupación son las masas que tras las audiencias entran en la catedral de san Pedro. La basílica acoge cada día a más de 30.000 personas, según él es una catástrofe para la conservación del edificio. Pero no puede cerrar las puertas de la iglesia que está sobre la tumba de Pedro. Una basílica cerrada sería una señal fatal. ¿Qué hacer? Zander sonríe. Se ha propuesto tener la audiencia general en otro lugar, en un estadio, pero rápidamente se desechó la idea. En lugar de ello se ha pensado en tener una segunda audiencia, los sábados. Probablemente están rezando para que sea suficiente.
El pueblo cristiano ama a Franzisco, y él les corresponde. Desde que decidió preguntar a los fieles sobre el matrimonio, la familia y la moral sexual su afán de reforma ha llegado al último pueblo. Una petición al pueblo lanzada desde arriba, un plebiscito así no se ha visto nunca en la iglesia. El Papa quiere saber por ejemplo que esperan los fieles de la iglesia en las situaciones difíciles de los matrimonios, cuál podría ser la atención pastoral para las personas del mismo sexo que vivan en pareja, si alguien se siente herido por la iglesia. 
Sobre las respuestas a las preguntas de Francisco hablarán varios cientos de castos hombres en el próximo otoño en un sínodo de obispos. En los obispados alemanes los jefes se extrañan de una idea que le ha valido muchas líneas en la prensa al Papa pero que para los obispados sólo les supone trabajo. ¿Quién reportara a partir desde qué ángulo de la iglesia? ¿quién reunirá los resultados? ¿cómo llegará la conferencia episcopal a un resultado unitario?
La mayoría de los obispos alemanes han puesto los ruegos de Roma, el plazo de retirada termina en esta o la próxima semana.
La iglesia controla con precisión cuando se permite la práctica del sexo. Las altas jerarquias, los Papas, los prefectos han trabajado hasta el agotamiento sobre el bajo vientre de su pueblo. Pero sin mucho éxito: En Alemania más del 90 por ciento de los católicos actúa de forma diferente a lo permitido por el Vaticano. El restante diez por cien que se atienen a la regla son los invitados frikis de los debates televisivos. El Papa que se obliga a sí mismo a la castidad, duda abiertamente de que un hombre que vive solo sea el mejor consejero para todos los asuntos de la vida, en especial para los amorosos. 
Que Francisco adapte su enseñanza a los resultados de la encuesta es bastante improbable, y contiene una gran carga de potencial de desencanto como el de Obama. Un Papa no es proveedor de servicios y el cristianismo no es ningún buffet que se pueda organizar a gusto. Pero la encuesta de Francisco muestra, que tiene muy en cuenta al pueblo y menos al alto clero. La curia le llamó una vez "lepra" .
En los escritos de la congregación de la doctrina de la fe no suelen aparecer hombres de carne y hueso. Francisco elogia al hombre sencillo del pueblo. Pocas veces olvida nombrar a su abuela Rosa. Cuando habla de misericordia, habla de hombres misericordiosos con los que el se ha encontrado. La mayoría son madres. El hombre no sólo tiene una carrera eclesiástica, también una biografía. Y no tiene ningún miedo de las mujeres, ni siquiera de las jóvenes y bellas.  
Su invento revolucionario es un consejo asesor formado por siete laicos y un sacerdote, que trabaja continuamente con él y el G8 reformador. Los consejeros deben reformar las finanzas del Vaticano y reponer la credibilidad después del Vatileaks.  La falta de transparencia y las peleas de poder desencadenaron la dimisión del anciano papa. Los documentos secretos fueron robados del escritorio del Papa. Ahora hay que hacer que todos los cajones sean transparentes.  
Quien empieza con este trabajo aterriza rápidamente en asuntos de poder: sobre todo en la decisión de si la iglesia debe ser rica o pobre, si debe tomar o dar. ¿Se puede hacer el bien con dinero negro? Las fuentes de la riqueza católica son a veces turbias, los métodos de gestión del banco Vaticano son cualquier cosa menos santos. 
Al consejo de expertos financieros de Francisco pertenecen un revisor de cuentas español, un experto alemán procedente de una compañía aseguradora, un manager francés, un antiguo ministro de asuntos exteriores de Singapur y una mujer joven: la especialista en comunicación italiana Francesca Immacolata Chaouqui, salida de la consultora Ernst & Amp.
Incluso en las jerarquías de la iglesia nadie sabe con detalle qué busca Francesca en los balances del estado de la iglesia, y su atractivo ha provocado abundante murmullo en el Vaticano, en la prensa y en internet. 
Antes las mujeres que estaban cerca del Papa eran sobre todo cocineras o secretarias.  Chaouqui, de 30 años, estudió derecho y tiene una responsabilidad en el gobierno en la sombra del papa. Su tarea como la de los otros laicos es aclarar el capitalismo de la propia institución. Francesca es seguramente competente. (Me temo que no, es otra opusina colocada. Lo mismo que el contable español) Durante la crisis financiera trabajó como experta de comunicación para la firma de consultores Orrick, Herrington &  el banco Lehman Brothers.
Antiguamente para hacer una carrera en el Vaticano no se necesitaba tanto competencia como obediencia de cadáver. Ahora los laicos, que se han cualificado por entender de las cosas, controlan a los poderosos ancianos.
Francisco explicó sus planes revolucionarios en el precónclave. Para ello fue elegido. Sus adeptos se preguntan ahora: ¿Cuánto tiempo le queda a este Papa? 
Francisco sólo tiene un lóbulo pulmonar, justo antes de navidad cumplirá 77 años. Muchos hombres en sus despachos del Vaticano esperan sólo que le falte el aire definitivamente. Los tradicionalistas le echan en cara que en Lampedusa convirtió un viejo barco en altar y a la vez tienen miedo. Ha criticado su catolicismo dorado. De momento los amantes del esplendor y la gloria hibernan y esperan que llegue su hora. 
Muy pronto empezó a correr por Roma el rumor de que Francisco vivía peligrosamente. Arriesga mucho cuando se ocupa más de las bases de izquierda que de los círculos romanos de derechas. Y es francamente temerario limpiar el banco vaticano. ¿Será un día envenenado en la casa de santa Marta o aparecerá muerto en el Tíber?
En estos días se habla ostentosamente en el Vaticano de todas las posibles muertes no naturales del Papa y a menudo en forma negativa: "No digo que alguien haga algo en el té mañana..." Dice un religioso con un alto cargo en su Orden, y habla sobre el número de enemigos, de ofendidos y de todos los que se sienten postergados por el Papa.
¿No aparecen paralelos con Juan Pablo I? el papa no dogmático que siguió al rígido Pablo VI.  El llamado "Papa de la sonrisa". También  Juan Pablo I tuvo supuestamente que vérselas con la curia y el banco Vaticano hasta que todo terminó. 33 días justo después de haber sido elegido el Papa estaba muerto.

35 años más tarde un Papa se mueve con inocente seguridad en este aparato cortesano. Sin embargo una persona de dentro del Vaticano dice: "no hace falta veneno. Desde Benedicto un Papa puede retirarse..."  
Francisco derrama la energía del neófito, no se le ve cansancio ninguno. Sin embargo nada es permanente. El Papa ha estrechado lazos con el pueblo y en tiempos de crisis su bondad puede caer pronto bajo la amenaza de ser una mera fachada. Pronto puede no ser suficiente, el que pregunta recibirá respuestas, se deben de poner en pie las novedades. Ya basta de discriminar a las mujeres, a los homosexuales y a los protestantes. Si no se atreve a hacerlo entonces una gran sensación se convertirá rápidamente en nada. 
El papa ha empezado un par de proyectos prácticos. Un fondo papal para víctimas de catástrofes, se llamará "Misericordia". Francisco quiere que la iglesia no sea la última en ayudar a los pobres sino la primera. Las iglesias y los conventos tienen que abrir sus puertas a los refugiados, deben acoger también a los que piden asilo en Europa. Y para un hombre llamado  Konrad Krajewski el Papa ha pensado en un encargo preciso.
Krajewski es el nuevo limosnero papal, un alto funcionario. Su despacho está a la sombra de la basílica de san Pedro. Los predecesores de  Krajewski dieron dinero para los necesitados desde el mismo escritorio. Este polaco de 50 años ya no tiene que esperar sentado en el escritorio porque fuera está la vida, la pobreza. Por las noches los sin techo se refugian bajo las columnas renovadas que cierran el perímetro de la plaza de san Pedro.
Al atardecer, como el Papa quiere,  Krajewski conduce su pequeño Fiat por la ciudad, buscando a los pobres y sin techo, acompañado de cuatro guardias suizos que hablan cuatro idiomas. Reparte dinero del Papa. Y dado que Roma es demasiado grande para recorrerla con un solo coche, cada semana envía más de cien cheques de un máximo de 1000 euros a las parroquias de Roma para que ayuden a los pobres. 
"El Papa quiere que no esperemos a la gente sino que vayamos hacia ellos", dice Krajewski. "Me ha dicho que mi cuenta está en orden cuando está vacía"
Franzisco quiere que la iglesia recupere su credibilidad. La cuenta vacía es el capital del Papa. 
Firmado por Marco Ansaldo y Wolfgang Thielmann

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Menuda herencia ha recibido... Espero no confundirme. Al papa Francisco no le queda mucho

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2013/12/17/el-cardenal-burke-contra-francisco-no-creo-que-la-evangelii-gaudim-este-destinada-a-formar-parte-del-magisterio-papal-religion-iglesia-vaticano.shtml
Noelia Casanova ha dicho que…
El País
Pedro Espinosa, Cádiz, 20/12/2013
El PP de Sanlúcar sirvió zumos del Banco de Alimentos en su desayuno navideño

"Un error lamentable". Con estas tres palabras, el PP de Sanlúcar (Cádiz) ha justificado que durante su desayuno navideño con los medios de comunicación sirviera zumos envasados por el Banco de Alimentos que deben ser repartidos entre gente necesitada. "Estábamos recogiendo alimentos en la sede y, por una confusión, se sirvieron esos zumos", ha explicado Regina Arocha, miembro de la comisión local del PP y organizadora del desayuno. El PSOE cree, en cambio, que lo ocurrido es "una barbaridad" y ha exigido a la portavoz del PP de Cádiz y candidata a la alcaldía, Ana Mestre, que dimita porque sus disculpas no son suficientes.

El Banco de Alimentos Solidarios presentó en mayo un envase especial de zumos preparado con frutas a punto de caducar para dar un mayor aprovechamiento a productos que, de otra forma, se hubiesen tirado a la basura. Los zumos no se ponían a la venta sino que eran repartidos en los paquetes preparados para el reparto de comida en residencias, albergues, parroquias y otros lugares donde acude gente necesitada o en riesgo de exclusión. Arocha, organizadora del desayuno, explicó que su partido llevaba varios días acumulando alimentos en la sede y que, a la hora de colocar los productos para servir a la prensa y miembros del PP, hubo una confusión. Es el motivo por el que, según ella, se pusieron sobre la mesa esos zumos para gente necesitada con el sello del Banco de Alimentos, una imagen que ha alcanzado enorme difusión en las redes sociales.

Arocha sostiene que no hubo "mala fe" pero no ha aclarado por qué, entre los alimentos que el PP supuestamente recogía de donaciones particulares, había productos que sólo tiene el Banco de Alimentos, a priori uno de los receptores de esa campaña promovida por el PP. El presidente del Banco de Alimentos de Sanlúcar, Eduardo Merino, ha explicado que desconoce cómo pudieron llegar esos zumos al PP y ha descartado cualquier investigación. Se da la circunstancia de que es marido de una de las concejalas del PP presente en aquel desayuno

El presidente provincial del PP, Antonio Sanz, ha tratado de restar importancia a este "error lamentable". A su juicio, nadie debería intentar sacar rédito político de un acto "sin mala fe". Pero el PSOE ha exigido de inmediato la dimisión de Ana Mestre, cara visible del PP de Sanlúcar. "Aquí hay gente pasándolo muy mal para ver cómo el PP se reparte productos preparados para personas necesitadas. Es una barbaridad y no basta con pedir disculpas".
Noelia Casanova ha dicho que…
Cadena Ser
Javier Galicia, Alcalá de Henares, 28/05/2013
Vendía en su bar productos donados por el Banco de Alimentos
Según la denuncia de quien fuera cocinera del Bar 'Alcalá Fusión' ubicado en un polígono industrial de Alcalá de Henares, durante el tiempo que trabajó en el establecimiento era habitual descargar y despachar alimentos que contaban con el sello de la Unión Europea que indican que está prohibida su venta. Agentes de la comisaría complutense comprobaron, de incógnito, la veracidad de la denuncia y procedieron a la detención de la responsable del local, sobre quien constaban apuntes policiales previos por otras presuntas estafas

Ana María Doroteo, responsable de la ONG Calvicam, fue detenida el pasado 29 de abril en Alcalá de Henares tras ser denunciada por la cocinera de su negocio
La Jefatura Superior de Policía de Madrid confirma que el pasado 29 de abril agentes de la comisaría de Alcalá de Henares procedieron a la detención y puesta a disposición judicial de Ana María Doroteo, responsable de la ONG CALVICAM con sede en la localidad madrileña de Camarma de Esteruelas. La detención se produjo en el bar que esta regentaba en un polígono industrial de Alcalá de Henares en el que, según la denuncia, se despachaban productos obtenidos a través de la asociación desde el Banco de Alimentos de Madrid. Los agentes desplazados de incógnito al establecimiento tras la denuncia pudieron comprobarlo ya que algunos de esos productos procedentes de partidas solidarias de la Unión Europea, cuentan con un distintivo que indica claramente la prohibición de su venta al público


DEMASIADAS NOTICIAS SOBRE ROBO DE COMIDA PROCEDENTE DE LOS BANCOS DE ALIMENTOS... Y OTRA VEZ EN ALCALÁ DE HENARES, VAYA COINCIDENCIA. HACE MENOS DE UN MES DENUNCIÁBAMOS OTRO ROBO EN LOS COMENTARIOS A LA SIGUIENTE ENTRADA: VOCACIÓN

ESCRIBÍ EL COMENTARIO HACE POQUÍSIMO TIEMPO (26 DE NOVIEMBRE). RESUMEN:
Denuncian que alimentos de Cáritas acabaron en una hermandad rociera
Varios miembros de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Alcalá de Henares han denunciado que en la romería de este año y del pasado a la Aldea del Rocío se consumieron alimentos procedentes del Banco de Alimentos y pertenecientes a Cáritas
Anónimo ha dicho que…
¿Se destapará la otra olla? ¿En Roma se enteran de algo? ¿Se callarán hasta el próximo escándalo?

http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2013/12/20/felix-alarcon-la-legion-tal-como-la-entendiamos-deberia-ser-eliminada-religion-iglesia-maciel-abusos-sacerdote-papa-vaticano.shtml

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA