FRENTE AL ISLAM



LA BRIGADA DE LA SOTANA Y EL CRUCIFIJO

Los asesores papales defensores de una vía intermedia desaconsejaron vivamente el viaje de JPII a Khartúm en febrero de 1993. La visita les parecía totalmente contraproducente. Argumentaban que la visita del sano Padre en la capital de Sudán otorgaría cierto grado de legitimidad y reconocimiento a uno de los sponsors del terrorismo internacional que ciertamente no merecía.
Según el obispo de El Obeid, monseñor Macram Gassis, la visita papal fue organizada por el nuncio en la capital del país, el arzobispo Erwin Josef Ender, pro Opus, contra la opinión del episcopado sudanés. Gassis informó de que el nuncio lo negaba y estaba enfadado con él por haberlo desvelado. Los demás obispos apoyaban a Gassis. En el viaje del Papa a Kampala le advirtieron: “recuerde que las manos que va a estrechar en Khartum  está manchadas de sangre”.
Resultado de imagen de Erwin Josef Ender
Erwin Josef Ender

Africa, continente en el que la inseguridad y la emigración crecían por el aumento de la población, la disminución de los recursos y la degradación el medio ambiente, era para los dirigente OD un campo de batalla de primera línea en sus guerras espirituales. Desde Ceuta hasta el Cabo el Islam iba cogiendo auge a marchas forzadas. Pensaban por ello que era necesario que el Papa más político de los tiempos modernos, el guerrero espiritual que venció el comunismo, se hiciese ver en Sudán, país desde el que se estaba exportando el Islam radical al resto de Africa y al mundo entero.

Cuando llegó a la capital sudanesa JPII estaba pensando en el tercer milenio, el Gran Jubileo de 2000 fue uno de los slogans del pontificado. Dijo que “era un evento profundamente cargado de significado cristológico”. En sus escritos de la época se comprueba la fascinación del Papa polaco por la visión milenarista de san Juan en el Apocalipsis, libro lleno de simbolismo místico: las 7 copas de la ira divina, el juicio de Babilonia, la derrota de la bestia y del falso profeta y la fundación de la nueva Jerusalén. “El mundo necesita purificación, necesita convertirse” escribió en Tertio Millennio Adveniente, pero la única vía de salvación posible para JPII estaba en Jesucristo, el Islam no era una religión redentora, según leemos en Cruzando el umbral de la esperanza.

Su intención con el milenio de la redención era llevar el misterio de la salvación cristiana a toda la humanidad pero con ello estaba fraguando una peligrosa fórmula. El objetivo del gran jubileo de la Redención estaba en Tierra Santa, lugar tradicional común a las tres grandes religiones monoteístas. Para los habitantes de la zona era evidente que los seguidores devotos del Islam o de las sagradas enseñanzas del Talmud recibirían la “purificación del mundo” predicada por el papa con hostilidad.
 Resultado de imagen de Hassan al Turabi
Uno de los hostiles era Hassan al Turabi que no era un radical sino un hombre razonable licenciado en derecho internacional en Khartum, Londres y París. Un orador carismático que hablaba con fluidez árabe, inglés y francés y que rechazaba la salvación cristiana porque estaba seguro de que sólo los que siguen las enseñanzas del Profeta podrán alcanzar al paraíso.

Con sus advertencias al régimen de Khartum de que dejaran de matar a los cristianos JPII rozaba el límite del abismo en su enfrentamiento con Islam. Gracias a la presión de los servicios de prensa vaticana, los líderes sudaneses estaban preparados para mostrar al mundo que eran un régimen tolerante. Tras reconstruir la ruinosa catedral católica de la ciudad, acondicionaron la plaza delante de la fachada catedralicia para acoger una gran misa a la que acudieron sobre todo refugiados del sur del país. Los sudaneses del sur vivían precariamente alojados en los alrededores de la ciudad y sus hijos eran amenazados diariamente con la conversión forzada al Islam.

Sólo 25 millones de habitantes en un país inmenso, Sudán era un paso clave para la conquista espiritual del continente. Desplazando y convirtiendo a los 7 millones de cristianos y animistas del sur del país, los fundamentalistas islámicos habían conseguido introducir una cuña en el corazón del Africa negra entre los cristianos del este y los del oeste además de provocar una situación de gran vulnerabilidad en esa población ante cualquier ataque político. Sólo había tres factores que frenaban a los islamistas: el Ejército de Liberación del pueblo Sudanés (SPLA), el caos económico en el norte y la hostilidad del medio natural en el sur.

El país más grande de Africa ofrece un interesante retrato de un estado radical. La renta per capita estaba alrededor de los 55 $, el la más baja del mundo. La inflación anual en aquellos años 90 era del 120%. En un territorio regado por el Nilo Azul y en Nilo Blanco, la hambruna era un mal crónico causado por el hombre, que servía de arma de represión y genocidio. También España era rica y también se usó el hambre como arma de represión y genocidio en los años 40.
Omar al-Bashir, 12th AU Summit, 090202-N-0506A-137.jpg
Omar Hasán Ahmad al Bashir

La deuda externa de Sudán era tan elevada que todo lo ganado por el cambio de divisas en Khartum se iba en pagarla. La respuesta del mandatario Bashir consistió en reprimir toda forma de disenso, prohibiendo los sindicatos y amordazando la prensa. En el primer año al frente del gobierno ejecutó cinco veces más gente que la que murió en todo el tiempo posterior a la independencia. Por insistencia de Turabi reintrodujo la Sharia, la ley islámica, primero en el norte y luego en todo el país. La guerra santa se intensificó con la inestimable colaboración militar iraní.

Comentarios

Magí Ribas Alegret ha dicho que…
Leo, “recuerde que las manos que va a estrechar en Khartum está manchadas de sangre”. Entre nosotros tenemos muchos gánsters-inquisidores que no respetan la vida de sus semejantes, pero la ley natural es inflexible: quien la hace la paga. La sentencia está dictada, su ejecución busca el momento, "dies certus an incertus quando".
Anónimo ha dicho que…
Pensaba que la mejor definición del Opus es la que dio el fallecido sacerdote del Opus Antonio Ruiz Retegui: “Una estructura de pecado”

Pero ahora dudo, gracias al recordatorio del intrigante colectivo Stoner, si no fue el propio Escrivá el que mejor lo definió –si es que los textos póstumos fueron suyos. Esto dice Escrivá de sí mismo:


“ Pensé —y se lo dije a D. Pedro Poveda— que soy un hipócrita. Yo me veo bien y ¡cómo me veo!... ¡Cuánta villanía en mi conducta, y cuánta infidelidad a la gracia!”
(Catalina 1078 en el libro DYA de González Gullón).

http://www.opuslibros.org/html/Stoner8.htm


Cuánta hipocresía y cuánta villanía, eso es el Opus. Lo dice Escrivá.


Es una pena que Stoner no informe sobre ese Sebastián Cirac Estopañán, catedrático en Barcelona, que fue el censor domado de Escrivá, a la vez censor oficial y de los primeros socio del Opus, si es que lo fué. Quizás por las relaciones de Sebastián Cirac nos enteráramos del verdadero origen del Opus y sus obediencias.


Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA