QUEMANDO IGLESIAS

Gracias por los links a los blogs de infiltrados en la PUCP, el Opus se esconde tras las faldas de Benedicto para lo que les conviene. Y exigen una obediencia a los Diktat papales porque los han "dictado" ellos. Es indignante que se permitan hablar de la "ex pontificia universidad", y es más indignante todavía que no haya narices en ninguno de los países que sufren estos atropellos para decir
"basta ya, estamos hasta las narices de vuestras intrigas". Alucino y no alucino de ver a los clérigos de alto standing ser víctimas de esta secta...espero que surja quien les haga frente.

También siento mucha rabia porque luego de dar abundantes dolores de cabeza al rector con sus exigencias, el Cipriani se haga el caritativo, la hipocresía me da urticaria.

Tampoco están mal las intrigas palaciegas por las cuales el veraneo del pontífice se ha visto interrumpido. Todos Opus en la reunión: Herranz, Gänswein el periodista americano. Aquí no ha pasado nada. Ni viven ni dejan vivir. Ahora a ver que hacen con el mayordomo, ¿cuándo sabremos la verdad? si están ellos metidos nunca.


SIGO CON MIS HISTORIAS DE ANTICLERICALISMO

Estos anarquistas revolucionarios eran las hordas “hijos de Caín” tan útiles para justificar todo lo que pasaría en los 40 años siguientes a 1939. “Actuaban  impulsados por un odio vesánico, cruel, contra la iglesia católica y su influencia milenaria e inconmovible sobre la mayoría inmensa del pueblo español”

Odio profundo que la iglesia inspiraba por su poder, por su ostentación de riqueza, por la “traición al evangelio”, por su oscurantismo.

“Ellos se lo buscaron” venían a decir los revolucionarios porque la iglesia siempre estuvo con los poderes del sable. Pero no fueron ellos los que “empezaron”. Fueron los que sublevaron. A la venganza se sumaron muchos oportunistas y delincuentes que se confundieron con el “pueblo en armas”.
Quema de conventos en 1931 en Madrid

Lo que originaban quemas de conventos y violencia contra el clero eran las cuestiones más simbólicas y culturales, de fuerte atracción popular. Más que los temas de discrepancia parlamentaria como la separación de la Iglesia y el Estado. En definitiva se desató el “inconsciente popular”.

Gerald Brenan, el del “Laberinto español”, apunta que la prensa anarquista recurría con frecuencia al tema de la violencia anticlerical española por parte de un pueblo profundamente religioso que se siente traicionado por la iglesia. También el capuchino Gumersindo de Estella que hubo de dar la extremaunción a muchos fusilados en Zaragoza pensaba así.
Maurici Serrahima de Unió Democratica que salvó 11 capuchinos en su casa y ayudó a evacuar al cardenal Vidal, se lo dijo a Ronald Fraser:

“eso de quemar iglesias era un acto de fe, un acto de protesta porque la iglesia a ojos del pueblo no era lo que debía ser. El desengaño de alguien que cree y ama y es traicionado. Surge de la idea de que la iglesia debería estar al lado de los pobres y no lo está, como en verdad no lo había estado durante muchos años, exceptuando algunos de sus miembros. Una protesta contra la sumisión de la iglesia a las clases acomodadas.”

Lerroux, político español (1864-1949)


Qué vergüenza por mi ignorancia he sentido cuando he leído estas palabras referentes al clero dichas por Lerroux, el político radical, son de 1907:
“Se apoderan de las herencias, se procuran donaciones piadosas, catequizan a las hijas de familias ricas y las hunden en monasterios.”

¿Se habrá reencarnado el espíritu de Alejandro Lerroux en el blog?

No lo creo. Mucho peor, un siglo ya y seguimos arrastrando los mismos “impedimentos evolutivos” en España.
Los curas y obispos eran representados gordos y escondiendo sacos de dinero mientras piden dinero. En el verano del 36 los que asaltaron el palacio episcopal de Jaén se encontraron varios millones de pts. El obispo Manuel Basulto Jiménez fue asesinado unos días después en Madrid. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿será el od?

http://www.reconversion.es/
Anónimo ha dicho que…
Ana, este periodo de la Historia de España (preguerra y guerra civil) sólo puede explicarse si se parte de que el país fue escenario simultáneo de dos tipos de revolución: la comunista y la fascista. Tus hermosas y curiosas justificaciones de la quema de de conventos e iglesias y tus diatribas contra la curia del momento, un curia por otra parte sustancialmente igual que la de décadas, incluso siglos anteriores, no logra explicar un estallido tan violento.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD