COMO RESISTIR SIENDO EX

Patricia Sverlo da la cara. Fue lectura útil de la que dí cuenta hace unos años. Me alegra conocer nombres de periodistas de investigación españoles. ¡Existen!  para empezar Rebeca Quintans, que en 2000, tenía que esconderse de los trabajadores de la editorial para poder investigar y escribir sobre el monarca. Nivel de libertades "burguesas". No hemos llegado a 1800.

Algunos salen de sus escondites ante el deshielo, buena noticia. Castillo siempre estuvo presente, los demás no me suenan.

De todos los links que relacionan al recién elegido presidente de Panamá con el Opus Dei, este es el más interesante. Más que nada por
los airados comentarios que ha suscitado. Además de los nombres de políticos latinoamericanos relacionados.
¿Por qué consiguen colocar a sus peones en los altos cargos? ya me respondió el artículo. Financiación. El money compra el poder.

Este escrito es para ex. Los demás no lo entenderán. Donde pone ser "comunista", sustituir por ser numerario/a, donde se habla de progresismo sustituir por catolicismo, y francamente, no veo ninguna diferencia:

"Mientras fui comunista, me sentí rodeado por la simpatía de la gente de espíritu progresista a las que no le gustaba el comunismo pero respetaba mis convicciones."

¿Cuántas veces no hemos oído o leído parecido con respecto al OD?

"Después de romper con el comunismo, esa misma clase de gente me trató con desprecio. Las injurias que me vinieron del partido se ajustaron a lo esperado, pero detrás del resentimiento de aquellos que nunca habán sido comunistas sentí un tipo distinto de reproche tácito. Los ex comunistas no son solo fastidiosas Casandras, como lo había sido los refugiados antinazis; son también ángeles caídos que tienen el mal gusto de revelar que el cielo no es el lugar que se supone que es. El mundo respeta a los conversos católicos o comunistas pero abomina de los sacerdotes que abjuran de cualquier credo. Esta actitud se racionaliza como una aversión a los renegados. Y, sin embargo, el converso también es un renegado de sus antiguas creencias o falta de creencias, y más que dispuesto a perseguir a aquellos que aún persisten en ellas. Aun así se le perdona, porque ha abrazado una fe, mientras que el ex comunista o el sacerdote que abjura ha perdido una fe, y por tanto se ha convertido en una amenaza para la ilusión y un recordatorio del abominable y amenazador vacío."

Todos podríamos poner ejemplos de personas no pertenecientes al Opus Dei que cuando lo dejas hacen el vacío, dan la espalda y hacen como si fueras transparente. Cómo dicen los franceses en estos casos: "Bon débarras!" La mejor forma de hacer limpia de falsas amistades y falsas simpatías. Vendrán otros falsos, pero de momento es un avance.

Ya me gustaría a mí ver a muchas personas que dicen del Opus Dei que "es bueno y exigente aunque no comparto tal y cual", qué harían o qué dirían si un hijo entrara en la red y les viniera con lo que todos fuimos a nuestros padres: exacciones dinerarias, desapariciones de la casa familiar, y múltiples rarezas...Ya digo, alrededor y en el Opus Dei abundan los generosos con los hijos de los demás. Los míos que no me los toquen...

"Gente ingenua y bondadosa a la que no les gusta los que cambian de club...siempre que me encontraba con esa actitud, sentía que la fuente inconsciente de su resentimiento no estaba en que yo hubiera sido comunista sino en que hubiera dejado de serlo, no en el hecho de que hubiera incurrido en un error sino en que hubiera dejado de incurrir en él. Esto podría explicar la razón por la que la gente democrática de Occidente reacciona con indiferencia hacia los comunistas condenados por amenazar la seguridad de la patria y en cambio detesta a los antiguos comunistas que denuncian a los traidores(....)
Un ex comunista sigue siendo un traidor y un belicista. Es una actitud comprensible y tan humana com la arcaica costumbre de matar al mensajero que trae noticias de un desastre y amenaza con destruir nuestras preciadas ilusiones."

No la veo comprensible. Hay que diferenciar los mensajeros del mensaje.


"Durante el período crítico tras la ruptura, en el que se convierte en un proscrito del partido de proscritos y vive en un estado comparable al de la mistica noche oscura del alma, es cuando el ex revolucionario se siente tentado de abrazar el extremo político opuesto o a devenir un converso religioso. Aquellos de mis amigos que han resistido la tentación y han logrado conservar el equilibrio intelectual y emocional son casi todos hombres con un interés prolongado y duradero -escritores, artistas, científicos- que les ha proporcionado un propósito independiente, un centro de gravedad."

Koestler se dedicó tras su ruptura a escribir una novela "Espartaco, la rebelión de los gladiadores." Tras el drama el retorno al siglo I le llenó de paz y consuelo. Fue su terapia ocupacional. Le dió un sentido de continuidad que le ayudó a superar el período de soledad externa y vacío interno.

"Antes de dejar el partido me consideraba un servidor de la causa y la escritura un medio para servir a aquella. Ahora comenzaba a considerarme un escritor profesional, y la actividad literaria como fin en sí misma."

Creo que podría buscar unas frases parecidas en mi autobiografía en referencia a la filosofía y la enseñanza.
Maria del Carmen Tapia (1925)
Un paralelismo con el Opus Dei del partido comunista soviético se puede ver en las experiencias que cuenta Mari Carmen Tapia de sus días de "encierro y vigilancia" en la sede central en Roma. El gulag católico. Escrito y publicado durante la beatificación del "comisario mayor" (1992).
R. Paniker, 1918-2010
Los comunistas hacían firmar a los caídos en desgracia confesiones de crímenes que no habían cometido. Todo tras días de largos interrogatorios, sin dejar dormir, alternando el trato "duro" y el "suave". El juicio sumarísimo que sufrió Paniker en Roma antes de salir se asemeja.
Los comunistas se vieron cara a cara con las "almas inflexibles", los mejores y más valiosos. Toda vejación y humillación era poca para ellos.

También me encanta esto: "Cualquier tonto puede cometer un asesinato, pero hay que ser un artista para  cometer una muerte natural."

Interesante que disidentes como Trotski, Krivitski, Reiss cayeron en la trampa que el poder soviético les tendió una vez que dejaron la URSS. Se escondieran donde se escondieran, la negra sombra del partido comunista más poderoso estaba detrás. Eran hombres experimentados y cayeron. ¿Por qué?

"la razón es sencillamente que ningún hombre puede vivir sin sentir un mínimo de confianza en sus amigos. Los asesinos a la antigua usanza solían utilizar a las mujeres como señuelo. La dialéctica moderna del asesinato de los soviéticos está basada en el conocimiento psicológico de que un hombre que se encuentra solo puede resistir todas las tentaciones menos una: el anhelo de amistad y lealtad."

Koestler alaba al país que le dió refugio y nacionalidad: Gran Bretaña, refugio para heridos del totalitarismo. Un país que usa las flechas para jugar a los dardos, que recela de todas las causas, que desprecia los sistemas, que se aburre con las ideologías y es escéptico con las utopías. Sin yoguis ni comisarios, de gente aficionada a la jardinería, chapada a la antigua y que ha salido en masa este año desaforadamente a ver pasar el Tour de Francia.
Le parece un país que vive más cerca del texto de la escritura invisible del mundo que ningún otro.

En esto de la tierra diferente también tengo mi paralelismo que hacer.




Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA