RASGOS DEL CANDIDATO

Da escalofríos todos los detalles que cuentas sobre el supremacismo catalanista en vena, ¡qué machaqueo por Dios! y las explosiones falsamente atribuidas a cuatro marroquises que no dan para atentado suicida ni de broma, todo una farsa, y todavía da más terror que estén preparando otra más gorda.

Lo del Luis del Pino es una pena. Hay que salir del centro de la movida para sobrevivir, no se puede estar en la capital del reino ni en Barcelona, todo colapsado por ellos. Es irrespirable.
En efecto los medios todos a una Fuenteovejuna. Sin excepción.


La palabra honorabilidad designa un conjunto de elementos que establecen la reputación de la persona. La observación del candidato en su vida cotidiana tiene que mostrar un comportamiento “decente” en un medio familiar católico, honrado  y trabajador.
La obediencia, segundo criterio, es una virtud muy importante para la institución pues implica que la persona no pone en cuestión la autoridad del cura ni de su palabra. Más vale no preguntar mucho, « quien quiere saber primero ha de creer ». Este criterio se simboliza en los centros por la pata seguida de sus patitos, palmípedo apreciado por el fundador, los patitos siguen sin salirse de la fila. De ahí el uso de patos de madera, de cristal, o pintados en los centros del « Opus Dei » peruano.  

« Opus Dei » se dirige sobre todo a individuos jóvenes, mayores o menores de edad, procedentes de clase social acomodada, o a individuos de alta clase social, porque van acompañados de un fuerte capital económico y por tanto son posibles las entregas de dinero al OD además de la influencia política.  Se le podría llamar « el censo escondido » del Opus Dei, aunque la institución afirma esta abierta a todo el mundo. Además es apreciado el capital cultural de los miembros pues da una buena imagen a la institución. Por consiguiente los jóvenes procedentes de capas sociales desfavorecidas no interesan a los miembros elitistas OD más que si son capaces de adquirir un fuerte capital escolar. En esos casos el OD ayuda financieramente a los individuos de expediente brillante para que puedan realizar estudios superiores. Las modalidades de acceso posibles a la institución para esas personas se reducen a ser contratados en una obra corporativa o a una descendencia « brillante ».  

7Por otra parte el secreto que rodea el hecho de pertenecer es un elemento suplemementario que muestra su carácter cerrado. El asunto es sutil, pues « los fieles del Opus Dei no disimulan su pertenencia a la Prelatura pero tampoco la proclaman ». Pero entra la discreción aludida, no revelar positivamente, y el secreto, disimulación consciente y deliberada, la distancia es muy pequeña. La verdad, palabra clave en la ideología desarrollada aparece vaciada de su sentido etimológico griego: aletheia (desvelamiento). Es comprensible frente a esta nebulosa que en Perú circulen rumores sobre la pertenencia de tal o cual personalidad política. Todos no son tan transparentes como Roberto R., 55 años, numerario, miembro del congreso y ex ministro del gobierno actual. Además también el secreto rodea las  Constituciones del “Opus Dei” en forma y contenido. Las  Constitutiones de 1950 eran secretas y su art. 191 precisaba que tambien los miembros lo eran. Las críticas fueron de tal calibre que en 1982, cuando el Papa Juan Pablo II acababa de erigir el OD en prelatura, lo que implicaba publicación oficial como para cualquier institución laica, se redactaron nuevos estatutos, en ellos se abandonaba el secreto y se cambiaba por discreción con respecto a la propia pertenencia (art. 89 de las Nuevas Constituciones). De cualquier forma sigue siendo difícil acceder a dichas Constituciones, no están en las bibliotecas especializadas. Al cabo dicho documento no es conocido fuera del núcleo central del « Opus Dei » y sólo en parte gracias a los miembros y a los testimonios de ex miembros y familiares.  

8Aparte de la fascinación inherente a la pertenencia secreta, el secreto tiene una función social que adorna a la persona, en la medida en que es una forma de atraer la atención. Esto viene simbolizado por el velo y la larga falda que llevaba Pamela P., periodista de 38 años en el momento de la entrevista, cuando fue agregada en los años 80 :: « son las pequeñas cosas que diferencian a la obra y que son imposibles de pasar por alto. En aquellos tiempos cuando entraba en la iglesia llevaba el velo. No podíamos llevar pantalones. Sólo vestíamos con falda. Eran señales externas que llamaban la atención. Y er auna de las cosas que el Padre nos pedía, que había que ser como los demás, que había que ser santa en medio del mundo. Había que pasar desapercibida. Y hoy me doy cuenta de que inconscientemente hacíamos más evidente nuestra pertenencia (con ese modo de vestir) en lugar de ir natural, como todos.”


 9En lugar de pasar desapercibida la entrevistada había entrado en una lógica de la distinción que funciona como un signo que recuerda la pertenencia a un grupo cerrado. Este carácter cerrado que crea el comportamiento secreto de los miembros es un rasgo que debe ser analizado a la luz del pasado de la institución. El OD en efecto es un palimpsesto, pues el contexto de su creación y el desarrollo bajo EdB explica que todavía hoy comporte esos rasgos estructurales en Perú. En efecto OD fue fundado antes de la guerra civil española y quedo marcado por esa coyuntura. El fundador se vió obligado a cambiar constantemente de domicilio a partir de 1936, debido a la persecución religiosa iniciada por los republicanos. Vive así una vida escondida que identifica con la que vivió Jesús de Nazareth antes de ser detenido. Así la actividad del OD tuvo lugar en los años 30 y 40 en un clima de denuncias procedentes de clérigos que estimaban que su mensaje era una herejía. A partir de ahí el comportamiento secreto se hizo duradero y se especificó en una regla de conducta del fundador. “Ocultarme y desaparecer que sólo Jesús se luzca ».

Comentarios

Magí Ribas Alegret ha dicho que…
“La sola palabra 'secretismo' es repugnante en una sociedad libre y abierta; y nosotros somos un pueblo inherentemente opuesto a las sociedades secretas, a los juramentos secretos y a los procedimientos secretos”

(Discurso de John Fitzgerald Kennedy sobre Sociedades secretas y libertad de prensa, 27 abril 1961)

Entradas populares de este blog

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

Otra consulta memorable de Enrique Rojas, supernumerario del Opus Dei y psiquiatra de postín