BANCO OD EN SUIZA



CIERRE BANCARIO EN SUIZA

Otro caso iba a suceder en Suiza con el establecimiento de un banco OD en la Confederación Helvética.
El banco comprado por OD empezó a tener graves dificultades financieras, mientras que en España se estaba incubando un escándalo financiero gigantesco el de Rumasa, en los comienzos de la transición democrática. Las conexiones financieras del OD fueron múltiples, instalaron un doble circuito financiero. Así desde Suiza las actividades financieras opusinas componían un rompecabezas financiero. Uno de los tentáculos dirigido desde Barcelona por el tándem opus Pablo Bofill Quadras-José Ferrer Bonsoms, lo formaba la Fundación Limmat, la Fundación General Mediterránea, Almina S.A y Bankatlántico Zurich; el otro tentáculo dependía del Popular y estaba dirigido desde Madrid por los directivos opus Luis Valls y Rafael Termes, lo formaba el Imefbank de Ginebra con conexiones en el Banco de Iberoamérica y Argesco S.A, en Panamá. Paraíso de bancos parecía también serlo Suiza para las actividades opusinas.

Pero no lo lograron por el recelo que despierta OD conocida también como santa mafia, otra razón de peso fue el elevado grado de participación democrática de sus habitantes que son protestantes en mayoría y todo lo votan. Muchas decisiones cantonales y locales requieren votación, por ejemplo, abrir un centro en la localidad, y los proyectos apostólicos opusinos fueron rechazados democráticamente además de la difusión del rechazo por la prensa. Suiza fue un tropiezo en el camino financiero opus. Luego miembros opusinos prefirieron dirigir sus finanzas en Europa a partir de un banco en Holanda y de paraíso fiscal de Curaçao en las Antillas Holandesas, práctico para las actividades en América latina.

A partir de 1975 hubo rumores sobre el cierre probable de la Banque d’Investissements Mobiliers et de Financement o Imefbank, banco controlado por OD con sede en Ginebra. Los rumores se debían al endeudamiento excesivo de Imefbank que se podía calificar de mera filial financiera de la OD y cuya delicada situación llevaba camino de provocar quiebras en el mundo bancario helvético. Las primeras dificultades surgieron cuando algunas de las sociedades auxiliares OD se vieron obligadas a reconocer que funcionaban en apariencia normalmente pero ¡sin fondos!. El Imefbank contaba entre su clientela con varias de esas sociedades auxiliares OD y su posible liquidación no perjudicaría mucho a los particulares suizos. Las autoridades preferían facilitar una solución antes de declarar la quiebra.

El Imefbank administraba fortunas como la del político secesionista congoleño Moisés Tshombe. Su propietario el vizconde Ferron, que moriría en accidente de automóvil, lo vendió al Banco Popular que llegó a tener una participación directa y otra indirecta hasta controlarlo totalmente. Cuando el OD adquirió la participación mayoritaria el director del Imefbank de religión protestante se desplazó a Madrid, y para los directores del OD fue una auténtica prueba de vasallaje financiero. Para completar el dominio del accionariado del Imefbank después de su adquisición se aumentó el capital de 5 a 15 millones de FSuizos en abril de 1972, en presencia de Javier Valls Taberner en representación del Popular. El 40% de las acciones dependían del Banco Popular mientras que el 60% eran de una filial del mismo banco, la sociedad Argesco SA, con sede en Panamá. La artimaña financiera consistió en que el capital social de Imefbank era nominalmente de 15 millones de Francos suizos, pero su capital desembolsado no alcanzó ni el 25% de las acciones. Clasificado como banco pequeño o diminuto, tenía ventanillas al público. Su sede estaba en Ginebra, con agencias en Lausana, Friburg, Neuchatel y Bulle.

El Imefbank estuvo alimentado con saldos bancarios de impositores españoles residentes en el extranjero desde que el ministerio de Hacienda instituyó en 1970 la “cuenta ahorro del emigrante”. La clave del negocio con los emigrantes españoles consistía en que estos no enviaban sus ahorros a España sino que los depositaban en esta cuenta. El banco se quedaba con el dinero en divisas y al emigrante se le pagaba en España en pts. Podía exigir en divisas un máximo de 50.000 pts. pero la mayor cuantía quedaba siempre en el banco en el extranjero. Así el Imefbank tenía una cuenta postal la 12-58 de Ginebra, en donde los ahorradores emigrantes imponían en francos suizos, marcos alemanes o liras que quedaban fuera del control del banco de España. Se calcula con este mecanismo el Popular obtuvo así como 12mil millones de pts, 72 millones de euros. Pero el filón del ahorro del emigrante se agotó con  la muerte de Franco, con la llegada de la transición, y en 1976 se detectaron irregularidades financieras, como demoras de hasta 4 meses por parte del Popular en la entrega de sus ahorros a los emigranes.

Respecto a los OD que lo dirigieron, el primer hombre clave fue Juan Gesalí Rius, uno de los veteranos del Popular, tras fallecer lo sustituyó Mariano Peláez, subdirector del Popular y dire. De la división internacional del mismo banco en Madrid. El caso de Peláez merece señalarse, vivió entre 1973 y 75 en Ginebra, figurando en el registro cantonal bajo el nombre supuesto de mariano Rodríguez. En el carnet, serie B, n. 506.429 que le concedieron las autoridades suizas escondió su verdadera identidad. Este finaciero opus era vicepresidente del Imefbank encargado del lado oculto y deficitario de las finanzas OD, en contacto permanente con Roma y Madrid (Luis Valls y Rafael Termes al habla)

Como el colapso financiero del Imefbank hubiera sido muy mala prensa para un OD preparándose para la sucesión papal, recibió en julio del 78 un balón de oxígeno. Le llegaron 2 millones de $ de a Financiera Rumasa, sirvió para reflotar algunas operaciones y ofrecer mejor imagen antes de desaparecer. Por su parte Jose María Ruiz Mateos intentaba con un préstamo a fondo perdido implicar más al Popular en sus operaciones, porque sus vínculos financieros con el OD eran más estrechas con los de Barcelona, Bofill Quadras-Ferrer Bonsoms que con el de Madrid, dirigido por el dominante Luis Valls con el que Ruiz Mateos ya se había enfrentado. Luis Valls imitaba haciéndose el intratable por mandón al santo founder. Aunque los 2 millones y medio aparecían en la contabilidad secreta de Rumasa como dinero donado directamente y declarado como “préstamo a fondo perdido” al OD, concretamente a la Bartizlienvest Anstalt con sede en Vaduz, Ruiz Mateos pretendía acercarse a Luis Valls, conectándose así con un círculo de emergencia ya que Rumasa también estaba a punto de derrumbarse financieramente.

Imefbank es una muestra ejemplar de la actuación opusina en Suiza. Más tarde los jefes opus tuvieron que venderlo en 1980 aprisa y corriendo a Nederlandsee Middlestand Bank, el tercer banco holandés en el ránking. Desde entonces OD orientó sus recursos dinerario en Europa y América a través de dicho banco usando el paraíso fiscal de las Antillas holandesas.

Imefbank fue un descarrilamiento financiero del “Opus Dei” fuera de España, una huida hacia delante, en el que hicieron el ridículo frente a los selectos banqueros suizos que asientan su fama mundial en larga y sopesada tradición

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
“Uno de los tentáculos dirigido desde Barcelona por el tándem opus Pablo Bofill Quadras-José Ferrer Bonsoms

el otro tentáculo dependía del Popular y estaba dirigido desde Madrid por los directivos opus Luis Valls y Rafael Termes”

Los cuatro son catalanes. Las finanzas del Opus siempre dirigidas por catalanes. Otra vez más lo vengo diciendo, el Opus es un instrumento de la oligarquía catalana.

Interesante lo de los dos tentáculos. ¿En qué medida separados cada uno? ¿Dos ramas distintas de la oligarquía catalana -unidas y enfrentadas? ¿Con cuál se vincula el gran capo López Rodó?

Anónimo ha dicho que…
Me da la impresión que cada vez más ex miembros del Opus se liberan por completo de las ataduras que el Opus les ha creado en relación con él. Ese poso siempre pegajoso que imprime el Opus, un prejuicio asentado para que el ex miembro siempre se sienta culpable y tenga interiorizadoque el Opus tiene que ser algo bueno por muchas maldades que sepa que ha hecho y las haya sufrido personalmente:

“Hace poco hablaba con un amigo ex numerario, y le decía que el Opus Dei se encontraba tan pervertido que su desaparición era inminente. Él, muy al contrario, me ha convencido de que el Opus Dei está destinado a permanecer por la sencilla razón de que a la Obra la protegía el diablo.”

Salypimienta Miércoles, 22 noviembre 2017

http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=24957


Anónimo ha dicho que…
Desde el punto de vista católico la completa maldad del Opus es algo fácilmente apreciable, distinguible a primera vista, en su cara externa. Algo que dice de sí mismo que es la Obra de Dios y pretende inculcarlo a sus miembros es llamativa y externamente diabólico. Por eso el Opus se esconde y no se presenta ante la gente en general diciendo aquí estoy, esto es lo que soy, así hago las cosas, ¿quieres incorporarte? Esto sólo lo hace a quienes de algún modo ya están dentro del Opus, en su ambiente, implicados en él, a quienes ya no pueden mirarlo externamente y apreciar así su manifiesto carácter malvado. Efecto mucho mayor aún en quienes son menores de edad.

Ana A ha dicho que…
No veo esa liberación de la que hablas por ningún lado
lamentablemente
Ojalá

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

ABUSOS JUZGADOS