LA TRISTEZA DE JERUSALÉN

Lo único que les vale es la mentira y la extorsión, la extorsión y la mentira. Maquillar, añadir, quitar, poner. Las versiones de Camino sólo en español son ya varias. Normal. Siempre queriendo amoldarse a la más inmediata actualidad, lo que en 1939 tenía un pase no lo tiene en 2000. Ni siquiera en España.

El que de ellos se alimenta lo muestra retorciendo y donde dije digo Diego. Llama tonto a todo el mundo, con ese aire de superioridad inconfundible. Porque no comprendemos lo que es incomprensible.
Sé leer, gracias, y copiar lo que leo. Añades cosas que antes no habías dicho. Suficiente con el tema. Sigue envolviéndote en tus mentiras y créetelas. Con Dios.
El opusino por "agregaduría" a la ssscruz haciendo de portavoz del pontífice. Todos escuchan religiosamente. Hasta la estructura gramatical que utiliza revela "en qué prados" alimenta su espíritu.
Discurso trufado de lugares comunes. Capacidad camaleónica para actuar de voz cantante, de vedette.
Sería mucho hilar que alguien dijera, "¡anda! estos del Opus están en todo, portavocía episcopal, ejemplo de gastos dispendiosos, disponiendo simulacros de golpes de estado... y santificándose con todo ello." También Gänswein le abría ayer camino al rey de España en los apartamentos papales. Es el que va a la derecha de su majestad. Parece venido a menos, lejos quedan las alabanzas que la Versace  hizo a su elegancia y distinción.

Díaz Salazar, profesor de sociología y cristiano "comprometido" hizo un discurso bastante más realista de la situación religiosa y eclesiástica en España. Con tantos por ciento, mostrando la desafección de los jóvenes.
 Gran hallazgo su metáfora sobre las orquestas de cámara que ocupan toda la escena. Ocultan la pluralidad de sensibilidades existentes dentro de una misma fe compartida. Merece la pena leer la última parte de la noticia.

Me ha llegado hondo esta descripción de Jerusalén de los años veinte hecha por A. Koestler, periodista y escritor que conoció a fondo los países de Oriente medio:




"La tristeza de Jerusalén es una enfermedad local, como el eczema de Bagdad, suscitada por el efecto de la trágina belleza y el ambiente inhumano de la ciudad. Es la imponente y desolada belleza de una fortaleza en el desierto, en una montaña encajonada entre otras montañas: de la tragedia sin catarsis. El rostro irritado de Yahvé pende sobre las rocas ardientes, que han visto más crímenes religiosos, raptos y saqueos que ningún otro lugar de la tierra. Sus habitantes están envenenados de santidad. Flavio Josefo, que fue sacerdote de la ciudad y también sufrió de tristeza de Jerusalén, escribió esta extraña frase: "La unión de lo divino y lo mortal es desagradable".

La población de la ciudad es un mosaico, pero cada una de sus partes es desagradable. Quizas la parte más desagradable sea el clero, tanto musulmán como cristiano como judío. En mi tiempo, el clero musulmán solía proclamar más o menos dos veces al año un baño de sangre. Un pacífico propietario solía bromear con sus inquilinos, una familia judía, alguna mañana de un viernes de ramadán, ir luego a la mezquita, escuchar al imán, volver corriendo a su casa y asesinar al inquilino, a su mujer y a sus hijos con un cuchillo de cocina. El clero griego, latino, sirio, copto, armenio y en general cristiano llegaba  a los puños por cuestiones como esta: si los griegos tenían derecho de colocar una escalera en el suelo de la capilla armenia con el fin de limpiar la parte superior de la capilla, encima de la cornisa en el interior de la basílica de la Natividad en Belén; y si los griegos debían colocar su cortinaje liso o en pliegues naturales al suspenderlo del clavo inferior número dos al pie de la columna que se encuentra al sudeste del grupo izquierdo de escalones que conducen al pesebre (ambos ejemplos son auténticos, y puedo agregarles el reglamento: "Que los latinos deben suspender su cortinaje en pliegues que caigan naturalmente junto a la misma columna, dejando un espacio de 16 cm entre su cortinaje y el de los griegos ortodoxos.")

El clero judío disputaba constantemente con los musulmanes sobre los derechos de paso hacia el muro de las Lamentaciones, y entre ellos sobre el método correcto de sacrificar ritualmente las bestias: también alentaban a sus discípulos ortodoxos a proteger la santidad del sábado dando una paliza a los descreídos que fumaban cigarrillos en las calles y arrojando ladrillos a los automóviles que circulaban.

El ambiente político estaba igualmente emponzoñado (...)

No había cafés, ni lugares de diversión nocturna, ni cócteles, ni vida nocturna de ninguna clase en Jerusalén. La gente se encerraba en sí misma, en su clan, su iglesia o su partido. Era una ciudad austera, farisea, llena de odios, desconfianza y reliquias falsas. Yo vivía en el n. 29 de la calle de los Profetas, a 5 min de la Vía Dolorosa, a 5 de la mezquita de Omar, donde por un chelín te muestras las huellas del arcángel Gabriel en la roca. Nunca viví tan cerca de la divinidad y al mismo tiempo tan lejos de ella...."



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No le des al perro el pollo entero que se atraganta, dáselo poco a poco.
No pretendas sacar la raíz de la muela sin antes haber abierto la boca.
Piedra a piedra se hace la muralla.
No se puede decir el nombre de la "mujer" por prudencia, y conste que esa "mujer" no es la "Patrona" de la casa, es la "dueña"; es médico y NO nacida en Alicante.
Anónimo ha dicho que…
Parece una novela muy difícil de comprender. Un lío. Seguro que habrá una explicación. Es que suena tan fantasioso.

http://www.infovaticana.com/ander-breivik-y-el-yunque/

http://www.infovaticana.com/ander-breivik-y-el-yunque-2/
Ana A ha dicho que…
Prefiero Da Vinci Code, es más auténtico
Luis Fernando ha dicho que…
Ana,
Quisiera oir tu opinion sobre una decision que mi hija tiene que tomar para estudiar filosofia en Navarra o en la Sorbona.
Esto no tiene nada que ver con el Opus Dei . si me puedes escribir a mi email lfochoa@yahoo.com te lo agradeceria.
Saludos

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA