INFLACION RELIGIOSA. SER VIRIL


Totalitarismo divino vivió España en la década de 1940. No se podía pedir más. Cualquiera de los obispos del mundo actuales daría algo por vivir tan favorecidos como lo estuvieron sus colegas españoles en aquellos años. Masiva participación en los retiros espirituales organizados por Acción Católica, los seminarios rebosantes de “vocaciones”, más bien de bocas difíciles de alimentar en sus casas.

El clasismo se impartía a los más desfavorecidos: ser pobre es algo natural, Dios lo quiere, la pobreza es inevitable y necesaria. Los ricos podían paliar la pobreza con sus donativos. Y hacer méritos para el cielo.
Angel Herrera Oria, ACNP, obispo de Málaga y cardenal

Herrera Oria, de joven abogado a vocación tardía al que la guerra pilló estudiando en Friburgo, uno de los iniciadores de la ACNP llegó a obispo de Málaga. Pensaba que la miseria social era problema de moral, no de injusta distribución de la riqueza. Una inflación religiosa cubrió España, en la que la iglesia y el ejército caminaban de la mano con las élites sociales.

Vidal i Barraquer desde su exilio advertía de que tanto triunfalismo podía hacer odiosa la religión, dado que esas manifestaciones externas eran una reacción contra el laicismo perseguidor, será muy efímero el fruto que se consiga.

Me ha llamado la atención que los notables jerarcas del franquismo Pedro Cantero Cuadrado, Jose María Bueno Real,  Marcelino Olaechea, Santos Moro, García la Higuera….de los dos primeros estoy segura de haber leído su “testifical” en el proceso de beatificación de Escrivá. Las iba publicando Mundo Cristiano en unos folletos. Los otros tres me suenan como protectores en algún momento: Olaechea le ofreció refugio en Pamplona tras el paso de los Pirineos, Casimiro Morcillo o Santos Moro uno de los dos fue el que dio licencia a Escrivá para tener un “oratorio” con la Eucaristía reservada en un piso, en la época de la República. Otro muy sonado Eijo y Garay, el que dio la aprobación diocesana.

Pemán escribió: “soy cristiano y español, que es ser dos veces cristiano”.

La simbiosis con la iglesia permitió a Franco sobrevivir de maravilla cuando las potencias del Eje fracasaron en 1945. Los obispos no estuvieron entonces dispuestos a rectificar el apoyo, estaban muy cómodos con la situación.

Patria y Religión sirvió de aglutinante a todos los que integraban el bando franquista. Fue el antídoto perfecto a la república laica, al separatismo y la revolución. Militares, pequeños propietarios rurales, clases medias urbanas estaban encantados. Ese nacionalcatolicismo hundía sus raíces en la España del siglo de Oro, de Isabel y Fernando y de la Contrarreforma. La culpa de la decadencia de nuestro país eran las herejías, que no entiendo bien cómo podían habernos afectado si se puso un auténtico cordón sanitario para que el protestantismo no nos rozara, tampoco mucho las Luces ni luego el socialismo. Era la lógica menéndezpelayista de la que los Opus de la primera hora fueron fans. Aunque al cabo de los 30 años de haberse mecido en el estado nacionalcatólico se sentaran a partir un piñón con Santiago Carrillo. 
Junta Democrática, 30.jul.1974 en París, Carrillo y Calvo Serer mano a mano

¿Quién traicionó más a quien en aquella Platajunta?…Acabo de descubrir que ¡Calvo Serer también fue Propagandista! ¿así que hubo un robo de "vocaciones" por parte de Escrivá a los Propagandistas?
Lo dice A Saez Alba seudónimo de Alejandro Rojas Marcos en Ruedo Ibérico "La otra cosa nostra. La Asociación Nacional de Propagandistas y el caso del Correo Andalucía."

Otro adjetivo frecuente en Camino es “viril”. ¿Qué tiene que ver la virilidad? pero en esta España de curas y militares se ve que era un valor en alza. Lo he encontrado en algunos escritos de causas de canonización de curas mártires en la guerra. 
  “Esto vir, sé viril”,debe de figurar en el capítulo de Carácter, cuando aconseja dejar las “carantoñas de mujerzuela”. También lo decía Eloy Montero en 1939 en su libro “Los estados modernos y la nueva España”: “El fascismo es una protesta viril contra una democracia absurda y un liberalismo huero.” Había que armonizar nuestra tradición cristiana con la nueva corriente autoritaria. Y se ve que armonizaron bien, porque posteriormente no han sido pocos los países que se apuntaron a la armonización. Véase Croacia, las dictaduras latinoamericanas de Argentina, Chile, el Portugal de Salazar… Buen “feeling”. Hay química.
Martín Artajo, ministro del 45 al 57

Martín Artajo, ministro de la ACNP que a partir de 1945 y durante 12 años lavó la cara del régimen en el Exterior. Católico que rechazó cualquier posibilidad de constitucionalismo, de libertad de expresión, de liberalismo. Con este nombramiento de católicos en vez de falangistas se quería reducir el aislacionismo político de España, ya que el fascismo había fracasado. Pero el tinglado autoritario no se desmontó tras el final de la segunda guerra mundial.
También tuvo su aquel los obispos sentados en las Cortes franquistas, 8 obispos fueron elegidos por el Caudillo para este honor.

Los antiguos políticos de la CEDA, miembros de la ACNP contribuyeron al nuevo Estado, armonizando las movilizaciones tradicionales con la simbología fascista en escuelas, parroquias, procesiones, cárceles. La Iglesia pudo asistir a la regeneración católica del país y alegrarse con la perduración de sus élites y asociaciones.

Con tanta borrachera de catolicismo social y político ¿cómo pudimos tragar años después que el Opus Dei no tenía nada que ver con todo lo que pasó en España en los primeros momentos de la hoy prelatura personal, entonces sólo Pía Unión (1941)?  ¿Cómo es posible que esas burdas mentiras funcionen y que sigan entrando gentes ignorantes de este pasado?

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD