Seguimos con la ciudadanía

Pongo esta estatua de María Zambrano de niña en brazos de su padre por si algún alumno llega al blog. Y porque pienso que fue un ejemplo de ciudadana española, que sufrió por su país y se molestó en elevar el nivel cultural de sus compatriotas en serio. Se le pagó con un exilio de más de 40 años.
Jaenero me manda un mensaje de opuslibros en el que se insulta a los ex Opus. No voy a publicar los insultos que los opus mandan a opuslibros ni a ninguna parte. No me interesan los insultos. Yo argumento, razono, digo porqué estuve dentro tanto tiempo, porqué me fui y porqué sigo escribiendo. Ni insulto ni voy a hacerme eco de exabruptos.

Con el Opus ya "hablé". Es decir, me mandaron a la mierda cuando quise hablar seriamente. De manera que está todo dicho. El Opus no va a cambiar. Lo único que puede cambiar las tornas es dar a conocer cómo funcionan realmente y qué hacen por detrás, en la recámara, esa que nunca enseñan.


Me parece penosa la situación que al menos oficialmente se está tomando en la iglesia española con la cuestión de la ciudadanía. Ayer tuve oportunidad en una iglesia de leer el llamamiento a los católicos en contra de esta asignatura. Algo así como que "no somos reproductores que dan sus hijos al gobierno". Eso no es argumentar ni razonar es lanzar un slogan "a las tripas" que además no tiene base ninguna real. Otro "argumento" me lo ponía un visitante del blog, que si se estimula la pérdida de la virginidad a los 17, que si Alí Babá y los 40 maricones...


Tengo ante mí el libro de Ciudadanía de 3º de ESO de Alhambra, han llegado más a mi centro, pero este en principio me agradó. El libro es delgado: 130 páginas y voy leyendo epígrafes: Del yo al nosotros, los derechos humanos, sociedades democráticas del siglo XXI, la España democrática, participación ciudadana, la lucha contra la discriminación, desarrollo sostenible y consumo responsable, globalización, la pobreza. Leo detenidamente cada una de esas lecciones y no hay absolutamente nada a lo que agarrarse para poner en una hoja parroquial eso de que no somos reproductores al servicio del gobierno. Ni una coma.


Aunque pueda parecer que mezclo, sé lo que digo. En el opus sí hay reproductores al servicio del Opus. Los supernumerarios que "forman" a sus hijos en las comeduras de coco opusianas.


Pero actualmente con la ciudadanía se pretende dar unos valores comunes a los ciudadanos de España, sean de la religión y procedencia que sean. Unos valores mínimos en los que todos podemos y debemos de estar de acuerdo, y que tampoco es nada nuevo, pues se supone que llevamos más o menos 30 años de ser un país democrático.


El único problema que hay aquí es que la "iglesia oficial" no ha asumido todavía que ya no juega el papel de "conciencia" del país, como lo jugó en tiempos de Franco. Eso se ha terminado. Además de que ha sido un gran error histórico.


Los valores en la sociedad democrática son los que los ciudadanos se dan, porque lo común ya no es que seamos católicos, es que somos ciudadanos de España. Y eso no atenta contra la fe ni contra la conciencia de nadie. Porque yo puedo tener las convicciones religiosas que me dé la gana, y tener mis valores morales basados en esa religión. Nadie viene a mi casa a imponerme lo que yo debo hacer o pensar que está bien o que está mal. Y eso desgraciadamente sí se ha hecho en tiempos de la dictadura, y el Opus pues mira tú por donde, como fruto de aquel clima lo sigue practicando.


Además tambien es penoso y significativo que todo lo que escandaliza a estos representantes oficiales eclesiásticos es el tema sexual y expresamente el homosexual. Lo de perder la virginidad eso lo ven los adolescentes en todos los telefilmes americanos, internet, ... etc. Tenemos unos curas y obispos al margen de lo que de verdad es la vida de un adolescente. Y cada padre hará lo que pueda por inculcar a sus hijos unos valores y una prudencia. Lo que espero que los padres de hoy no hagan es lo que hicieron conmigo: encerrarme en una secta de manera que quitada la libertad de pecar, se acabó el pecado.


Y sin embargo los delitos monetarios, la injusticia social, la especulación del suelo, el enriquecimiento a costa de las necesidades de los demás, eso parece no ser pecado ni escandalizar.


Como otras veces he comentado yo sé lo que es estar imbuida de esa mentalidad medieval de la iglesia como portadora de los auténticos valores. Pero las cosas no son así.


Y además lo que más revienta en todo este asunto es que la fe, la religión, la esperanza y la caridad no son para "ladrar" en su nombre. Son para practicarlas. Es una lástima que los curas que piensan de otra manera estén calladitos y llenos de miedo. Porque hace falta un revulsivo, hace falta otro estilo más auténtico y menos político de iglesia. Una iglesia española no "alineada" políticamente ¿para cuándo?
Además quiero señalar que cuando este tema se ha discutido en la tele, yo ví un programa en Canalsur, ¡qué casualidad! los defensores de la postura beligerante contra la ciudadanía eran todos opusianos o afines. Me consta. Y ¡qué casualidad también! Canal sur no informaba a la audiencia de esa pertenencia al opus cuando es un dato total y absolutamente relevante.
Aclararía muchísimo a la ciudadanía si cada vez que sale un opusiano en la tele el público es informado de tal extremo. Es una forma muy fácil y civilizada de desactivar la "sociedad secreta" que tienen montada.
Y para seguir rizando el rizo, puede que esta asignatura no sea la solución de nuestros problemas de civismo, pero yo creo que un paso adelante en cuidar las cosas que son de todos sí que se debe dar en España. Carecemos de esa mentalidad de respeto al espacio cívico en el que cada uno llega y respeta porque eso es de todos.
Por ejemplo es curioso observar en nuestra ciudad qué poco duran los bancos o las papeleras en los parques en condiciones. Es de todos, luego no es de nadie luego nadie se responsabiliza. Y sin embargo me consta que la gente en su casa es "relimpia" y cuando se viaja al extranjero los españoles nos quejamos mucho de que por ahí la gente no es tan limpia en lo personal. A nosotros nos pasa al contrario. Y creo que es un tema grave de falta de civismo, sólo apreciamos lo que es propio, de cada uno, no los espacios públicos.
Algo que puede que no tenga nada que ver con la iglesia católica, pero mucho con la ciudadanía, porque por ahí se empieza, por educar a los niños en el respeto hacia las cosas que son de todos.
Y también es muy curiosa la mentalidad del español de echarle la culpa al gobierno, al ayuntamiento, a la junta de vecinos, cuando realmente el hecho de que un parque o un jardín estén en condiciones es labor de cada uno de nosotros, no de las estructuras. Los ciudadanos españoles estamos muy acostumbrados "a no pintar nada", a que todo se decida desde arriba. Y en una sociedad democrática eso no puede ser.
Ana Azanza



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
buenas. tanto jaenero, como el que te mandó lo de "alibabá..." soy yo.

Te pondré de ahora en adelante, jaenero.
Casualmente no se si en tu blog, ví una cita, y creo que frecuentas "mi " parroquia.Así que aver si un día te veo.
Saludos.
tu paisano "jaenero", en el día del Dulcenombre de María, 12 de Septiembre.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD