Muertos en Barbastro

Da escalofríos las noticias que llegan de Argentina,
http://www.ilfattoquotidiano.it/2012/08/02/argentina-nelle-confessioni-di-videla-anche-crimini-della-chiesa/313932/
de manera que cuando tiraban vivos al mar a los opositores al régimen, el capellán militar decía que "era una muerte cristiana porque no sufrían". Esto en letras de molde, por favor, para todos aquellos eclesiásticos y adjuntos que están muy ocupados con la "defensa de la vida". Hipocresía al cubo, doble moral. Es mentira, no se defiende la vida. También la iglesia española fue cómplice durante la guerra de que a los "paseados" cuando las tropas de Franco limpiaban la zona se dijera que habían muerto "por disparo". Así en Granada.

Los defensores de la vida de hoy han sembrado este país de fosas comunes ayer. . No defienden la vida, si lo hicieran en vez de proponer memeces a las embarazadas no estarían quitando todas las ayudas sociales a la gente que las necesita. Ni haciendo pagar los medicamentos a los enfermos crónicos y a los pensionistas, retirando las ayudas de la dependencia. Y salvando la cara de sus amigos que han hundido bancos, ahora a pedir dinero para los bancos que harán lo que les dé la gana con ese dinero. Y el pueblo español a decirle que se tiene que apretar el cinturón, ¿hábrase visto indignidad mayor?

Y sí Tomás Gómez tiene razón, ya tardaba que un personaje político hablara claramente. El Opus no tiene derecho a hacerse el mártir, siempre han estado en el poder en España. No son una minoría religiosa perseguida. Que no quieran pasar por "coptos" porque no lo son.





Sus fechorías no tienen defensa en nombre de la libertad religiosa. Cuando alcanzan un cargo es para seguir repartiendo más cargos a los de su secta y tener impunidad, lo estamos viendo en el caso de los jueces, como han protegido a Enrique Rojas, tanto jueces como políticos del PP. Los ejemplos no nos faltan. Las 13 páginas de la sentencia de la AEPD sobre la reclamación de Fernando Ocáriz, increíble. ¿Qué ofensa se le ha hecho salvo decir algo que es público y notorio? ser un mandamás opusino. Y se aceptan sus querellas. ¿Qué más queremos? ¿Cómo no va a tener razón Tomás Gómez? en un país sin tanto opusino en la judicatura las querellas que le están poniendo a Agustina se volverían en contra del querellante. Pero aquí todos compinchados. Abogados de primera línea a su servicio. Con ese despacho conocido que gestiona todos los periplos opusinos. El año entero, no sé si se ocupan de algo más. Los demás somos ciudadanos de a pie y nos vemos como hormigas delante de esta seudosecta o secta entera.
¿Qué tiene que ver la libertad religiosa con ninguna de estos sucesos? se trata de poder.

Y efectivamente nos sobran los ejemplos de que cuando un Opus llega no busca el bien común, sólo el bien de su secta. No deberían de acceder a cargos públicos. Gracias Tomás Gómez por ser el primero en decirlo. Cuando el PP llega al gobierno llega el Opus con él y se hacen muchas cosas que ellos quieren.


BARBASTRO

En la cuna del founder, hoy sede de un centro cultural y de Torreciudad, obra faraónica en la línea del poder que dinamita montañas como si nada, el museo de la memoria de los mártires de la cruzada, calla sobre los asesinados que en la posguerra pagaron la liquidación del clero en el verano del 36.

