INVESTIGACIÓN FRACASADA



UN EXAMEN científico de las ropas y zapatos de Calvi probaba que  no había andado por el andamio como había dicho la policía.
Esto implicaba que lo habían llevado en barco y una vez muerto lo habían colgado del andamio. Las manchas de la espalda demostraba que había sido acostado sobre una superficie húmeda antes de ser colgado. El dr Gallop que llevó a cabo el primer examen forense había pasado por alto los rasguños en las mejillas de Calvi. Cuando fueron examinadas por segunda vez en Milán, el profesor Fornari dijo que habían sido hechas antes del fallecimiento quizás eran obra de las uñas de la persona que pasó el nudo por el cuello de Calvi. Pero las pruebas usadas por la policía no estaban a disposición, por ejemplo la pintura verde en las suelas del banquero. La única huella de pintura que quedaba 10 años después del crimen no era el mismo que el de las barras de los andamios, estaban oxidados y estaban pintados de naranja, pero de eso no había rastro en los zapatos. ¿De donde había salido la pintura verde? La pregunta nunca se contestó y los restos eran demasiado insignificantes para se analizados adecuadamente.

La investigación forense suplementaria de los Calvi les costó más de 150.000 libras. Y concluyó que la policía de Londres no había llevado una investigación científica correcta en la propia escena del crimen. Pero además era ridículo pretender como pretendió la policía que Calvi, un hombre de 62 años que no estaba en forma, que se medicaba por el vértigo tuvo la urgencia de suicidarse, quitarse el cinturón y la pajarita que nunca se encontraron, tirar la llave de su habitación, afeitarse el bigote a media noche, llenar sus bolsillos con 5,4 kg de   piedras y meterse un ladrillo en el pantalón que había encontrado por allí, recorrer más de 100 m en el Paul’s Walk, trepar por el parapeto, bajar una escalera de 3 m en la oscuridad, saltar 1 m por encima del río y aterrizar en el andamio bajo el puente, llegar hasta el fondo, sacarse una cuerda de 3 m que llevaba en el bolsillo, hacer un nudo en una de las barras que sostenían el andamio y morir colgado de la forma más degradante con los pies en el agua del Támesis.

Insistir en que Roberto Calvi no había sido asesinado desafíaba a la lógica. Demstraba falta de conocimiento con las señales usadas por la mafia y la masonería italiana. Las piedras en los bolsillos de un hombre muerto es una advertencia a otros de que robar dinero tiene muy malas consecuencias. Un ladrillo en la entrepierna era la recompensa por la deslealtad. Los magistrados de Roma intentaron localizar Neyde Toscano una brasileño de 41 años, la que supuestamente había sido amante de Calvi. Se decía que estaba relacionada con la Banda della Magliana y la Camorra, antes había sido amante de un jefe mafioso, Nunzio Guida. Pero Roberto Calvi no era hombre de tirar dinero manteniendo cortesanas en los clubs nocturnos de Roma. Era posible que la bella Toscano se la hubieran puesto en los brazos o en su cama con la intención de chantajearle, pero la policía no dío con ella. Desapareció y nunca más se supo.

Carlo Calvi y su madre enviaron una copia del nuevo informe forense al secretario de interior británico, Kenneth Clarke. En la carta aneja le decían que las nuevas revelaciones en torno al caso que un nuevo esfuerzo policial podía lograr un importante progreso: “Creemos que nuevas investigaciones harían posible recoger suficientes evidencias después de 10 años para llevar los asesinos antes la justicia.”

3 semanas más tarde el secretario de interior respondió por carta diciendo “que no tenía autoridad para intervenir en la materia.” Carlo Calvi no daba crédito, si el secretario de interior no tenía autoridad para intervenir en asuntos policiales ¿quién la tenía?
Los Calvi tuvieron que dejar de investigar por falta de dinero, hasta tuvieron juicio por no pagar.
 Resultado de imagen de berlusconi
OD ha dicho durante décadas que eran 80.000, ahora parece que se han añadido 10.000 más. Según el profesor Sainz Moreno cuando operan en el mundo secular utilizando su estrategia de la discreción echan mano de “hombres de confianza”. Es la praxis de su Teología de ricachones. En Italia esos hombres de confianza incluían a Giuliano Andreotti, Flamino Piccoli y Silvio Berlusconi. El cavaliere Berlusconi dueño de Mondadori primera editorial italiana, editó una edición de Camino, sus televisiones programaban documentales del Opus Dei en prime time y el propio Berlusconi era solicitado para aportar fondos, entre otras contribuciones 20.000 ₤ en 1994 para un instituto teológico para mujeres.
 Resultado de imagen de ANDREOTTI
Antes de que Berlusconi fuera primer ministro, Giulio Andreotti fue el supporter político más fuerte del Opus Dei. Se enorgullecía de haber sido el primer en escribir a Pablo VI solicitando la beatificación del founder. En 1975 mismo, cuando reconoció que en 40 años de carrera política jamás había traicionado sus principios cristianos. Tenía Camino en su mesilla de noche y solía acudir o acudió al principal centro de retiros opusinos de Italia. Fue amigo de 3 papas: Pío XII, Pablo VI y JPII que la ayudaron en la promoción de su carrera. Fue ministro de 30 gobiernos y 7 veces primer ministro. Hay que ver Il Divo. Su influencia era bien conocida. Su enemigo y oponente politico el socialista Bettino Craxi lo denominaba como el Belcebú de la política italiana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA