ESCRIVA SE ENFRENTA A LA INCOMPRENSION PAPAL



La elección de Pablo VI como Papa no cayó bien a Escrivá. Le llamó masón y que los que le habían elegido irían al infierno.
Cuando era cardenal de Milán pidió a Franco clemencia con estudiantes y trabajadores detenidos. Ya estaban los Opus en el gobierno, el cardenal recibió una respuesta grosera pero consiguió que no hubiera condenas a muerte.
Pablo VI, papa de 1963 a 1978

Escrivá en esa época estaba más convencido que nunca de “ser el resto de Israel”, los fieles que quedan cuando todo se desmorona.
Y fue raro que siendo el primer IS no estuvieran presentes laicos ni laicas OD en el concilio. Sólo algunos curas dispersos en el tema jurídico. Nada de los temas “gordos” que cambiaron la faz del catolicismo (libertad religiosa, consideración con los judíos, papel de los laicos, uso de lenguas vernacúlas en liturgia..). Por poco tiempo.

Escrivá no fue invitado, ni era obispo, ni experto en nada. Insistente y pesado para su cosas, sí.
De 1963 es el arículo. de von Balthasar sobre integrismo y pidiendo cuentas al opus como máxima expresión del integrismo. Además de reconocer su inequívoca filiación franquista.
Encargarron a un tal John Coverdale en Pamplona, no iba a responder Pepe Pérez, para contestar a al teólogo suizo. Lo presentaron como “economista americano”.
En primavera del 64 Balthasar dirige preguntas conciliadoras a “vosotros”, ese vosotros sin interlocutor claro es toda una muestra de lo que pasa.

Von Balthasar, teólogo suizo que hizo preguntas comprometidas al Opus






“El poder en sí no es malo ¿para qué lo queréis? ¿qué es lo que hacéis con él? ¿Qué espírtu pensáis difundir en estos medios?
¿Por qué no intercambiar abiertamente experiencias? ¿Confesar los fracasos para poder participar en los éxitos del hermano y en sus experiencias?”
No hubo respuesta. La inquisición no responde. La inquisición no es hermano de nadie ni trabaja codo con codo con nadie.


Por su parte en julio 1962 Manuel Giménez Fernández fue autor de informes reservados que llegaron a Roma sobre las actividades de los opus españoles, catedrático de derecho canónico en Sevilla, ministro con la República, líder de una rama de la Democracia Cristiana.

En otoño del 63 Escrivá en un arrebato cambió las constituciones “santas e inviolables” Aprovechó que todo el esfuerzo estaba concentrado en el concilio y que el jefe del negociado era Antoniutti para obtener la aprobación, Pablo VI no tuvo el gusto de verlas.
Aligeraba en normas, de 479 a 398. La supresión de la petición de la venia del obispo diocesano del cura diocesano que quiera integrar a la gran familia.
El 24 de enero de 1964 el Papa recibió a Escrivá le pidió copia del catecismo modificado. Escrivá le mandó todo junto con una carta que había dirigido a sus hijos, la carta pretendía ser del 58, pero era imposible porque se aludían a sucesos del 63 y 64. Esto de las fechas no se les da bien. Y sobre todo rectificaba lo de “no pedir la venia al obispo”. “no queremos privilegios, repugna a nuestro espíritu y nuestra mentalidad”.

Las relaciones no eran buenas con Pablo VI y Escrivá desapareció en verano de Roma como le recomendaron.

La polémica Opus- Santa Sede fue dura. Gracias a ella consta que los curas diocesanos adscritos al Opus en España eran 133, y que el Vaticano los tenía registrados, nombre, fecha de nacimiento, cargos, lugar de residencia. También la CEE disponía de esos datos. Datos que no tienen con respecto al resto de miembros/as opus.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA