No me detengo en la basura que me echáis


Amigo de Jaén, José Luis de Metrópolis me conoce bien, y está "harto" de vender mi libro. Así que pidéselo a él. Si tienes algún problema me lo dices.


Tengo que decir que se demuestra que lo que digo hace daño, día a día. Pues de eso se trata, de echar abajo una mentira como es el opus dei, una institución caracterizada por sembrar el sufrimiento sin contemplaciones. Con las armas infalibles, dinero y poder. En la medida en que se anula al individuo se encumbran ellos sobre una montaña de dolor. Ya era hora de decirlo.


Me ha alegrado observar que van despertando ciertas voces eclesiales señalando el dislate de la iglesia oficial en contra de la asignatura de la ciudadanía. Bien.


Ahora nos quedan otros retos en España en los que también se necesitan voces que desde la fe reconozcan el fallo que supuso la alianza con el poder en el pasado. Y el daño que esto ha representado en primer lugar para los mismos creyentes.


Que el catolicismo en España se haya convertido en cuestión política es una lástima. Cuando San Águstín fue el gran descubridor del interior del hombre, de la conciencia donde cada cual se encuentra con su verdad, con la verdad. El "catolicismo oficial" se carga la conciencia, el catolicismo opusiano más que nadie, puesto que ellos se dedican a machacar los sentimientos del individuo como yo creo que nadie ha osado hacerlo antes.


El acto de fe siempre será un "obsequio" de la conciencia individual. Por muy convencido que esté uno personalmente de que Jesucristo es la verdad y la luz del mundo no se debe obligar a nadie a abrazar esa fe. Y mucho menos a hacer de las exigencias morales una cuestión política como así ha sido en España hasta ayer.
Hoy sale la etapa de la Vuelta a España desde esta ciudad. Pongo una foto de la Pandera donde se han visto grandes actuaciones de los ciclistas españoles otros años.


Ana Azanza

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
buenas. mañana iré a comprar el libro. salgo este finde de vacaciones de nuevo, 3 días y que mejor momento para llevar lectura.

POr cierto hace pocos días , llegó a mis manos la ultima revista " san josemaria hoy", dilucidando sobre el matrimonio, etc. Como publicación, editada, está de "lujo" y atractiva.. Lo que ponga ya es otra cosa..

un abrz

tu paisano
Anónimo ha dicho que…
Ana: Cuentas con todo mi apoyo. Domingo
Iñigo ha dicho que…
Ana, te sigo desde Opuslibros y me encanta tu blog. Estoy muy de acuerdo con lo que dices, ya va siendo hora de que alguien diga las cosas claras en lo que de verdad importa: que todo el montaje de la asignatura de ciudadanía es eso, un montaje que no tiene que ver con ella, sino con luchas de poder partidistas, y lo que es peor, con el aval y apoyo de la iglesia.

Y como señalas en entradas previas, una cosa es el evangelio, y la fe, y otra cosa es la religión, y otra muy distinta la iglesia católica, en particular la española. Ya está bien de tanta añoranza del altar y el trono, de las posiciones de poder que se tenían hasta la época de Franco.

Y a ver si se destapa como haces tú la influencia de una institución dogmática y sectaria en la política y la iglesia.

Somos pocos, pero no estás sola.
Anónimo ha dicho que…
Que triste es la situación religiosa en España.

Nací en América latina. Heredé de mi familia una detestación inmensa del catolicismo y sus sectas.

Solo recientemente supe porqué.

América fue refugio de los descendientes de todos que los reyes católicos obligaron a convertirse a su fe.

Durante siglos los conversos y sus descendientes sufrieron exclusión en razón de los "Estatutos de limpieza de sangre". Solo la huída hacia el nuevo mundo. Pero solo podía hacerlo ilegalmente pues par instalarse en este era necesario mostrar un certificado de "viejo católico".

Es así que muchos descendientes de conversos cambiaron su nombre ocultando y perdiendo así la traza de sus antepasados.

He visitado y vivido en Europa. En ningún país la practica del catolicismo es tan estúpida como en España.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD