MAS PODEMOS, LAS CAPAS ACOMODADAS DE LA IZQ


 Títeres en vez de gobernantes.

wsws.org

Podemos: arquitecto del nuevo gobierno del PSOE

Alejandro López


29 junio de 2018
La llegada al poder del (PSOE) de Pedro Sánchez es una prueba más del carácter reaccionario del partido de pseudo izquierda Podemos. Podemos es el arquitecto y pilar principal del nuevo gobierno que se compromete a seguir con la política de austeridad y con el militarismo. Se realiza el objetivo de Podemos de construir un «gobierno de cambio» con el PSOE.

Podemos está implicado políticamente en lo que va a pasar en España en los próximos meses con la misma seguridad que si  Pablo Iglesias fuera jefe del gobierno.

Trabajadores y jóvenes verán el cambio protagonizado por  Podemos. Verán el resultado de la promesa de Sánchez de mantener el presupuesto austericida del PP y la política militarista. Verán como el PSOE se prepara, con el "apoyo vital" de Podemos, a una confrontación con una clase obrera cada vez más combativa.

Podemos tiene un papel central en la llegada del PSOE al poder. Cuando 29 altos cargos del PP fueron reconocidos culpables de corrupción,  Podemos intervino agresivamente y cuando Sánchez vaciló, Iglesias  intervino exhortándole a presentar la moción de censura contra el gobierno del PP. Iglesias declaró: «Estamos abiertos a sostener a Pedro Sánchez si presenta una cuestión de confianza. La  democracia no puede seguir manteniendo los criminales que están en el gobierno.»

Una vez que Sánchez se adelantó, Iglesias declaró que Podemos apoyaría al  PSOE «sin ninguna condición previa».
Pero no es todo. Con 84 escaños más los 71  de Podemos y aliados, al  PSOE le faltaban 21 para la mayoría  176,  de 350 escaños, necesaria para hacer caer al gobierno del  PP. Iglesias tenía que movilizar y conseguir los apoyos de nacionalistas catalanes y vascos y del partido de Rivera Ciudadanos.

Iglesias presumió en La Vanguardia de su papel clave. Mientras que  Sánchez «se tiró a la piscina sin apoyos suficientes», Iglesias decía que, « nosotros queríamos que la moción fuera adelante y hablamos con todo el mundo, con Puigdemont, Pascal, Ortuzar, Rivera [...]»

(Puigdemont el destronado presidente catalán; Ortuzar presidente del PNV;  Rivera jefe de filas de Ciudadanos).

Para Iglesias y Podemos, apartar al PP era la mejor manera de asegurar la estabilidad del capitalismo español y de tranquilizar a la UE. Iglesias declaró: «España necesita un gobierno estable y fuerte que transmita garantías a la Unión Europea y que pueda poner en obra con mayoría parlamentaria de el menos  156 diputados, un programa de gobierno progresista.»

El papel jugado por Podemos en la llegada al poder del gobierno procapitalista PSOE es una experiencia (mala) más de la clase obrera con la pseudo izquierda.

En 2015 en Grecia, Syriza («Coalición de izquierda radical») logró una victoria aplastante por haber hecho una campaña contra la austeridad. Enseguida traicionó el mandato de los votantes, pisoteando el resultado del referendum sobre la austeridad impuesta por la  UE, los griegos habían votado No.

Podemos es la expresión de una nueva degeneración de la pseudo izquierda. Actúa como arquitecto de un gobierno inestable, dirigido por un partido socialdemócrata reaccionario y desacreditado por una larga historia de varias décadas de auteridad y participación en las guerras iniciadas por EEUU en Afganistán y Libia.

Sánchez ha dejado claro que cumplirá los compromisos europeos, que garantizará la estabilidad presupuestaria, la estabilidad macroeconómica y que se conformará con el acuerdo del Parlament, es decir que ejecutará los presupuestos generales del Estado para 2018 adoptados por el   PP. Un presupuesto belicista y austericida. En 8 años ha habido recortes de un 13%  en educación, 8% en salud, 27% en investigación y desarrollo, 35% en cultura et 58% en infraestructuras. Sin embargo el presupuesto del ejército aumentó 10,5% con respecto al año anterior.

 PSOE anuncia que no abolirá las reformas laborales implementadas desde  2010 por gobierno PSOE y PP. Dichas reformas han diezmado las condiciones de vida de la clase obrera y creado millones de empleos precarios y mal pagados. Más de tres cuartas partes de los españoles menores de 25 años tienen que sobrevivir con contratos de duración determinada, muy por debajo de la media en la UE que es de un  43,9%.

 PSOE mantendrá  la «ley mordaza» que restringe la libertad de expresión, prohibe las concentraciones masivas e impone multas por protestas y comentarios en las redes sociales.

Una vez en el poder, Sánchez ha rechazado las propuestas de Podemos para obtener puestos en el nuevo gobierno.  Iglesias se ha quejado de que le bastaron  24 horas para olvidar quien le había llevado al gobierno. Pero no era más que una puesta en escena que no duró mucho. La dirección de
Podemos ha seguido insistiendo en que el gobierno del  PSOE representaba un paso adelante. "Daremos al gobierno todo el oxígendo si está dispuesto a ejecutar un programa legislativo acordado con nosotros", declaró Iglesias. Iñigo Errejón apostilló: «Podemos tiene que ser la fuerza que sostiene, mantiene y empuja a este gobiernodo.»

El presupuesto de 2019 ha de discutirse en los próximos meses.  Sanchez se ha comprometido a la estabilidad presupuestaria que pide la UE, austeridad sinónimo de recortes de al menos 7 mil millones de euros.

Por su lado, Podemos realiza protestas superficiales, que no son más que ruegos para que las propuestas de la UE y del PSOE se impongan progresivamente. Irene Montero, portavoz parlamentaria de Podemos, declaró que se puede «negociar con Bruselas un techo de gasto y un presupuesto para reducir el déficit a un ritmo más lento», afirmando que así se liberaría más dinero para gastos sociales, educación, salud, dependencia y pensiones
.
La llegada del PSOE al poder con el apoyo de Podemos y de los nacionalistas ha sido la respuesta de ciertos sectores de la élite dirigente española a la cólera popular contra la brutal represión policial de la policía del PP el año pasado en Cataluña.  Y todavía más importante es el ascenso de los movimientos de huelga de la clase obrera en España y Europa.

Según la  CEOE, las horas perdidas este año por huelgas han aumentado un  66 % con respecto al mismo período el año pasado. Desde enero ha habido 261 huelgas en España, la de  Amazon, Correos, en el centro lógistico del gigante de la ropa H &M y en el sector de transportes.

3000 trabajadores de los astilleros y de la industria metalúrgica desafiaron al sindicato Comisiones Obreras (CCOO) socio del PCE y a la UGT del PSOE y lanzaron una huelga salvaje en Cádiz cuyo alcalde José María González es miembro de Podemos.

Estas huelgas llegan sobre fondo del aumento de la lucha de clases en Europa, y aterrorizan a la clase media acomodada que incluye a Podemos además de reforzar los antagonismos entre esa clase media y la clase obrera.

Iglesias encarna esas capas "acomodadas". El dirigente de Podemos, que antiguamente se vanagloriaba de vivir en el barrio obrero  de Vallecas y que decía que era "peligroso aislarse de lo que pasa alrededor como los políticos que viven en sus mansiones", acaba de comprar una que le ha costado 600.000€. Cuando la noticia fue revelada Iglesias hizo una votación para que la militancia decidiera si él y su pareja, Irene Montero, portavoz parlamentaria de Podemos deberían dimitir. Era una llamada directa a la clase media, en la que miles de personas han accedido a posiciones de poder, influencia y privilegios en los gobiernos regionales y municipales, también en Madrid y Barcelone, al haberse adherido a Podemos.

El 68% de la militancia de Podemos ha votado para que Iglesias se quede, lo que muestra que su posición está bien asentada en el partido, comparten su postura (son como él, mucho hablar pero chalés con pisci a la mínima, Pues sí, alguno conozco. No es prohibir los chalés con pisci, pero o cállate la boca o no te metas en política). Es el fundamento material del apoyo de  Podemos a un gobierno reaccionario del  PSOE.

Entre los miembros de Podemos y partidarios figuran una serie de grupos de pseudo izquierda que alertan contra el apoyo del partido al gobierno  PSOE, y el peligro de que caigan las máscaras y provoque una erupción de oposición en la clase obrera.

Izquierda Revolucionaria, asociada al Comité por una internacional obrera  (CWI), advierte de que si Podemos entra en un gobierno  PSOE  «serán corresponsables de las politicas de austeridad inevitablemente obligados a imponer para que  Sánchez conserve el puesto, y forzaría a Podemos a dar explicaciones sobre el limitado alcance de su política a miles de trabajadores y de jóvenes. La insatisfacción con la política del gobierno  PSOE-Podemos y si inevitable pérdida de prestigio prepararía el regreso de un gobierno de la derecha.»

La misma alerta inútil ha lanzado el veterano pablista  Jaime Pastor, uno de los jefes de la facción Anticapitalistas, cuyos dirigentes ocupan los puestos de más poder en  Podemos. Los Anticapitalistas han justificado todas las derrotas derechistas de Podemos. Mantienen la ilusión de que   Podemos podrá adaptarse a las presiones sólo si hay una movilización en la calle.

Pastor dice que Podemos «tendría que reafirmarse, en el Parlamento y en colaboración con los movimientos sociales, como el movimiento dispuesto a cerrar acuerdos en la medida de lo posible con el PSOE desde fuera del gobierno, como pasa en Portugal,  y a formar un bloque alternativo firmemente determinado a responder a los ataques de la derecha y a la vez a forzar a  Pedro Sánchez a ir más allá de las medidas moderadamente regeneracionistas y socio-liberales.»

Pastor mantiene que Podemos tendría que poner por obra la estrategia del Bloque de Izquierdas (BE), homólogo portugués de Podemos, que mantiene actualmente al gobierno minoritario del Partido socialista (PS). En Portugal, el BE y el PS colaboran políticamente para seguir con las medidas de austeridad, reciben elogios de la  UE y del mundo de la finanza.

Para comprender lo que significa en la práctica la política propuesta por  Pastor, basta leer un artículo de Catarina Principe de BE en la revista de pseudo izquierda  Jacobin titulado «el mito portugués».

En el marco del gobierno socialista apoyado por el  BE en Portugal, Principe reconoce que:
«Las leyes del trabajo de la Troïka se han dejado como estaban, la negociación colectiva casi ha desaparecido y la precariedad va al alza. Un estudio del Observatorio de las desigualdades sitúa la tasa de paro real en 17,5%, mucho menos que el 28% de 2013, pero bastante más que las cifras oficiales del gobierno  (8,5%). Casi todos los nuevos empleos son precarios. Los servicios públicos se hunden: la sanidad y la educación reciben muy poco dinero y están a punto de hundirse. El sistema bancario portugués es una bomba retardada, con los bancos reflotados con dinero público pero no bajo control público, lo que los hace más vulnerable que en 2008. La cuestión principal de la deuda ha desaparecido del debate público.»

Esto es una descripción sucinta del programa para España que tiene Podemos, una vez despojado de las excusas cínicas de personajes como  Iglesias y Pastor. De una forma o de otra, la oposición creciente en la clase obrera provocará un choque entre obreros y las capas reaccionarias de la clase media superior por las que habla  Podemos.

La llegada al poder del PSOE ayudado por  Podemos muestra lo acertado de la oposición del Comité de la Cuarta Internacional  (CIQI) al estalinismo y al pablismo, las dos fuerzas principales creadoresa de  Podemos. Esta evolución de las cosas refuta a las fuerzas que como CWI insisten en que trabajadores y jóvenes tienen que votar a Podemos porque la otra opción es la derecha. Y también muestra la necesidadde que haya secciones de   CIQI en España y en todos los países de Europa, para ofrecer una dirección  trotskysta a la oposición creciente de la clase obrera a la pseudo-izquierda.

Lo que está pasando es el producto de la quiebra histórica y la orientación pequeñoburguesa anti-marxista de Podemos. Jóvenes profesores estalinistas como Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero se asociaron a los Anticapitalistas pablistas para crear  Podemos. Prometieron un cambio radical, incluso si estalinismo y pablismo fueron fuerzas clave en la creación del nuevo régimen capitalista parlamentario durante la Transición de 1978.

Hoy sabemos que esta promesa era totalmente falsa. Podemos ha creado una alianza con el PSOE, el principal partido de gobierno de la burguesía española en el período post franquista, está poniendo por obra la política del  PP – descendiente político directo de Franco. Podemos no es un partido radical de cambio, es un pilar de un orden social reaccionario y desacreditado.

4 años después del primer artículo aparecido en  WSWS sobre Podemos en el que se denunciaba que era un fraude político que buscaba desarmar políticamente a la clase obrera, se demuestra plenamente la justicia de ese diagnóstico.
(Original en inglés 22 de junio de 2018)

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

EL REY JUAN CARLOS Y EL OPUS DEI