EL ONASSIS VASCO Y EL HELICÓPTERO



HABIA LLEGADO el momento de recoger los frutos: con Calvi fiambre, Ruiz Mateos desacreditado y Jaime Berti fuera de circulación, se puede decir que la máquina secreta de guerra había triunfado. En Italia una interminable serie de procedimientos judiciales unían los casos del Ambrosiano y de la P2, nótese que en ningún caso salía a relucir el caso IOR,
en Italia todos los casos parecidos de la república hasta entonces desconocidos se ponían en marcha y probablemente no acabarían antes del fin del milenio. En España por la parte judicial todo tranquilo, pero en las altas esferas opusinas del Opus Homini había algunos problemas.

Se reestructuraba el sector bancario español con la oferta del Banco de Bilbao el cuarto clasificado en el ranking nacional para comprar el número 1, el Banesto. Pero el consejero de Banesto, Gregorio López Bravo, el difunto del avión estrellado y ex ministro del caudillo, apoyado por su amigo y socio inversor Ricardo Tejero Magro y otro asociado, José Maria Aristrain Noain, magnate del acero, se opusieron a la adquisición. En lugar de esa compra ocurrió que el Bilbao se unió con el Vizcaya para convertirse en el primer banco comercial, con el nombre de BBV, mientras Banesto pasaba a tercera posición, justo por delante del Popular Español, que hoy pasa por horas bajas.
Resultado de imagen de Gregorio López Bravo
muerto en accidente de avión

López Bravo, según el profesor Sainz Moreno, estaba entonces pasando por una crisis de conciencia. Después de más de 30 años de probada lealtad ¡quería irse del OD! Lógico que el avión se cayera en la niebla al llegar casi a Bilbao. Gregorio había entendido que la esencia del OD no era una organización espiritual sino una finaciera multinacional y se veía en conflicto profundo con el nume de alto postín Luis Valls Taberner.

Pero problema gordo para irse así como así, porque López Bravo conocía muchos de los dirty secrets mejor los dirtiest secrets, de la Obra divina. En realidad su decepción con el OD empezó poco después de reunirse con Licio Gelli a finales de agosto de 1983. Estábamos de curso anual en Eskíbel y ya había un ministro franquista supernume con crisis de vocación. Gelli pasó por Madrid de camino a Montevideo, huyendo de la justicia italiana.

¿Qué le había contado Gelli? ¿Con quién más se entrevistó en Madrid? Los servicios secretos suizos y franceses reportaron que se había encontrado con amigos del “Opus Dei”. ¿Había hablado Gelli de los secretos que estaban en la famosa cartera desaparecida de Calvi? ¿o había mencionado el asesinato de Sergio Vaccari? Los magistrados italianos estaban al corriente de que un alto miembro del “Opus Dei” estaba en Londres en el momento de la muerte de Calvi. También hubiera sido interesante saber si López Bravo había hablado sobre el tema con sus más cercanos asociados, Ricardo Tejero y Jose maría Aistrain. No se saber que Tejero tuviera que ver con OD, pero era uno de los pocos banqueros españoles que se atrevía a enfrentarse al florentino Luis Valls.

Fuera cual fuera el motivo de su desilusión el 19 de febrero de 1985 Gregorio López planeó un viaje de negocios a Bilbao. Tenía billete de primera clase en el vuelo de las 9. a.m de Iberia. Llegó tarde al aeropuerto, llevaba sólo un maletín y fue el último pasajero en embarcar. El Boeing 727 despegó de Madrid con 15 min. de retraso con 148 pasajeros a bordo más la tripulación. Sin misericordia por toda esa gente. Llegando a Bilbao el avión explotó en el aire. No se salvó nadie. Y hoy nadie se acuerda de este avión aplastado contra el monte Oiz. Pero a mí se me quedó grabado, era mi último año en el instituto y antes de las clases de la tarde me iba al centro del Opus Dei e Plaza Conde de Rodezno. Tras hacer la Visita al Santísimo veíamos el telediario mientras tomábamos café, imagino que de todas aquellas estudiantes universitarias no quedará ni una de numeraria: y bien con ellas ví la noticia en el telediario.

Al principio se habló de Eta. Pero la comisión investigadora del accidente estableció que el avión chocó con la antena del monte Oiz. Se dijo que el piloto había bebido antes de volar. Se atribuyó el accidente a un error del piloto (como el accidente del metro de Valencia, como el accidente del Alvia…)Lo extraño comenta el profesor Sainz Moreno es que del único del que no se encontraron restos ni siquiera el reloj Rolex fue de Gregorio López Bravo, pero qué espanto y horror…
Resultado de imagen de Ricardo Tejero Magro
muerto en tiroteo

8 minutos antes de que vuelo de Iberia despegara, Ricardo Tejero (¿no hay un actor homónimo?) salió de su piso, bajó a por el coche, vivía enfrente del edificio Beatriz, sede del Popular, por cierto. Cuando estaba abriendo la portezuela del coche dos individuos se acercaron y le dispararon en la cabeza (a bocajarro, tipo ETA) Y de hecho la poli dijo que había sido el comando Madrid de Eta Militar. Llegaron a esa conclusión  por el hecho de que los asesinos llevaban identificación policial que mostraron al portero del edificio, identificación de la Dirección General de Seguridad. Las mismas placas identificadoras se habían encontrado en un alijo de ETA confiscado por la policía francesa unas pocas semanas antes.

Sólo el periódico La Vanguardia estableció la conexión entre ambos incidentes (el crash del avión y los dos tipos disparando a bocajarro). El reportero de La Vanguardia que cubrió el tiroteo cruzó la calle para recoger las declaraciones del banquero del Popular. Le dijeron que el presidente estaba en su penthouse. Cuando le puso el micrófono delante, vaya declaraciones: “Estamos hechos polvo, todos, me podía haber pasado a mí”. Luis Valls tenía sus dos deportivos en el mismo garaje, viva la pobreza y la cuenta de gastos.

El tercer socio era Jose Maria Aristrain. El y su mujer eran supernumes. Pero a éste lo habían echado del OD porque dejó a su mujer por la glamorosa Anja López, esposa del compositor francés de operetas más famoso.
Resultado de imagen de rotor trasero
Rotor de cola

Aristrain y su glamorosa amante pasaron el último fin de semana de mayo de 1986 en el Grand Prix de Montecarlo. Cogieron un helicóptero para viajar al aeropuerto Cannes-Mandelieu donde Aristrain tenía aparcado su jet. El helicóptero, un Squirrel de cuatro plazas, rodeó el cabo de Antibes y se adentró en el golfo de Juan, todavía se veía desde el paseo de la Croisette cuando explotó en el aire  y cayó al mar. Sin supervivientes, El fiscal de Grasse abrió investigación. Los testigos hablaron de que había fallado el rotor de cola, que causó que el helicóptero cayera en espiral al mar. El rotor trasero es la parte más fácil para sabotear en un aparato de este estilo. Algunos medios acusaron a ETA.
 Recortes de periódicos donde se recogen la muerte y el funeral de José María Aristain Noain en 1986.
Avión, tiroteo, helicóptero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD