TODO POR LA FAMILIA Y LA VIDA

El último comentarista que pone a Julio Iglesias de supernume parece un troll, porque mezcla churras con merinas. Que Fernando Ocáriz es, imagínate el notición, Heribert Barrera, no sé  pero hay quien puede certificar si sí o si no, Jorge Fdez Díaz no se ha escondido nada de su condición escrivariana y ha actuado como si estuviéramos en los tiempos de Primo de R, allá por la supuesta fundación, que a lo mejor estamos.



LA DESAUTORIZACIÓN de la Conferencia ONU sobre población demostraba que en ese punto Juan Pablo II se oponía diametralmente al Papa Luciani. Juan Pablo I se había planteado un trabajo conjunto con la fundación de la ONU que organizaba la conferencia sobre población mundial. Se dijo que JP II, o los fabricantes de su política pro Life limaban cuchillos con la esperanza de hacer naufragar el evento del Cairo (septiembre 94), a menos que se prescindiera en todos los papeles de la conferencia de las referencias al control artificial de la natalidad y a poner término a la gestación de modo voluntario.

Los estrategas vaticanos habían diseñado un plan para derrotar el designio “anti vida” de la ONU: habían pensado que sería inteligente por su parte aliarse en frente común con los fundamentalistas islámicos. Dado que el Vaticano es un estado soberano es el único representante de una religión mundial  con representación permanente en la Naciones Unidas. Aunque sin asiento en el Consejo de Seguridad, sus delegados acuden a la Asamblea general y a las reuniones de otros departamentos, como el de la Conferencia mundial sobre población. Ninguna organización islámica disfruta de similares ventajas lo que significa que mediante alianza con ellos el Vaticano entraría en tratos con los estados islámicos que comparten la misma feroz aversión al aborto y la contracepción.

Un mes antes de que se iniciara la conferencia del Cairo, la anta sede envió a Teherán un representante para conseguir el apoyo a su posición.  El ministro de asuntos exteriores iraní Mohammed Hasehmi Rafsanjani declaró: “La colaboración entre los gobiernos religiosos en pro de hacer el aborto ilegal es un buen principio para empezar a cooperar en otros campos.”

Resultado de imagen de Mohammad Hashemi Rafsanjani
El iraní cooperador


Una semana después el embajador vaticano en Argelia, monseñor Edmond Farhat, un libanés que hablaba árabe, viajó a Trípoli con vistas a la participación de Libia en la “santa alianza”. Farhat ya había viajado anteriormente a Libia acompañando al representante de la secretaria de Estado vaticana, monseñor Jean Louis Tauran que además de sacar el tema de la estrategia “anti vida” de la ONU, informó a sus anfitriones norteafricanos de que “la Santa Sede está en contra del mantenimiento de las sanciones políticas y económicas a Libia de la ONU”.
Resultado de imagen de Edmond Farhat
Monseñor árabe hablante

En qué avisperos se metía el Navarro Valls sin escafandra ni traje de buzo.

Por supuesto que el portavoz papal y numerario negó todo trato o acuerdo con iranís y libios. Sin embargo ambos regímenes cosecharon beneficios propagandísticos de la atención que despertó el envío de representantes papales a sus respectivos países. La agencia oficial de noticias libanesa Jana reportó la siguiente afirmación del arzobispo Farhat: “Sigue el diálogo para encontrar una solución pacífica a la crisis del Lockerbie” y añadió “hay una igualdad de puntos de vista con respecto a la Conferencia sobre Población y Desarrollo y especialmente en lo que se refiere a la familia”

Farhat hacía referencia con Lockerbie, al vuelo 103 de la Pan Am que explotó en el aire matando a 270 pasajeros mientras volaba sobre Escocia y en el que se hablaba de implicación libia, uniendo el asunto del avión y de la Conferencia en la misma frase era lógico suponer que después de todo estaba en marcha algún tipo de trato o contrato.

Por tanto en los asuntos poblacionales el Vaticano hizo frente común con los extremistas islámicos. Este plan oportunista consistente en cerrar una alianza de conveniencia, según declaran activistas Pro Life fue obra de la obra, y demostraba una vez más que OD era capaz de dirigir la política vaticana.

La estrategia vaticana cogió forma en Consejo Pontificio para la Familia, la Academia Pontificia para la Vida, y el Instituto Juan Pablo II de la Familia, los tres bajo influencia OD. El Consejo Pontificio tenía como jefe al aliado del OD cardenal López Trujillo y entre sus miembros figuraban dos miembros de la jerarquía presbiteral opusina además de sus asociados cercanos y amigos, los obispos James Thomas McHugh y monseñor Carlo Caffarra.
De este tuve yo un libro de ética o bioética teológica editado por la facultad de teología de Pamplona que tuve que estudiarme para una asignatura, recomendación imagino de Ruiz Retegui, RIP.

Hay que ver la Familia tantas veces nombrada y con cuantas mayúsculas, así como la Vida, destructores de una y otra cosa, dejo constancia.

La fundación en 1994 de la Academia Pontificia fue posible por la aportación financiera de la prela y de los Caballeros de Colón, cuyo supremo jefe, Virgil  Chrysostom Dechant se había acercado al OD desde mediados de los ochenta. Dechant contrató al supernume Russel Shaw como relaciones públicas jefe de los Caballeros. Dechant declaraba un salario de 445.000 $ en 1991 por ejecutivo jefe de la sociedad fraternal católica más grande del mundo, que comprende millón y medio de miembros. Eso no es una sociedad, eso es un país. La mayor parte de ese dinero provenía según dijo el mismo de las polizas de seguro de los  Caballeros, asegurada por un total de 20 millones de $. Esta riqueza les permitía donar 90 millones al año a causas católicas, incluyendo las de OD. También apoyaban la campaña antiaborto de los obispos norteamericanos con 3 millones anuales. Además de su trabajo en la Academia Pontificia de la Vida, Dechant figuraba en el Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales, y en el directorio del IOR, el banco vaticano así como consultor honorífico de la pontificia Comisión para el Estado del Vaticano.

La Academia de la Vida tenía al frente a un médico nume, hermano de otra nume, Rosa, a la que recuerdo vagamente. Gonzalo Herranz profesor de la universidad de Navarra tenía como colegas en dicha Academia al ya nombrado obispo Caffarra y a Cristina Vollmer, una condesa francesa casada con el embajador venezolano ante la santa Sede, el dr. Alberto J. Vollmer Herrera, ambos supernumes. La hija y el yerno de Lejeune andaban por allí, Annouk y Jean Marie Meyer. Aquellos años sí que fueron los de la ocupación opusina del Vaticano.

Vollmer Herrera estaba al frente de la Organización mundial de la Familia que en 1986 puso en pie un congreso en París  para promover la solidaridad familiar, presidente de honor la princesa Borbón-Lobkowicz y Bernadette Chodron de Courcel, esposa del Presidente de la República Jacques Chirac. El marido de la condesa Vollmer también era consultor laico en la Administración del Patrimonio de la santa Sede además pertenecer al Pontificio Consejo para la Familia.

El Instituto Juan Pablo II para la Familia, fundado en octubre de 1982 con dinero OD, lo presidía Caffarra y vicepresidía Carl Anderson, ex asesor de la Casa Blanca además de director del Instituto en el campus US en Washington DC. Otro miembro del Instituto JPII en Washington DC era el portavoz de los caballeros de Colón y supernume, Russel Shaw

Por tanto la delegación vaticana en la conferencia sobre población del Cairo estaba sólidamente agarrada por las riendas OD. El número 3 de la delegación, obispo norteamericano McHugh, cuyas actividades Pro Life en EEUU eran financias por los Caballeros de Colón, así como los otros dos obispos, dejaron todo en manos de navarro Valls, que dejó por una semana sus labores en la Sala Stampa para asegurarse y cerciorarse de que las directrices romanas se seguían al pie de la letra en el Cairo, Cristina Vollmer les asistía en el empeño.

No estoy segura de si hubo más fieles de a pie en esta conferencia. En la de Pekín sobre la mujer, sí, fueron muchas supernumes de todo trote, entre otras recuerdo a las de Ubeda y mil más, que contaban sobre la experiencia china y como todas se reunían para la santa misa antes de nada celebrada supongo por algún cura “de casa”. Mis recuerdos ya son muy vagos en este aspecto, pero de ambas conferencias se trajeron abundantes anécdotas para entretenernos en tertulias y saraos numerariles varios.



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
De Infovaticana.

Lucas dice:
12 Julio, 2017 a las 10:43 am

Las tres campanadas son tres cartas de Escrivá que no son difícil de conseguir si uno sabe moverse: Es de sobra conocido que Prat de la Riba ha facilitado copias a alguna superiora religiosa de tela vaquera, a algún obispo,… Ya digo, no es difícil leerlas si uno sabe a qué puerta llamar. Además, su contenido está en muchos sitios de la nube, no entraña ningún misterio.
Existen otras cartas bien guardadas por la prelatura que sí sería interesante conocerlas: Sincerus est, Res omnes, Mirabilis omnio,… supongo que ni los de AOP que leen estos foros sabrán cuáles son.
Anónimo ha dicho que…

Lucas, si pudieras poner un enlace a donde estén las tres campanadas del founder se agradecería. Tengo entendido que la segunda es ultra secreta.

Interesante si es Prat de la Riba quien las va dando a conocer a escondidas.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD