Problemas reales

No me voy a poner a discutir sobre Cataluña, Catalunya o la Catalogne. Sois ridículos con la lengua, hablar idiomas no hace a uno ni mejor ni peor persona. Ni ser bilingüe ni trilingüe da una especie de superioridad moral. En mi caso los idiomas son una diversión, un hobby. Me encanta conocer otras culturas. Reconozo que si no hubiera tanta agresividad nacionalista sería más fácil interesarse, pero es que os molestáis por un sí y por un no. Un respeto para todos, pero por favor, basta de superioridades por haber nacido aquí o allí, porque eso forma parte de lo que uno no elige. No somos libres de nacer en Andalucía o en Cataluña, y lo escribo sin ofender, lo mismo que no digo ni United Kingdom ni France ni Deutschland cuando escribo en español y ni los alemanes ni los ingleses ni los franceses se ofenden por ello. Me gustaría libertad para que cada uno hable la lengua que quiera con los que la entienden. Y me parece demencial, una de las demencias entre otras muchas que hay que aguantar en España que a estas alturas haya que aprovechar para tirarse los trastos a la cabeza con cuestiones que no se arreglan riñendo, ni ofendiendo, que si eres profesora de educación secundaria y no sabes y patatín patatán. Ya me conozco el percal.

No tiene remedio y lo peor es que es un pseudoproblema. De eso me quejo, de que nos entretengamos en asuntos que son de "orgullo nacional", cuando hay gente en España que se las ve y se las desea para comer del 1 al 30 del mes.

 El problema real es el otro: el dinero lo están acumulando unos pocos en perjuicio de la mayoría, de lo que se necesita para vivir: trabajo, casa, comida, salud, educación. Esa es la cuestión, una gestión desastrosa que llevaba a los políticos a no querer ver la que se avecinaba. Como siempre en España, el que dice la verdad es pájaro de mal agüero, no hay que escucharlo, nos estropea lo bien que lo estábamos pasando dando préstamos que no se iban a poder pagar, y ganando dinero "falso". Permitiendo que se hincharan los precios de la vivienda varias veces el precio real, y así todos los espabiladillos ganan, todo el que pudo se apuntó. Y los políticos españoles y catalanes y andaluces y de todos los rincones, sólo tenían un preocupación: seguir en los mandos. La siguiente cita electoral que les permita seguir viviendo a costa del contribuyente.

Me llamó la atención el programa último de Jordi Evolé en el que Miguel Sebastián al que oí presentar como un desconocido poco capaz en sus tiempos en la asamblea de Madrid, resultó ser uno de los que se ganó la reprimenda de la dirección del partido socialista por avisar de que la burbuja inmobiliaria iba a estallar. De pocas palabras, pero llevando toda la razón hasta le hicieron sentir mal. Aguantando que la ministra de vivienda la llamaran "irresponsable" por hablar de la burbuja, todo el mundo vivía a gusto con la música de la fiesta. Con esta visión de futuro de los políticos no se llega muy lejos. Ahora que la fiesta se acabó, ya estamos en plena vorágine de la crisis ¿a quién se le piden responsabilidades y se le carga con el peso? no a la ministra ni al ministro, sino a los de abajo de la cadena porque no hay donde huir ni refugio posible frente a la injusticia que viene de arriba. Gobernadores del banco de España puestos por el PP y por el PSOE, de visita en su trabajo.
 Pero tampoco se les piden ahora responsabilidades. Inspectores del banco de España maniatados por la política, así es este país. La política lo invade todo y en lugar de coordinar, distorsiona el funcionamiento normal de las instituciones, en vez de estar pendiente de lo que se necesita hay que estar pendiente de lo que le conviene al político de turno.

En lo que no estoy de acuerdo es en que me metan en la responsabilidad de esa burbuja. No todos los españoles hemos participado en ella. Tampoco está mal enterarse de que al frente de las cajas de ahorro se ponen políticos "retirados" que de gestión de dinero no tienen ni idea. Y no se les puede "asesorar" porque se molestan...



Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA