El monótono péndulo español

El propietario de “La Primitiva”  una tienda de comestibles en Pozoblanco  le habló sobre lo que hizo en la guerra, sobre los bandoleros de sierra Morena, los escarmientos de la guardia civil.


“Aconsejaría a cualquier país que se esté planteando una guerra civil que más vale cualquier cosa antes que llegar ahí. En esas guerras nadie gana. Estamos mucho peor ahora que en tiempos de la República. Las ejecuciones y represalias destruyen la nación. El odio que esto ha provocado durará cien años.”

El posadero, aún apoyando a Franco opina que todos son unos ladrones. Si los americanos hacen un préstamo hay que vigilar bien cómo se gasta. Sino todo el dinero irá a parar a los bolsillos de la alta burguesia. Brenan les informa sobre que en el extranjero se sabe que España es una dictadura pero no que se pasa tanta hambre.

El posadero se queja de que la dictadura era más fuerte al principio y ahora han aflojado:

“Deberían de castigar a los estraperlistas y obligar a los terratenientes a dar trabajo. Los ricos hacen lo que les da la gana, para ellos no existen las leyes. Ahora mismo tendrían que obligar a los propietarios a dar trabajo permanente no sólo estacional.

“Pero ¿cómo se puede hacer en los olivares?”

“Como se hace en otros países, cultivando mejor. No se podan los árboles ni se siembra alrededor de ellos. Los propietarios no están interesados en que se produzca más. Sólo quieren estar tranquilos y pagar lo menos posible. Desde Primo de Rivera no ha habido un buen gobierno.”

Ya no es tiempo de ideologías en España. En un país en el que la injusticia está en el aire, la fuerza de cualquier movimiento político la da el odio y la envidia… Haría falta un incremento de la producción mediante un esfuerzo sostenido. Esto distraería a los españoles de sus luchas futiles y habría que ponen en sus mentes la idea, nueva para ellos, de que la prosperidad es el resultado del trabajo y de una organización inteligente. Pero parece que este plan es demasiado utópico, ¿por qué dónde encontrar una fuerza que obligue a los terratenientes a alterar sus métodos de cultivo? Es difícil legislar para el campo, y los que poseen la tierra son maestros consumados en el arte de resistir pasivamente a las reformas.

 
Puertollano

Después de todo el paseo que llevaba Brenan por la miseria de España en Puertollano se encontró un cura párroco digno sucesor de los caballeros de la orden de Calatrava que le aleccionó sobre la preocupación de Franco por el pueblo, por perdonar a los condenados a muerte dándoles trabajo en las minas. Mientras el resto del mundo se ve sacudido por huelgas y manifestaciones en España se procede con orden.

Brenan se dice a sí mismo que más vale no discutir con los españoles sobre sus propios asuntos. Se le podría haber dicho al cura que sin el pronunciamiento de 1936 cuyos cabecillas empezaron matando nada de todo lo demás hubiera pasado. Pero claro, el cura habría recordado la revolución de Asturias de 1934 y la quema de iglesias del 31. Y así se puede llegar hasta las guerras carlistas y la constitución de Cádiz, pues cada acto de provocación lleva al siguiente. Algún día los españoles aprenderán que a la larga se pierde más por la lucha que por el compromiso, cuánto mayor es la victoria presente mayor será la derrota futura en estos casos. Nada hay más monótono que el péndulo español.

En Ciudad Real descubre la matanza llevada a cabo por los CNT, hombres jóvenes que llegaron de los pueblos de la sierra, pueblos cuyos campos daban poco y que ni siquiera tenían carretera de acceso. Iletrados, lo mismo les daba matar que no matar, que quemar altares e imágenes de semana santa como hicieron. Tiraron gente viva a las simas. El hombre que lo contaba decía que este era un país de caníbales en el que la mitad de la población se come a la otra mitad. Como ahora él pertenecía a los que comen o al menos mordisquean se considera de los caníbales. Había sido miembro de un sindicato católico y cuando estalló la guerra hubo de trabajar para los republicanos “ellos”.

Castillo de Calatrava la Nueva, (Ciudad Real)
Los Rojos que tuvieron el poder en Ciudad Real fueron especialmente anticlericales, gente llena de fanatismo.



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Liebres.

http://www.libertaddigital.com/internacional/europa/2012-09-06/el-cardenal-marc-ouellet-delfin-de-benedicto-xvi-1276467816/

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA