Más sobre "desprendimiento"

He puesto un comentario pro opus para que se vea bien en sus propias palabras la táctica que utilizan para desarmar a quien les hace frente. A mí me hablan mal de opuslibros.org, creado por Agustina López de los Mozos, ex numeraria, y supongo que a ella les hablaran mal de mí. También me ha llegado otro comentario ofendiendo, que si debo de gastar más en peluquería y maquillaje...etc. Y esas son las acciones que a fin y al cabo el opus dei hace de maravilla, dividir, sembrar enemistad y desconfianza y por supuesto ofender.

Pero lo grande es que gracias a internet ahora ya no os valen para nada vuestras "campañas publicitarias" porque estáis metiendo la pata delante de todo el mundo, no en un rincón. La costumbre es hacer las "barrabasadas" por detrás del escenario. Mientras que en público se os llena la boca de decir "pobrecita, la hemos querido ayudar..." y otras mentiras grandes como casas.

He puesto a Diógenes para que si algunos alumnos pasan por aquí lo conozcan, que no era un guarro Diógenes, sino un filósofo desprendido en serio de las cosas materiales. No como el desprendimiento opus, sino de verdad. Está muy mal puesto el nombre de "síndrome de Diógenes" para los ancianos que acumulan basura. El vivía en su tinaja, conformándose con muy poco, y me contaron recientemente que hasta se desprendió de su vasija para beber cuando vió a un ciervo que bebía directamente del río. Es una gran enseñanza la de Diógenes porque como todos los grandes sabios se dió cuenta y vivió que las cosas materiales pueden ser un estorbo para la sabiduría y la felicidad. Y de hecho, lo son. No somos felices porque corremos con ansia detrás del dinero y de lo material. Y como he dicho esta mañana en clase eso no es, las cosas son necesarias para nuestra existencia humana, pero tienen su lugar.

Me alegra que un lector de otro país se sienta identificado con mis vivencias de la ropa, efectivamente, son técnicas para que dejes de ser tú mismo. Y eso es lo grande ahora que hacemos lo que queremos y nos compramos lo que nos da la gana sin criterios ridículos. Además de que la gente corriente de verdad no puede perder tantas energías pensando en su ropa como hacen las numerarias. La gente corriente tiene que trabajar, pensar en sus hijos y en sus problemas, y no da para mirarse al espejo con frecuencia. Las numerarias al no tener que hacer la compra, ni la comida, ni la casa, ni ir a un trabajo, al no tener una ocupación seria tienen todo el tiempo del mundo para perderlo en tonterías.

Como lo tuvieron las de mi último centro para churretear con el instituto, ellas que no tenían trabajo remunerado y por tanto no llevaban ni un céntimo al centro, ni habían sacado unas oposiciones, y estaban mano sobre mano todo el santo día, cogían el teléfono cuando llamaban del instituto a mi centro para molestarme, para enterarse y hablar mal de mí con el director.

Fueron unos tiempos muy terribles, pero por otra parte un gran regalo porque gracias a tanta mierda pude ¡al fin! caer del guindo de las mentiras.

Ana Azanza
Posted by Picasa

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA