OPUS DEI CON FONDO DE POSGUERRA



Pablo Castellano, diputado que fue del PSOE desvela muchas curiosidades sobre le caudillo Felipe y su compañero Alfonso. Para empezar por el principio, poco tiene que ver el PSOE de la clandestinidad y el PSOE con aspiraciones reales al poder una vez muerto Franco. Llegó un aluvión de militantes de los más variados pelajes, todos buscando un sitio al sol, también ex Opus según dice. Y hasta más ex curas y ex seminaristas que en el partido de “centro derecha y derecha extrema” de la época fundado por Fraga. Era más laico AP que PSOE, en aquellos tiempos.


En la posguerra europea todo lo alemán que había en Madrid, laboratorios Bayer y Schering por ejemplo, fue confiscado y repartido a precios bajos a familias pudientes: los March, Garrigues…etc empezaba y continuaba el enriquecimiento a la sombra del dictador. Las dictaduras sirven más que nada para contener al pueblo revoltoso, todo el mundo a raya, contentar a los de en medio con migajas y ponerse las botas unos pocos.
 Resultado de imagen de pablo castellano psoe
Falange y Carlismo representaban lo más facha, y les tocó la limpieza ideológica, se encargaron de los “paseos”, que llevaban al paseado a la tumba. Los acenedepistas no se mancharon las manos de sangre, pero en lo táctico eran iguales, otros más al lado del tío Paco a ver que pillaban del poder. “Como un sector más exquisito, culto y profesional del variopinto nacional-movimiento, les correspondió recuperar el tiempo, con la imponderable ayuda del Vaticano, la deteriorada consideración internacional, reconstruir el aparato productivo y juridificar con apariencia de Estado de Derecho la Dictadura, legitimando así sus instituciones.” España, sociedad corporativizda y estamental.

A las viejas formas de corrupción se le vino a añadir la nueva de la obtención de alguna licencia de importación, ya fuera chatarra, trigo, coches italianos. Hasta la distribución de leche en polvo americana enriqueció a algún min. de Educación. La posguerra fue ocasión de enriquecimiento y de evasión de capitales. Particularmente se relata el caso de Pedrol Rius, decano del colegio de Abogados de Madrid, y como escapó a la justicia.

Los políticos autoritarios y oportunistas se distinguen por apuntarse todo lo bueno que ocurre:creación de empleo, desarrollo del arte y de la ciencia. Incuria, incultura, mediocridad, paro, la culpa es del pobre. Una vez más hubo en España patrimonialización de los avances. Se vivió a partir de la segunda mitad de los 50 la salida de la miseria y entrada en un modo de vida prometedor, más cómodo y mejor. Aquello de la alpargata al seiscientos. Del bocadillo de sardinas a la hamburguesa.

“Los tecnoburócratas de los más prestigiosos cuerpos del Estado iban relevando en el escalafón político a los ex combatientes, y si servian para dirigir las empresas del INI, también eran útiles como gobernadores civiles. De su mano llegó el Plan de Estabilización. El régimen que había nacido con esencia reaccionaria, apariencia facha y objetivo saqueador descubría en la tecnocracia una afortunada potencialidad de asentamiento y de reconocimiento exterior.

Fue fruto este cualitativo cambio del acceso del “Opus Dei” al poder. Se habló entonces por su omnipresencia en el Estado y en la sociedad del Opus-prensa, Opus-jueces, Opus-Policía, Opus-cátedra, del Opus-castrense, del Opus-banca, del Opus-canción, por cierto cursi e insoportable y hasta del Opus-balón.

Obviamente el Opus, directo heredero del integrismo católico, no hacía más que tratar de insertarse, en ese cimiento fundamental en que se asienta siempre todo grupo que tenga conciencia seria y rigurosa de su misión histórica y de la necesidad de su presencia en el poder económico y político, el formativo y el informativo. El nacionalcatolicismo encontraba expresión más moderna en una orden cuasi cívica, imbricada en la sociedad y además ya no dependiente de los curas del común, sino con su propia prelatura. Algo así como pasar de sucursal a empresa asociada.

Había que ofrecer a Europa buenos negocios, había condiciones, salarios bajos y nula conflictividad social, sindicatos controlados. Subvenciones a fondo perdido, represión de libertades, buen terreno para la especulación. Así comenzó el “milagro español”. A la legitimidad de haber ganado una guerra, se le unió la legitimidad del desarrollo económico. “España funciona”, tecnocracia, gato negro, gato blanco. Eslogans que esconden la nula participación ciudadana, la reducción de la política a gestión y reflejan el paternalismo.

El franquismo adquirió nueva imagen fuera y dentro. Su paz era la paz de las mordazas pero a los que se enriquecieron poco les importó.
El dictador se planteó acceder a Europa, no porque le atrajeran sus valores ni su cultura, Sino porque Europa significaba reconocimiento internacional.  España era un filón, se urbanizaron y turistificaron hasta los montes: Benidorm, Ibiza, San Juan, Marbella, Palma…para qué seguir. Modelo especulativo y depredador de los Meliá, Matutes, Maestre,  Conde, Zaragoza, Girón, La Vega Grande. Rara era la operación inmobiliaria que no acababa en los juzgados.

El hombre de empresa empezó a meditar y observó que con un buen enchufe en la Administración, recomendación y complicidad en el cohecho te podías forrar. Así nacieron Manufacturas Metálicas Madrileñas, Confecciones Gibraltar, sendas estafas, y así vivieron Barreiros y Matesa, que acabó en cárcel y varios muertos por Europa, no aquí. Se basaban en especulación, complicidad política, alimentadas en sus déficits por la Hacienda Pública.
Resumiendo, nada de lo que está pasando hoy en España es nuevo. Como si lo fuera, pueblo desmemoriado a conciencia.
El famoso Instituto Nacional de Industria más que un promotor de la Industria era el canalizador de los fondos del Estado a los grandes negocios particulares.

La pertenencia a un Consejo de Administración garantizaba a la gran Banca, a los proveedores y  a las empresas subsidiarias el gran negocio. Si se ganaba se repartían beneficios, si se perdía se acudía al presupuesto del Estado. Allí se formaron administradores públicos irresponsables que dejaron huella en Ensidesa, Hunosa, Iberia, Seat, Renfe….
Se dice que la empresa pública no funciona mirando esos ejemplos, se obvia los ladrones que había dentro.
Renfe no pudo llevar a cabo su plan de electrificación total porque entre sus consejeros los había que tenían intereses en el transporte por carretera, industria de la automoción e importación de carburantes.

Dice Castellano que de no haber sido por la rivalidad Opus Falange, Matesa hubiera seguido sacando capitales de España. Altos precios de venta que nunca se cobraban y super subvenciones estatales, todo legalísimo y supervisado por los Opus. Además del premio a la exportación. Era la modalidad fabril textil del negocios de las editoriales, exportadoras masivas de papel inútil, destinado a venderse por kg en destino.
Esto no estaba más que al alcance de los iniciados en el tinglado, no cualquiera podía acceder.

Las peleas dentro del franquismo más que ideológicas eran por el poder económico. La propiedad el Banco Rato se vió obligada a vender éste a Ruiz Mateos como castigo por su improcedente presión sobre Nicolás Franco y don Joaquín Bau para cobrarles un crédito. Con el sr. Rato preso en Carabanchel y la intervención del Banco de España nació el Banco del Noroeste.

No cambiamos ni siquiera los nombres de los presos en Carabanchel.

El diario Madrid saltó por los aires como resultado de las disputas por el poder informativo entre los medios del Movimiento y el OD. Y estos últimos recibieron la prueba de la misericordia con un indulto, los ministros de Matesa fueron indultados.
Pero la voladura del Madrid más bien fue una pose, “qué malo es el régimen” y el OD estaba detrás del “pobre diario volado”: Un rollazo para cobrar ndemnización del Estado mucho años después.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

EL REY JUAN CARLOS Y EL OPUS DEI