PREPARANDO EL GOLPE



UNA VEZ QUE Rumasa se hizo con el banco Atlántico, los bancos rumasinos que eran 20 pasaron a formar parte del selecto grupo top ten de los bancos comerciales españoles, todos bajo la férula de Luis Valls, el del Popular, hoy banco en horas bajas.

Los grandes banqueros de toda la vida temían que si RM había descubierto alguna fórmula secreta y continuaba sin ser evaluado por la autoridad podría llegar a convertirse en el núm. 1 del sector. El Banco de España reaccionó presionando a Rumasa para que abriera sus libros a los inspectores.
RuizMateos concluyó que la persona más influyente en la finanza española era Luis Valls. Se había dado cuenta de que la mayoría de los directivos bancarios eran “Vallses”, le debían fidelidad a Valls, entre los Vallses estaba José Alvárez Renduelles gobernador del banco de España y Mariano Rubio, presidente del mismo, que tenía la responsabilidad de asegurarse que Rumasa cumplía las órdenes de dejarse chequear.

Pero RM era muy consciente de que si abría los libros de cuentas se descubrirían las transferencias no declaradas al OD y ambos. Opus Dei y Rumasa tendrían problemas. Si rechazaba el examen se arriesgaba a ser expropiado. ¿Por qué?

Por tanto decidió consultar el dilema con Valls Taberner. Ruiz Mateos, hoy difunto, aseguró que Luis Valls, también difunto, le respondió que el asunto se resolvía pagando. El mismo Luis le recomendó a un especialista en pagar sobornos o recibirlos o transmitirlos o gestionarlos, Antonio Navalón, y le recomendó que contratara los servicios legales del especialista Matías Cortés. Valls habría dicho que ambos personajes disfrutaban de su entera confianza.
“¿Cuánto dinero hace falta?” preguntó RM
“Mil millones de pts. por ahora.” Dijo Luis sin despeinarse.

Matías Cortés a todo esto era un abogado especialista en derecho penal que había trabajado para el supuesto o presunto emperador de Centroáfrica de nombre Bokassa, representaba en España a la Banca Rothschild, un par de editoriales españoles de primera plana y Manuel de la Concha presidente de la Bolsa de Madrid que más tarde y junto con Mariano Rubio iría a la cárcel por corrupción.
Y nos tratan como si la corrupción fuera de hoy.
Cortés exhalaba influencia, en su agenda estaba el número del rey campechano y solía cenar con ministros y aristócratas diversos. Era propietario de una agencia de relaciones públicas y de un restaurante, tenía negocios con Arthur Wiederkehr. Aunque cercano a Luis Valls una vez anotó en su agenda refiriéndose a él el siguiente comentario: “soberbio, obsceno y chuleta de barrio”.

En marzo de 1982 RuizM contrató los servicios de Navalón, por lo visto le pagó una cuota mensual de uno cinco millones de pts sin ni siquiera pedirle un recibí. Cortés, Navalón y Valls eran amigos de Pio Cabanillas, el ubicuo notario y ex ministro de justicia de la transición. Cortés tenía experiencia en grandes golpes legales. Por ejemplo ayudó a negociar la adquisición por parte de Banesto del Banco Coca en 1978. Al precio en dinero contante y sonante se añadió la participación en 7% del capital de Banesto. Poco después Banesto se dio cuenta de que las acciones del Coca estaban infladas, que el propietario había emitido títulos de propiedad y participaciones ficticias. Cortés pidió a Coca los 8000 millones de pts que faltaban y Coca se suicidó.

En octubre de 1982 fue la mayoría absoluta absolutísima del PSOE de Felipe. Qué tiempos.  Ruiz Mateos que sabía menos de lo que había en España que yo va y le pregunta a Luis Valls qué podía e iba a pasar. Valls le dijo que pagara otros mil millones a Navalón, qué desplume, y así tanto los del banco de España como los socialistas se tranquilizarían y lo eximirían de exámenes y checkings. Conste que era su “hermano” de vocación desde la eternidad. El secretario personal de Ruiz Mateos entregaba el dinero en líquido y en cheques al portador a Navalón, la pasta era para el abogado “mis caramelos”.

Poco tiempo después OD envió dos emisarios a Ruiz Mateos para preguntarle si había alguien en Rumasa al corriente de las transferencias a Dios vía Suiza. Les dijo que el único que sabía era Carlos Quintas, el jefe de la división bancaria de Rumasa. Se fueron satisfechos, pero más tarde el empresario jerezano pensó que los emisarios sabiendo la que se avecinaba querían asegurarse de que los libros rumasinos estaban limpios de toda referencia molesta a transferencias bancarias a OD.

A principios de 1983 otros dos hermanos en la fe y en religión de Ruiz Mateos, Rafael Termes y Paco Curt Martínez se deshicieron de las acciones Ruiz-Mateos & Cía, subsidiaria de Rumasa. Ruiz Mateos en el limbo y sin sospechar del movimiento pagó con generosidad. Más tarde pensando sobre todos estos movimientos se daría cuenta de que debía ser la única persona en Madrid que no estaba al corriente de que el gobierno iba a expropiar Rumasa, mucho menos de que el piloto de la operación tras las bambalinas sería Luis Valls y todavía más allá, Dios mismo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA