EL CALDO DE CULTIVO

La introducción de Pedro L Angosto a su Diccionario del Franquismo me parece digna de ser leída, sintetizada y difundida.Está pendiente la obra que reúna a protagonistas, ejecutores intelectuales o materiales, cómplices necesarios, encubridores y justificadores de la mayor tragedia que vió España en los últimos siglos.


Además de los militares traidores, y en el libro sale un buen puñado, habría que hablar de los que dieron cobertura doctrinal, publicitaria y financiera. Me he ido a ver si está Cambó. Sale. Bien. Buen libro. Ya quedamos que este hombre multiusos es paradigmático y tiene que ver, no sé muy bien cómo ¿vía nietos? con el Opus Dei. Creador de la catalanista Lliga, ministro de Alfonso XIII con la dictadura de Primo, puso su red de info al servicio del mejor de los contendientes en la guerra. Son muchos gobernadores civiles, altos cargos que pusieron una vez más al pueblo español a morder el polvo literalmente al servicio de los poderosos.

Pero mientras de las barbaries de la segunda guerra mundial quedaron filmes y fotos, aquí les dió tiempo a destrozar el material, quemar fotos, desmontar camps de concentración, apenas quedan fotos de fusilamientos de pobres por parte del ejército africanista. Las que vienen en el libro te dejan helada, pensarlo y decirlo es algo. Pero ver a todo un ejército colonial con moros apoyando arrasar por los pueblos de Andalucía a la pobre gente que tenía la existencia y poco más, es para morirse del horror de lo que aquí pasó. Y seguimos sin enterarnos.

El silencio impuesto en España es hijo del terror, terror planificado por los golpistas, como el terror planificado del OD entre los que se van, con tantos “escarmientos” anunciados y ejecutados. Se rodaron películas cuando el nazismo iba triunfando, y parece que a partir de 1943 hubo que ir eliminando huellas de los hechos que habían tenido lugar en España.
Ademas de la destrucción de pruebas los documentos siguen en manos de ejército, policía, servicios de inteligencia y la ONU obliga a que esa documentación vaya a manos ajenas. Lidia Falcón que aunque haya caído en el lado oscuro, dice que fue torturada y sin embargo de eso no queda rastro en expediente administrativo. Siguen destruyendo.

Por si fuera poco los programas de historia en las escuelas se entretienen con Isabel II y Cánovas, con toda la intención, para que no dé tiempo a llegar al pasado más reciente. Silencio e ignorancia impuestos, cuando tenemos obligación de conocer, asumir y no volver a repetir. Me pregunto si estamos a nivel de Croacia en todo esto del pasado oculto, a juzgar por lo que se cuenta de la actual presidenta y sus fotos con la bandera de los ustachi, sí.

Los pactos de la transi impusieron la desmemoria, que uno de los dos partidos de gobierno tenga marcado carácter franquista, partido al que se siguen apuntando los jóvenes de 18 como si tal cosa fuera lo más normal del mundo. Los comisarios siniestros del franquismo siguen a salvo, el dictador en su mausoleo faraónico mientras los muertos en las cunetas de España ya que la Fiscalía General del Estado no se ocupa.

Existen cada vez más publicaciones e investigadores, pero si los leen cuatro, me cuento entre ellos, y no se les da publicidad, y sobre todo, no salen en la tele, seguiremos admirando las tontás que nos echan, que ya está bien de alimentar al pueblo español con bodas, bautizos, divorcios y comuniones de famosos de pacotilla, que no hacen más que forrarse algunos sin dar golpe, carne de revista, o de Instagram. Otros al menos le dan patadas al balón.
No es posible que la historia se quede para los especialistas. Y además es verdad que la gente quiere saber qué pasó y qué pasa.

LINZ fue el responsable de los paños calientes con el franquismo: régimen autoritario, caudillista, personalista, han servido para disfrazar la dictadura. Hay que ir a los primeros años cuando no disimulaban nada, cuando Escrivá sacó su tesis doctoral en derecho, diciembre de 1939. Esa que nadie ha visto, mientras él a todo correr escribía y defendía ante ¿qué tribunal? Se producía en España un terror perfectamente planificado contra obreros y defensores de la democracia.

La dictadura fue evolucionando, cuando habían pasado los peores años de la represión, que nunca cesó del todo, pero ya era de otra forma, los opus accedieron al gobierno. Y apuntalaron al dictador. Me hacen gracia los apuntaladores valientes de dictadores cobardes. Pero nunca se dejó en la España de Franco de demonizar la democracia parlamentaria, de tener un único partido, de estar suprimidas las libertades (conciencia, pensamiento, expresión, religión, prensa, asociación...), usar la violencia como método de control, recurso a Carlos V y Felipe II y a Isabel y Fernando “el pasado glorioso”, de organizarse corporativamente, de crear un entramado político-económico endogámico con aristocracia más empresariado que han seguido en “democracia”.

El fascismo español fue eso, español. Falange e Iglesia. Desde el tradicionalismo de Vázquez de Mella, el reaccionarismo francés, el Maurras español llamado Ramiro de Maeztu que tanto inspiró a los opus de la primera hora. Todos los colaboradores de Franco no se llamaron fascistas ni les gustaba, unos eran monárquicos de Alfonso XIII, otros carlistas, otros gente de orden, democrátacristianos, Propagandistas de Ayala, católicos sin más, Opus Dei...la ayuda de todos fue imprescindible para llegar a 40 años de régimen y 40 de propina.

El descontento militar fue creciendo antes de Azaña, y con las reformas republicanas más todavía. La presencia desmedida de los militares en la vida política española no hubiera sido la que fue sin la ayuda de un Alfonso XIII, con fama de “campechano”,....al que gustaba bromear con la tropa y reír sus hazañas. Militares fueron todos los que descorchaban champán y estrenaban lujosos autos con el monarca, además de sus preceptores y maestros.

El movimiento obrero se organizaba entre los años 1917, 1919. Los partidos del sistema canovista se desgastaban. No reformaban, en vez de integrar al partido socialista en la política Alfonso XIII decidió en 1923 que para salvar la monarquía lo mejor acudir a un dictador, la de su amigo Primo de Rivera. El monarca borboneó así a sus ministros y a la mayoría de quienes habían sostenido su régimen.

Vamos acercándonos al nacimiento del opus, porque Primo entregó los resortes del poder a militares educados en las guerras marroquís, a las personalidades civiles más reaccionarias que habían formado su opinión con las prédicas de Vázquez de Mella o Nocedal, y las publicaciones de la Asociación Católica Nacional de propagandistas de A. Ayala y Herrera Oria. Cedo la palabra directamente al autor, base de todas nuestras desdichas:

“De un lado los tradicionalistas carlistas que habían perdido tres guerras civiles y que afilaban cuchillos para vencer la cuarta,
de otra los católicos más recalcitrantes, empeñados en que España no escapase de las manos de Dios, como les había pasado a los vecinos en la III República francesa.”

Que no se volviera a repetir el sexenio revolucionario de 1868, el estamento militar tenía que devolver la tranquilidad al país en connivencia con la oligarquía española. En torno a Primo cristalizó un grupo tradicionalista, católico, intransigente apoyado por los caciques de la Restauración, aristocracia, burguesía (alta burg. y proteccionista burg. ), ejército e Iglesia católica.

Pues ya está, ya tienes el caldo de cultivo del “Opus Dei”. La gracia está en hacer que de algún modo los ideales de toda esa gente vayan hacia abajo impregnen estratos sociales menos privilegiados. Que nos pongamos a defender con todas nuestras fuerzas y capacidad de convicción lo que a todos “esos” conviene. Y te sale el “Opus Dei” de las esclavas del Señor. Con el añadido de la vocación divina, de la que veo que algunos se burlan. Iba muy en serio. Y si no leed todavía a los que hace 10, 15, 20 años que dejaron la barca, no la de Pedro precisamente, y comprobaréis que siguen erre que erre con la vocación y el carisma.


“Este grupo social se fue fortificando a lo largo de 7 años de dictadura, de modo que a pesar de la aparente descomposición de la misma en 1931, EL GRUPO QUEDÓ INTACTO y dispuesto a no ceder un ápice de sus privilegios. Ellos eran los dueños del dinero, de los púlpitos, de las fábricas, de las armas”.

En cuanto se proclamó la segunda República ya había un grupo de díscolos militares conscientes de que el poder les correspondía: Orgaz, Barrera y Ponte. En 1932 el siguiente el de Sanjurjo, Goded.... La victoria de las derechas en 1933, la aplastada revolución de Asturias de 1934 pequeños pasos modélicos para la sublevación de 1936. Generales africanistas aplastando obreros, mineros y todo lo de alrededor: niños, mujeres, abuelos.

El entorno internacional de la segunda república española fue el peor posible, con el nazi fascismo en alza y las democracias arrugándose ante sus apetencias. Desde 1934 militares españoles viajaron a Berlín para “asesorarse”. Sólo la URSS ayudó tarde, mal, caro y de modo insuficiente con armas a la joven república española. El comité de No intervención sirvió para que Italia y Alemania intervinieran ayudando a los golpistas.

Aviones nazis e italianos bombardearon poblaciones como Guernica, Durango, Ochandiano, Madrid, Barcelona, Tarragona, Valencia, Alicante, Málaga, Cartagena,Alcañiz, Almería, Gijón, Castellón, Vinaroz, Mahón, Ibiza, Jaén, Alcalá de H, Teruel, Guadalajara. Objetivo, aterrorizar a la población civil. Vinieron los asesinatos masivos y puntuales en los pueblos, suficientes para lo mismo.
Los propios Mola, Franco, Yagüe explican que había que paralizar de terror, para que todos estuvieran eternamente agradecidos por no estar en la lista de los desgraciados. La represión fue brutal por todas partes pero lo inverosímil llegó en Extremadura y Andalucía, los pobres de España. Tanto en la guerra como en la posguerra, regiones donde se había extendido el anarquismo y el socialismo, y con razón. Basta fijarse un poco para comprender, aún hasta hace poco tiempo se notaba el porqué de socialismo y anarquismo.
Hambre, abusos, deplorables condiciones de los campesinos habían dado lugar a motines y revueltas. Y tras la conquista por regulares y falangistas del territorio ya les dictó Mola la tarea: “todo aquel que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado.”

Actuaron como se había hecho en Marruecos: arrasando. Y como se hacía en la Edad media, tierra quemada. Detención, cárcel, tortura, violación, humillación y ofensa por ser de tal clase social.
La operación quirúrgica de exterminio nació de la intransigencia y brutalidad de la oligarquía y aristocracia DE TODOS LOS RINCONES, con representación significativa de CATALANES Y VASCOS.

Catalanes franquistas: Gomá, Pla y Deniel, Tusquets, Aunós, Cambó, Güell, Mateu
Vascos franquistas: Goicoechea,Pradera, Solchaga, Maeztu, Sánchez Mazas, Lequerica, Areilza, Aizpurúa, DE Aguirre Gonzalo..

Hasta 1952 hubo cartilla de racionamiento.
En los 60, 2 millones y medio de españoles tuvieron que salir porque las obras públicas de los opusinos no daba abasto y fueron pocas. Ni un km de autopista, mientras que Hitler el amigo de Franco construyó miles de km y cientos de viviendas para obreros.

Hay que dar a conocer que en España hubo un régimen tan brutal como el nazi y mucho más brutal que el de Mussolini, y con la ventaja sobre ellos que duró ¡40 años! Y sigue. De modo sutil pero te cuento otro día. Al ser más duradero hay que seguir soportando su macabra herencia, incluso cuando se disfraza de mujer rubia peligrosa o sin peligro, franquismo puro y duro. Nos condiciona porque la cuestión no se ha tratado decididamente. Y los representantes parlamentarios se niegan a tratar el tema, de allí vienen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

EL REY JUAN CARLOS Y EL OPUS DEI