EL FUGADO II



Interesante la noticia del cura opus denunciado por su hermana por presunto homicidio del padre previa ingesta de medicamentos supersedantes. ¿Sabremos el final? no me puedo creer y de hecho no me lo creo que tanto padre por aquí, padre por allá, tanto Foro de la Familia y tanta manifestación en defensa de la misma en tiempos de ZP claro, desemboquen en parricidio por la pasta. Seguro que es todo un montaje para desprestigiar el camino de santidad en medio del mundo.



Llegó a Venezuela el 16 de octubre y pidió habitación en un hotel de lujo, no en vano llevaba consigo todo el dinero del Opus en Portugal. Este no sabía donde estaba metido o se le había olvidado. Sus “hermanos” montaron el dispositivo y lo localizaron en menos de lo que se tarda en decirlo.

Ortega Pardo quería empezar una vida normal tras el Opus, como si eso fuera cuestión de fugarse con la pasta y cruzar el charco. La fuga tiene que ser primero de adentro para ser eficaz. Los miembros del OD recurrieron a varias artimañas, consiguieron detenerlo gracias a la denuncia de una prostituta con la que estaba en el hotel y luego para poder ir contra él lo acusaron del robo de 2 joyerías madrileñas. Afirmaron que estaba reclamado por el gobierno suizo, una gran bola. Se dijo que fue detenido cuando hacía gestiones para adquirir un edificio y se trasladaba al banco para depositar los fondos. Todo bolas, lo cierto y verdad que lo detuvo la Digepol venezolana en la suite de hotel Tamanaco y le incautaron dos maletas con 225.000 dólares y joyas valoradas en 40.000. El dinero y las joyas eran del OD, fueron consignados en el Banco oficial de Venezuela y Ortega permaneció detenido en el hotel mientras las autoridades en conexión con España intentaban aclarar el caso.

La detención adquirió visos de escándalo, su repentina desaparición causó un trastorno en ministros y embajadores, ante la amenaza de denuncia por parte del Banco portugués do Atlántico, el embajador español en Lisboa, Ibáñez Martín insistió en que Ortega estaba en Caracas para “fundar” como santa Teresa, por eso se había llevado la pasta. En Madrid el periódico Arriba publicaba el 7 de noviembre: “comunistas españoles implicados en los movimientos subversivos de Venezuela”. Ya desde entonces.
“Dos maletas con 225.000 $ y un lote de joyas han sido decomisadas por la policía a un español recién llegado al país. El detenido, Gregorio Ortega pardo de 45 a. se encuentra a disposición de las autoridades. Ortega trajo el dinero  y las joyas a Venezuela para comprar un edificio. En las maletas la policía halló 200.000 $ en billetes de cien y el resto en billetes de 500. El español llegó a Caracas por una línea británica procedente de Lisboa y se alojó en la suite de un lujoso hotel. La policía se abstuvo de hacer declaraciones sobre la posible vinculación de Ortega Pardo con los comunistas españoles detenidos días pasados y relacionados con la fábrica de armas clandestinas manejada por los comunistas.”

En Madrid la noticia causó alborozo. Ya estaban los comunistas mezclados en manejos de armas y dinero. Pero la alegría duró poco. El tiempo de un telefonazo de la Inqui a la redacción de Arriba para que, junto con la llamada de atención por su torpeza, no volvieran a hablar más del tema. Entonces había opus en el gobierno. Y el diario como buen informador del régimen que acataba las órdenes ya no publicó la ampliación de la noticia dada por una agencia internacional: “Sin embargo el matutino La Esfera informó esta mañana que de acuerdo con investigaciones policiales, Ortega está reclamado por la brigada de investigación criminal española, por una estafa de 40 millones de pts a una joyería madrileña. Agrega que Ortega también robó 300.000 pts a otra joyería de Madrid de la calle Gabriel Lobo y que además Ortega utilizó los seudónimos de Anselmo Almanza Gómez y Luis París Rico”.

Lo de comunista no estaba claro. Se empezaba a recordar quién era Ortega Pardo, condecoradísimo numerario hijo predilecto de Padre, triunfador en los negocios y en la universidad, un lince de las finanzas, un miembro del “Opus Dei”. Ortega Pardo que presumía de amistad con el presidente de la República portuguesa y de sus ministros, se había fugado con los fondos de la administración en Portugal del OD. El representante de las tres cuartas partes de la banca española en Portugal había huido con la pasta. El titular de la Gran Cruz del Mérito Civil para empezar era presentado como un vulgar estafador de dos joyerías madrileñas.

Fue expulsado de Venezuela el 12 de noviembre de 1965. Llegó al aeropuerto de Maiquetía bajo fuerte custodia policial, los agentes impidieron que se le acercara la prensa ¿lo drogarían? Y por una discreta puerta de atrás lo montaron en el avión de regreso a España. Tomó el vuelo de Iberia 986 y aterrizó en Madrid a las 13.14 de un sábado. Un funcionario de la compañía fue interrogado sobre si había llegado Ortega Pardo y respondió que “la lista de pasajeros había desaparecido”. Un funcionario de la Dirección Gral de Seguridad ratificó la pérdida de dicha lista. Eso es mandar y no las memeces que mandan otros. Horas más tarde la Dirección General de Seguridad aseguraba que nada tenían contra Ortega Pardo.
Había pasado a manos de la Inqui, su familia.

Tras su llegada a Madrid lo trasladaron a la clínica psi del dr López Ibor, miembro de proa del OD donde fue recluido y aislado. Que no podrían contar las paredes de tantos psiquiátricos sobre los manejos opusinos contra sus propias reclutas desquiciadas o drogadas y atontolinadas, como si estuvieran desquiciadas pero sin estarlo. La hoja clínica diagnosticaba incapacidad para gobernar su propia persona –lo que de mí fueron capaces de decir, y espero que lo paguen a su precio- y recomendaba una vigilancia especial en torno al personaje. El internamiento forzado no era novedoso, es uno de los recursos más frecuentes en el protocolo que se pone en marcha ante una crisis de rebeldía y defección en OD. Después de todo Ortega Pardo estaba alojado en una clínica psi de postín de la época, no en un sucio manicomio provincial ni en un pabellón de sucios. Tras dos semanas de ingreso en la que los altos directivos decidían del caso, en diciembre de 1965 Ortega Pardo fue deportado privadamente a la Argentina, hubo de cambiar de nombre y se le aconseja que mejor no vuelva a España en su vida. Según algunos iniciados en el lenguaje OD era una velada amenaza de muerte. Sólo con esta medida radical se apaciguaron los altos jefes, iban a enterrar en vida al pecador y el affaire puso en evidencia que lo de Santa mafia no es chiste. 

Nunca más se supo, no sabemos si  y cuando falleció Ortega Pardo ni su identidad en el momento de expirar. Nadie se ha molestado en saber qué fue de él. Habría que buscar en Argentina. Asistí al velatorio de su hermana fallecida en Pamplona en diciembre de la primera mitad de los 90. Ignoraba en aquellos momentos esta terrible historia de su hermano, los 2 cada uno por su lado habían sido unos fanáticos de tomo y lomo. ¿Se habrían vuelto a ver los dos hermanos tras la caída en desgracia de Goyo? Historias del “Opus Dei” para no dormir, y no las de la tele de Chicho Ibáñez.

El horrendo caso de la desaparición de Ortega pardo no era ni el primero ni el último de la especie en la historia de la Inquisición 2.0


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El caso de Ortega Pardo es apasionante. Y es posible que sea un asunto decisivo en la historia del Opus y de cómo se hizo con el poder absoluto en España. Es una pena que apenas se conozcan detalles, y que sea difícil por el tiempo transcurrido el establecer sus relaciones con los asuntos de poder de entonces. Que nunca más se haya sabido de Ortega Pardo indica la importancia del asunto.

Mi impresión es que la clave del caso está en sus relaciones con Nicolás Franco, hermano de Franco, que vivía en Portugal. Que aparecen en otras informaciones. Nicolás Franco se dedicaba como Ortega al dinero, y a las mujeres. Es posible que gestionara dinero de su hermano, de Franco. Y que todo esto fuera una operación del Opus para extorsionar a Franco, con posible escándalo internacional que escapaba al control del dictador, que saldaron con Franco entregándoles todo el poder.

Si uno se para a analizarlo un poco tiene un aire de amaño. Ortega Pardo con muchísimo dinero y muy buenas relaciones se fuga, pero “Sus “hermanos” montaron el dispositivo y lo localizaron en menos de lo que se tarda en decirlo.” Esto no parece de verdad una fuga, sino un amaño, un modo de hacer saltar el escándalo. Lo traen a España, la farsa de las joyerías, y lo largan a Argentina. Todo controlado.

Curioso que Arriba, enemigo del Opus, intente desviar la atención hacía los comunistas. Quizás por indicación de Franco. Luego cambio rápido de estrategia y enterrar el asunto en el olvido.
Me parece posible que todo fuera una artimaña del Opus para extorsionar a Franco. Hay pruebas de estas extorsiones a Franco usando a su hermano Nicolás. Así lo han contado en el libro de hace dos años, del general de los servicios secretos Fernández Monzón y el opusino Santiago Mata, “El sueño de la Transición”.

http://www.esferalibros.com/libro/el-sueno-de-la-transicion/

Cuenta este general -que cuando lo escribió trabajaba para el Opus como tertuliano en la opusina Intereconomía, y más claramente con coautor forzado del opusino Santiago Mata, cuando este general es escritor- que en los años sesenta tenían fotos inconvenientes de Nicolás Franco en Portugal, desnudos con mujeres, que se las hicieron llegar a Franco. Dice que este mostró indiferencia. A saber el fondo del asunto, que huele a clara extorsión a Franco.

El caso Ortega Pardo tiene un aire de perjudicial para el Opus, pero puede ser todo lo contrario. De hecho, ningún perjuicio causó al Opus, y después del caso incrementó enormemente su poder.
Anónimo ha dicho que…
No extrañaría que fuera cierta la acusación de la hermana de ese cura del Opus. No sé si es cierto eso que contaba un catedrático en los años cuarenta de que había encontrado en un diccionario histórico que “SOCOIN”, nombre pantalla del Opus en sus inicios, era el nombre de una antigua sociedad de asesinos judía. Si se supiera la larguísima lista de crímenes cometidos por la dirección efectiva del Opus casi nadie se lo podría creer. Son innumerables. Casi todos los crímenes con uso político en las últimas décadas. Muchos presentados como muerte natural, como este caso, accidente, suicidio, etc. A vuela pluma y en los últimos tiempos: la niña muerta en las vías del tren en Álora -hace unos meses y que ya confiesan que la delirante versión oficial es falsa-, el de Rita Barberá, asesinato de la viuda del banquero de la CAM, muertes casi coincidentes de la ex ministra Carmen Chacón y una consejera de Castilla La Mancha, padre Danilo y el del sacerdote en Valencia cuyo nombre no recuerdo, etc, etc, etc, etc, etc. La maldad de los dirigentes efectivos del Opus es total. Lógica en quienes hacen creer que todo lo que hacen hay que atribuirlo a Dios. De este satanismo notorio es lógico que lleve asociado todo tipo de maldades.

Ana A ha dicho que…
hace cinco horas, "afectado por una infección en Argentina"
y ya "muere el Fiscal General"
qué susto

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

GUERRA JUSTA