Barbastro, a orillas del Vero y del Cinca

Sede episcopal, 6.600 habitantes, una docena conventos, gran presencia eclesiástica. En las elecciones de febrero de 1936 los resultados fueron muy favorables a los republicanos de izquierda. 440 eran afiliados a la CNT. Ya se ve el polvorín preparado: mucho clero, mucha presencia anarcosindicalista y un activo círculo derechista en torno al fundador del Partido Agrario José Moncasi, diputado electo por Huesca.
En “El cruzado aragonés” el periódico local se ponían de manifiesto las tensiones entre el ayuntamiento y la diócesis por la propiedad de los terrenos del seminario regido por los claretianos. Poco analfabetismo en Barbastro (22%) comparado con el resto de Aragón que estaba en un 40%.
El 18 de julio la guarnición militar se mantuvo fiel a la república. Y ahí fue Troya, porque el 20 de julio un grupo de hombres armados entraron en el seminario en busca de armas que pensaban los claretianos habían escondido. A los superiores los llevaron a la cárcel y a la mayoría de los estudiantes los encerraron en el colegio de los Escolapios. De momento nadie murió.
Pero llegó una columna de la CNT procedente de Barcelona. Los desarrapados de la historia. Y la perfecta excusa para decir que fueron los de fuera y exaltados los culpables. Esas columnas iban en auxilio de los que querían transformaciones sociales profundas. Con los extranjeros en casa salieron a la luz todas las cuentas pendientes con el clero, la derecha y la propiedad. Cayeron el obispo, el canónigo director del “Cruzado aragonés”, la mayor parte de los frailes, los militares, y los elementos de orden, el alcalde, el diputado y el jefe de la comunión tradicionalista.
La mayoría de los tres mil asesinados en este territorio eran labradores ricos, pequeños y medianos propietarios, comerciantes…los que se reunían con el cura y el médico, y no tenían deudas, también los caciques aliados de la guardia civil.
Mártires claretianos de Barbastro



De ahí que la percepción de lo que pasó sea tan distinta: para unos la liberación de la opresión, para los otros un golpe al "orden social". Queda la pregunta de los "defensores del orden social": ¿qué habían hecho de malo los curas y religiosos asesinados?

Nada, formaban parte de una iglesia intransigente, beligerante, antirrepublicana y antisocialista. Entre el 1 y el 15 de agosto en diferentes tandas se asesinó a los claretianos que en el camión iban cantando Vivas a Cristo Rey y al Corazón de María. Murieron como mártires, perdonando a los enemigos. La muerte resultaba casi heroica. Todos han sido oportunamente reconocidos como mártires por el Vaticano. No así las víctimas de los bombardeos en la España republicana. Ellos no hacían nada por Dios, se siente. No tienen por tanto derecho a la canonización. Tampoco tienen derecho a que alguien se interese por iniciar ese proceso. A no ser que por ser cura uno es más santo, y entonces es más santo el cura que muere asesinado que la madre que muere asesinada. Vaya con el mensaje que se está enviando a la población laica...

Toda esta violencia era un ataque a la iglesia católica en particular, ligada a ricos y poderosos. Los eclesiásticos asesinados no eran ricos, pero predicaban la pobreza y ambicionaban la riqueza. Hablaban del cielo y en la práctica sólo se preocupaban de valores mundanos. Una plaga según la prensa obrera, que impedía avanzar al pueblo. Una crítica cargada de simbolismos, ingredientes culturales y reproches éticos.

¿Quiénes eran aquellos jóvenes martirizados de Barbastro? Más luz sobre el tema y donde me ha llegado este texto al alma.

La mayor parte de los claretianos asesinados formaban parte de familias numerosas, tradicionales, profundamente religiosas, algunas con más de un hijo fraile. Procedían del mundo rural del norte de España, catalán, navarro, aragonés y castellano, de pueblos pequeños, de familias poco acomodadas de pequeños propietarios, del sector servicios. Según la orden religiosa puede cambiar la extracción social de sus miembros…. Lo que delata el clasismo de las órdenes religiosas de la iglesia, había órdenes de ricos y de pobres y del Opus doble taza de clasismo. ¿Eso es evangélico? No, eso es clasismo, no es religioso ni espiritual, puro clasismo que fagocita lo que le conviene a la religión para sobrevivir.

La atmósfera religiosa que se respiraba en esas familias, la necesidad de dar una salida a esos hijos traidos al mundo en abundancia y el proselitismo doctrinal de las órdenes religiosas, concentradas en esa parte del norte de España, que recorrían los pueblos en busca de nueva “savia”, explican el origen vocacional de todos esos niños que ingresaban en los conventos en edades comprendidas entre los 9 y los 12 años.

Una vez allí dentro, no mantenían ningún contacto con el exterior, lo cual reforzaba ese carácter de antinaturalidad que les reprochaban. Las salidas de paseo se hacían por las calles menos frecuentadas, “de 3 en 3, con la vista puesta en el suelo, hablando en voz baja”, como les pedia “El Espejo” el compendio de las normas por las que se regían los claretianos. No tenían vacaciones fuera del convento y las familias podían visitar a los religiosos una vez al año o cada dos.
Eran algo extraño a la colectividad, vestían de forma diferente y pertenecían a un ámbito cultural reservado, sospechoso de tramar oscuros planes. Sus asesinos no los conocían pero los consideraban igual que el obispo, perniciosos para la sociedad.

Reflexiones a propósito de estos claretianos mártires:
Las novedades inventadas por Escrivá para sus numerarios me dejan estupefacta, la renovación espiritual del santo aragonés más controvertido es impresionante. El régimen de vida represor y oscurantista de las casas de numes, en especial si son mujeres, fue nuevo y precursor del concilio. Una revolución en suma.
Y por otra parte, con esos mimbres no me extraña que sean los claretianos la orden religiosa que ha puesto un colegio mayor más cerca de las instalaciones de la universidad de Navarra. Con esos planteamientos van a juego. Sospecho que dentro del mundo religioso hay diferentes tipos. No me quedan fuerzas para descubrir a San Antonio María Claret por hoy.

En marzo del 38 Barbastro cayó en manos de Franco, y desde esa fecha hasta enero del 44 se estuvo pagando la factura de los mártires del período republicano en la guerra. Muchos supuestos testigos declararon para sobrevivir. La mayoría de los fusilados eran jornaleros, obreros, albañiles, gente analfabeta o con algún defecto físico. Sobre todo se les reprochaba que se habían metido con el clero.

La religión fue muy útil a Franco para despertar simpatías internacionales a favor de su causa. El anticlericalismo violento que explotó en la guerra no aportó nada beneficioso a la causa republicana. Era la ilustración del “terror rojo”. Y las grandes cuestiones de fondo, el tema de la libertad, la verdad, la batalla por una enseñanza igual para todos, por una burocracia no sometida a los cambios de gobierno, por unas órdenes religiosas sometidas a la legislación como las órdenes civiles…lo que se entiende como progreso y civilización, sociedad abierta….Todo quedo para mejor momento, ¿las calendas griegas?

El anticlericalismo sirvió para ajustar cuentas con los vencidos, preferentemente con las placas que llenaron todas las iglesias de España con los nombres de los caídos, que sólo eran los de un lado. Se dio por bueno que la iglesia sólo apoyó a los militares al verse perseguida. Ser violento en nombre de Dios y de la Patria facilita mucho las cosas. La Iglesia, sociedad perfecta, merecía que por ella se derramara sangre.
placa en memoria de los caídos en la Cruzada, Avila





Comentarios

Anónimo ha dicho que…
En Granada, y en toda España. Si te contara mi historia familiar estaríamos días.
A mi abuelo lo mataron en la cárcel por ser republicano, y a mi abuela la mintieron diciéndole que se había suicidado. Pobre mujer que sabía que no era verdad y además un amigo de mi abuelo que compartió con él cárcel le contó cómo su fue final. Y para más escarnio a la pobre la dejaron sola, y expuesta con ocho hijos pasando hambre y tuvo que mandarlos fuera de su casa para poder subsistir. Entre ellos mi padre que fue de los afortunados y le tocó con una familia que se preocupó de que saliera adelante.No puedo seguir contando más porque estos manipuladores siguen falseando la historia y no lo soporto.
un saludo.
Anónimo ha dicho que…
Soy Barbastrense y, aunque nací en el final de la dictadura, tengo una opinión diferente respecto a lo que la gente que vivió esa época opina u opinaba. Para muchos, no fue más que una época donde los más salvajes eran los que mandaban, y que mejoró poco una vez acabada la guerra. Se hicieron muchas salvajadas, y efectivamente, la gente dice que los que vinieron de Barcelona eran de lo peorcito, incluídos putas y ex-presidiarios. Yo conozco a una persona que, por casualidades de la vida, conoció en un país del este de Europa a un ex-combatiente de las brigadas internacionales que se jactaba de haber castrado al obispo de Barbastro. Pero lo peor fueron los odios entre familias, e incluso dentro de la misma familia. Se conocen casos en la zona de personas que delataron a su propio hermano. En esta zona, los ´rojos´ se llevaron el premio al más salvaje; en otras zonas fueron los ´nacionales´. Una época horrible que espero que sirva para aprender.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA