Trepas y "destrepas". Vïctimas inocentes III



Esa historia me hace pensar que llegó muy solo a Roma, por fiarse del primero que se encuentra. Una posibilidad es que haya sido una trampa, la trampa se la han podido poner antes de que confiara en él o después, sacando los trapos sucios. A saber.
Parece incontestable que no va a usar su autoridad suprema para expulsar lobos del rebaño. Los mantiene, ¿que le dejen en paz en otros aspectos? se engaña si piensa eso, son ávidos y no se contentan. Sólo la autoridad máxima  puede ponerlos en su sitio.

Confiar el "cambio" a un hombre del sistema...Con todos los que se han dejado en el camino con sus trampas y deslealtades. Es muy decepcionante. Se salva porque peor que los dos anteriores no puede ser. El problema es siempre el mismo,  los que de viven de fe no están interesados en el poder. Y viceversa.

Otro conocido de este blog, como no le salió la carrera presidencial a la Casa Blanca, decide apostar por una compañía cinematográfica, cuya finalidad es hacerle la competencia a Hollywood produciendo, financiando y distribuyendo" films" que propaguen los valores de la "family" y se basen en la fe. No explica la fe en qué.

Mientras hay gente valiente, que sigue haciendo su campaña pro reforma por Estados Unidos, aunque el obispo de Boston que no se lo permitió en su diócesis. Lo dicho, la gente que vale no se dedica a medrar y escalar puestos. A este su llamada a la desobediencia le costó alguna bajada en el escalafón diocesano. ¿ la estrategia es que convivan lobos y ovejas?


Father Helmut Schüller
Habla de los problemas reales que no son las "trepadas", los curas van de pueblo en pueblo sin tiempo para llegar a todos. Y los fieles saben que no tienen tiempo. Se jubilan y no se renueva el clero. Pues claro, si hay quien se dedica a ser clérigo para ocupar puestos en la burocracia. Conozco a determinada familia que tiene más efectivos curiales en puestos que en parroquias. Si pasan por una parroquia es con la vista puesta en la cumbre del sistema. La iglesia católica no podía escoger mejor forma de suicidio sin asistencia ninguna, que esta de dar pábulo a los trepas. Aunque si se les tiene entretenidos haciendo números en vez de molestar a los de la base no es tan mala idea...

Que la eucarístía no sea motivo de sanción, lo de que los divorciados no puedan comulgar.
Que los laicos sean "ciudadanos de la iglesia", no laicos, es decir, masa informe sin derecho a abrir la boca.
La obediencia es a Dios, a la conciencia, a la iglesia por ese orden.
La jerarquía abusa de la obediencia del pueblo. Utilizan esa muletilla para impedir los cambios. Cambios que desde dentro del sistema son imposibles.
Habla media hora y deja una hora para que los católicos estadounidenses se expresen.

La iglesia en los países occidentales está enferma y en declive. El sistema conservador de la iglesia funciona en sociedades menos desarrolladas. Pero Helmut Schuller dice que los mismos problemas que se plantean en los países ricos están llegando al Sur. Europa y USA como laboratorio de lo que va a pasar.

Su opinión sobre Francisco: veremos los cambios cuando veamos que hay colegialidad en el funcionamiento. Nos ha aliviado su figura, otro estilo y es cierto. Pero el problema queda planteado ¿podrá introducir ese ejercicio no autoritario del mando o el sistema vaticano lo dejará en la cuneta? Veremos si los gestos individuales los transmite a todo el sistema.


Yolanda González, secuestrada y asesinada a quemarropa
2.febrero.1980


Y como todos estos personajes, no el austriaco, pero si los otros dos, tienen que ver con la España eterna, no me resisto a las últimas conclusiones de la Transición sangrienta:
Entre 1975 y 1983 se contabilizaron más de 2.663 víctimas por violencia política, incluyendo terrorismo de todos los extremos, guerra sucia, represión en la calle, tortura.
 El punto álgido de la violencia institucional tuvo su punto álgido en vísperas del 23 F de 1981. Luego la única actividad criminal de origen institucional fue la guerra sucia contra el terrorismo.

Destacable fue la actitud de la Audiencia Nacional, creada en enero de 1977 para investigar y juzgar casos de terrorismo. EN sus sentencias la verdad judicial que emana se convirtió en verdad histórica asumida y en muchos casos aplaudida en los ámbitos políticos, como Congreso, sindicatos o partidos políticos.
La AN aplicó la ley de Amnistía de 1977 que beneficiaron  inculpados en los crímenes de Montejurra y Atocha, el dirigente de los Guerrilleros de Cristo Rey Mariano Sánchez Covisa; destacados policías condenados o procesados por torturas como Antonio González Pacheco y José Matutes, también los agentes de Orden Público encausados por matar a personas en el transcurso de manifestaciones y los implicados en muertes de detenidos en comisarías o cuartelillos.

NINGUN AGENTE DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD ACUSADO DE DELITOS DE SANGRE FUE CONDENADO POR LOS TRIBUNALES NI TUVO QUE RESPONDER DE SUS ACCIONES.

La aplicación de la Ley Antiterrorista fue también un instrumento fundamental que supuso un estado de excepción permanente en la práctica que facilitó la aplicación de la violencia oficial tanto indiscriminada como selectiva.

La violencia selectiva del Estado se canalizó a través de elementos de extrema derecha con la participación directa o indirecta de miembros del aparato del Estado, de partidos legalizados como FE-JONS, Frente de la Juventud, hasta partidos con representación parlamentaria como Fueza Nueva.

La matanza de Atocha fue el crimen más trascendental y quedó jurídicamente probado que el crimen fue organizado desde un despacho del Sindicato de Transportes y relacionado con miembros de la Brigada de Información de la Policía.
Quedó patente en el caso Montejurra en cuya organización participaron el ex ministro de Franco Oriol y altos cargos del ministerio de la Gobernación. Con la constitución vigente en el caso de Yolanda González quedó demostrada la implicación de un alto cargo de Fuerza Nueva y la intervención de un policía Nacional.

Pero Yolanda no era nadie.



La AN siempre mantuvo la versión de que esos crímenes los cometían tramas negras, grupos incontrolados de extrema derecha, sin incriminar nunca donde no había que tocar. Cuando dictaminó sus amnistías los catalogó de "no adscritos", aislados, sin partido, aunque en todos los casos estuvieran afiliados a las mismas organizaciones políticas legales (Fuerza Nueva, Falange Española, Hermandad de la Guardia de Franco) y mantenían vinculaciones concretas con estamentos policiales.

De esta forma se renuncia oficialmente a reconocer el peso que poseían esos activistas dentro de los aparatos del Estado y la coordinación que podía existir entre todas las fuerzas involucionistas que actuaron contra el proceso democrático. No había conexiones más allá. Así se vió en los casos del atentado a El Papus (parapolicial Guardia de Franco), a El País (miembros de la juventud disidente de FN), los crímenes del Batallón Vasco Español...

Jamás se indagó judicialmente si había funcionarios en activo implicados ni las conexiones de los autores materiales con instituciones del Estado. Se negaron los registros de despachos o sedes y toda la investigación se se circunscribió a los encausados. El caso más llamativo es el de la instrucción del caso Yolanda González, en la que el jefe nacional de seguridad de Fuerza Nueva, mano derecha de Blas Piñar fue condenado por inductor a pesar de la oposición del juez instructor.

Los propios estamentos sospechosos de alimentar las tramas fueron los encargados de investigarlas. Brigada de Información de la policía, brigada Político Social, servicios de información de la guardia civil o del Ejército. Fueron jueces procedentes del antiguo Tribunal de Orden Público franquista, como Gómez Chaparro y Mariscal de Gante o de talante ultradcha como Ricardo Varón Cobos los que instruyeron los sumarios.

La violencia organizada desde instituciones frenó a las izquierdas emergentes que entraron en el juego y renunciaron al uso de la calle, para desmovilizar a las masas que unían reivindicaciones sindicales, sociales y políticas y para conseguir el TRASPASO del poder desde el régimen autoritario hasta la democracia parlamentaria sin coste económico ni político relevante. Es decir, sin que los que tenían mucho que perder perdieran. El terrorismo de ETA y GRAPO lejos de socavar el Estado se convirtió en moneda de cambio y tuvo el efecto de unir a los partidos democráticos en torno a la reforma, el pacto consensuado y a la monarquía heredada del franquismo.

La represión indiscriminada en las movilizaciones y la violencia selectiva aplicada por grupos incontrolados sirvieron a la derecha posfranquista como contrapeso para controlar el proceso político mientras se desmontaba el aparato del Estado franquista  y se adaptaba al nuevo régimen a los funcionarios armados más implicados ideológicamente con el franquismo y más reacios al cambio.

Las víctimas de la violencia política fueron silenciadas por la propaganda oficial, empeñada en resaltar las bondades de la "modélica transición política", ofrecida como el éxito de un pacto entre caballeros providenciales y clarividentes. Muertos y heridos, identificados son el precio de la transición en España.

Mis conclusiones:
1. Conocí algunas familias en las que la componente femenina tiraba más a Opus, misa y comunión diaria, círculo y confesión semanal, mientras la masculina militaba en alguna de esas organizaciones ultra. El colegio de todos, tanto chicos como chicas era Opus.
2. Hasta Egipto nos da ejemplo.
3. ¿Hemos cambiado en estos años?

Seguiré informando sobre las corrupciones de ayer que son iguales a las de hoy. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA